Desafíos

Una cosa que me parece bastante atractiva es hacer lo contrario de lo habitual, las respuestas inesperadas, las actitudes deliberadas, esas que no van con lo esperado. El desafío de la caricia por el golpe, la locura que rompe el orden establecido… la grandeza de ir no un poco, sino mucho más allá… desconcertar…

¿Y a quién le puede importar, si llena tanto por dentro, si es un bálsamo para la humanidad para el alma… por qué no desafiar?

¿De qué depende amar, de qué … Muchos dirán… y que es amar?  Yo les diría: amar es dar, y más que dar, es darse hasta la saciedad, hasta sangrar… ¿no decía Khalil Gibran:

“Pero, si amas y debe la necesidad tener deseos,
que tus deseos sean éstos:
Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.
Saber del dolor de la demasiada ternura.
Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor.
Y sangrar voluntariamente y alegremente”

Se dice que nacimos para ser felices, pero creo que nacimos para amar… esa es la verdad, y es desafiante, es tan contraria a lo enseñado, que eres un loco si amas demasiado…

Y me parece tan atractivo desentonar, desconcertar de esta manera…

Flori *)

© Christine Ellger
Foto by © Christine Ellger

 

Hastío

Foto by © Nageki
Foto by © Nageki

Son extraños los cambios que se dan poco a poco, desde dentro y sin pausa… Observar como todo se va desintegrando y va perdiendo el color y hasta el sentido. Y de tanto verlo sentir cierta revoltura en el estomago. No es la realidad, es más que eso. No es dolor, es la resignación y rebeldía combinadas de a ratos… esperar y no encontrar respuestas o sentir que no son para ti esas respuestas.
Ver la transformación ante tus ojos. Mirar atrás y no poder recordar cómo era…
Es muy extraño.
Pensaba que podía a acostumbrarme a todo, a la carestía, a una simplicidad básica, y sí, es posible en el sentido personal… más no me percate de la preocupación que causa ver a los más débiles sufrir…, y sufrir con ellos por no poder hacer más.
Ver a los que se dicen dolientes, preocupados por tantas frivolidades que les son hasta ajenas, “preocupados” por las recientes noticias más sonadas que les envía la tele para “pensar” o “sentir”. Contenido masticado y digerido que llega a causar molestia, hasta repugnancia o hastío…
Más de lo mismo.
Ante esto me rebelo.
Para mí son los más pequeños, débiles o indefensos, los ancianos, los niños, que aun no llegan a conocer la vida o los que ya están tan cansados, los que llaman mi atención. Los inocentes sobre todo. Los rechazados, habitantes de países ya olvidados… Me pregunto ¿por qué debemos preocuparnos más por los que resaltan las noticias, que por los que nadie mira?
Siempre están ellos, los que carecen de voces… Los pobres, los rechazados, los desvalidos. Que no los que ya comercialmente son defendidos por esta actual sociedad. Ellos ya tienen voz. Me refiero a los que nadie menciona.
Me indigna tanta frivolidad. Apariencias.
Porque no ir a buscar y/o escuchar a aquellos que sufren, habitantes de países olvidados, digamos África, Latinoamérica, Oceanía… No. Los medios se concentran en lo que está de moda. En lo que puede “vender”. A veces sinceramente no quisiera ni leer noticias, ni ver las redes sociales… Mientras en varias ciudades de Venezuela la gente literalmente se entran a golpes, disparos y demás por comida, el mundo se concentra en otras cosas… y no es que esas noticia no tengan su importancia, pero vaya! me pregunto ¿qué pasa con los de aquí, de este país? ¿A quién le duele lo que pasa aquí? ¿Le importará lo suficiente al menos a los mismos venezolanos?… no lo sé. Pero en la medida que se espera una respuesta la crisis va galopando a pasos exacerbados…
Ante las crisis por momentos hay que avocarse a lo que se da, al momento, porque el momento lo requiere, lo reclama…

Flori *)

El pájaro canta hasta morir de Colleen McCullough

La verdad tenía mucha curiosidad por leer este libro, había visto la serie hace tantos años, que incluso no recordaba bien los detalles, ni el porqué ese pájaro buscaba una espina para empalarse… porqué pasaba su vida buscando esa espina, y menos porque en ese momento emitía su más hermoso canto…

El mismo libro dice que es una leyenda Celta, una leyenda al fin y al cabo.

Creía que se trataba de algún sacrificio especial que solo algunos podían hacer, pues lo mejor se obtiene luego de un gran sacrificio, dice, y es verdad.

Me pongo a pensar luego de leer el libro, que no es algo especial o extraño lo que hace este pájaro, pues eso deja ver entre líneas,  sino que la mayoría de las personas hacen este recorrido por su vida, hacen elecciones que aunque le causen dolor no pueden cambiar.

Lo que va difiriendo son los motivos, algunos eligen su camino guiados por la ambición, la vanidad,  a pesar del costo de abandonar otras cosas que le son más nobles lo que de alguna manera atormentan su corazón de por vida, es el caso de Ralph de Bricassart… Otros eligen un camino atraídos por un amor que los invade a pesar de sí mismos, olvidando que la entrega total en el amor de alguna manera los herirá hasta lo más profundo, es el caso de Meggie Cleary.

Pero todos lo hacen,  todos van por ese árbol buscando su espina para enclavarse y cantar hasta morir … lo que hay de cierto en esto es que la mayoría de los seres humanos toman sus decisiones pensando que son lo mejor, sin cuestionarse demasiado, y sufriendo las consecuencias sin mucho cuestionamiento.

Raras son las especies que hacen cambios o giros en sus caminos, pues la mayoría está convencido de que su canto el mejor que pueden emitir a pesar de que pueda doler…

Hay cierta belleza en esto… la escritora aclara al final que el pájaro no es consciente de lo que hace, pero el ser humano sí….

Por mi parte esta novela me encanto, los paisajes de la vieja Australia, la selva negra, la hacienda de Drogheda, la familia Cleary, llegue a sentir que estaba con ellos por esos mundos perdidos …  La seguridad de Meggie me fascino, primero la niña, la joven y  luego la mujer indomable, segura de su destino,  prácticamente carente de miedos,  y con una sola certeza:  el amor que sometía al final y siempre su corazón, capaz de soportarlo todo…

Digamos que en cuanto al amor, nos cuenta de aquellos incapaces de entregarse distraidos por sus sueños de grandeza, vanidad, ambiciones y otras seguridades… y de aquellos que se entrega muy a pesar de todo, incluso a pesar de sí mismos…

Flori *)