¿Hasta cuándo?

¿Puede ser posible bajar más y más, participar en una caída interminable… una degeneración que avanza cada vez más… una enfermedad… un fuego que no terminará hasta que no consuma todo..? y estar allí mirando… esquivando las llamas… ¿No me consumirá? Y aquí puedo decir y hablar de la fuerza de voluntad, de la fuerza espiritual, porque parece que hay luchas que más que simples luchas son problemas espirituales, están arraigados en el alma, en la manera de pensar de hacer, de vivir y de sentir…

Me toca mirar… levantar la cara o bajarla…

Me acuerdo cuando escribí aquella entrada “crear un mundo”, y es que se puede hacer tanto desde nuestras limitaciones… pero antes de hacer esta el pensar el sentir, el darse cuenta, abrir los ojos…

¿Cuándo nos alejamos tanto? ¿Será que la raza humana toda, solo puede tratar de unirse para sobrevivir…?  Yo creo que no, creo que hay personas que piensan más allá de sí mismas, que piensan en lo que será después de sí mismas, lo que quedará… el futuro de otros, el presente…

Creo que no somos nada si no dejamos algo sino hacemos resonar nuestra voz, nuestra presencia un poco más allá, por los que están, por los que quedarán…

A veces nos toca habitar en la oscuridad, una soledad tan grande, una desconexión total…

¿Pero qué hago? ¿Qué hago cuando también me siento oscuridad…? ¿Debo dejarla fluir, debo dejarla habitar, estar…?

Para mi el efecto más grave que esta provoca no es el dolor… no.  Lo que se percibe es la indiferencia.  Puedo imaginar qué siente una persona que no puede ver ni oír… es una oscuridad total… solo el toque de otra mano en la mano nos puede salvar de este extraño aislamiento…

A veces las palabras son solo símbolos que se pierden… sin peso, ligeros se van volando, no se pueden retener…

Me convierto en mi propia oscuridad…

Y me resisto… me niego… hay algo dentro que se niega a morir… será la esperanza, aquellos sueños de encontrar la belleza, de conocer la humanidad… aquellos sueños de amar… y si me pongo a reflexionar, es esa resistencia la que provoca el sufrir, es ese resistir, el creer que no tendré las fuerzas para aguantar tanta indignación… ante la injusticia y la maldad… Han partido tantos chicos, jóvenes venezolanos, tantas promesas de vida… y dicen que seguirá…  recuerdo a Julio Cortazar cuando dijo que ninguna obra merece la vida de un chico, ni siquiera “la nausea” aquella obra tan famosa… si tiene que morir pues que no se haga… no lo sé, pero yo pienso así, ningún chico merece morir ni debe morir por las aspiraciones de otros, sean estas las que sean… Es un dolor el que nos embarga en este país… aunque la indiferencia no produce dolor… la indignación sí…

Así que me indigno… aunque me duela, aunque me convierta por momentos en mi propia oscuridad… Duele la barbarie que se produce en mi país… Hasta cuándo este gobierno? ¿Hasta cuándo esta bota represiva…?

¿Hasta cuándo…?

Flori *)

Disfrutar…

Algo que me he venido dando cuenta… es que hay que disfrutar de las cosas… hay que buscar la manera de que ese sentido nazca, o renazca desde donde este escondido…

Mucho tiempo tuve con este mal encima, como una sombra persiguiéndome… la falta de alegría, la falta de motivación, ausencia de ganas, la nada…

¿Cómo puede uno sentirse así…? Me preguntaba… ninguna respuesta lógica satisface mi curiosidad.

Antes creía que lo más importante era “saber”, saber mucho de las cosas… pero me di cuenta que esto no ayuda para nada a la felicidad, al contrario, puede causar mucha más tristeza, el comprender, el peso del dolor y la ignorancia o la necedad del mundo… la incapacidad para alterar el curso o la esencia de las cosas…

Comprensión… es el punto final de la sabiduría… y de allí empieza un descenso por un escarpado pedregoso… de nada sirve, de nada me vale, porque al final “mi sabiduría es la más grande ignorancia” Debo aceptar que nunca podre ver desde todos los ángulos, nunca estaré en todas las pieles de la experiencia, e incluso habrá hechos que no comprenderé jamás…

Tratar de saber, escarbar la profundidad es un acto loco de ignorancia profunda, talves es lo que más se parezca a la locura de querer controlar lo incontrolable, un acto de falta de humildad, pues sí… pero hay que caerse por esos barrancos para conocer el daño que hacen.

No ayuda no, querer saber la verdad de todo, es una ilusión…

Pero tras esta caída descubrí otras montañas… una más altas y otras más hermosas:  La aceptación de lo que soy, de lo que somos, de lo que es el mundo… un lugar complejo, lleno de tantas pretensiones como seres hay, pretensión… palabra que puede resumirlo todo: afanes, sueños, ilusiones, amores, desamores, luz y oscuridad, bien y mal, relativos y absolutos, todo cabe en este mundo…

¿Pero si supiéramos que estamos de paso, importaría tanto: saber, conocer, tener, acumular, hacer…?  Talves, no.  Talves importaría más disfrutar del color del mundo, sus fragancias, la suavidad de su brisa acariciando las flores… Si supiéramos que estamos como extranjeros en este mundo… no abrazaríamos más a quienes tanto amamos? ¿A quién no le ha pasado que ni se entera de que ama al que tiene al lado? por esta carrera, esta autopista de la vida que nos arrebata la capacidad de sentir…

Y sí, disfrutar es la esencia de la vida… el gozo, que es más profundo que la simple alegría pasajera… puede ser al contemplar una simple flor, un paisaje… al dibujar, o hacer cualquier cosa… no hay que dejar que ningún mal nos arrebate esto…

Flori *)

“No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente”

San Ignacio de Loyola

Si me pides una estrella, te la bajaría…

Hay un comentario muy bonito que escuche en una reunión de padres de la escuela, una madre se levanto a decir: “yo estoy dispuesta siempre a ayudar, a colaborar, por mi hijo, un día el vino y me dijo – mamá la maestra me pidió que llevara una lucecita para el árbol de navidad-  y yo me dije, adónde consigo a esta hora eso que me pide…?  Y empecé a buscar por todos lados… Yo quiero que a él le vaya bien, y por eso estoy al pendiente de todo lo que requiere en su escuela, es más si mi hijo me pide una estrella yo se la bajo…”  Esto decía esa mamá, y tanto fue su fervor que a todos allí presentes nos conmovió hasta las lágrimas…

Hay muchas cosas que a uno no le interesan en esta vida, es más debido a nuestras grandes limitaciones hay muchas ventanas por las que nunca necesitaremos mirar… pero no es así cuando nos mueve el amor… un hijo, porque talves este instinto se despierta más abiertamente en los padres, hace ver la vida de múltiples formas, y es como si muchas ventanas se abrieran de par en par y mostraran todas sus posibilidades… y se llegan a considerar escenarios que de otra forma ni siquiera llamarían nuestra atención… “bajar una estrella”… a quién se ocurre que “puede” hacer eso…?  Pero el amor nos capacita, sí, nos capacita como nada lo puede hacer, porque te invade por completo y cambia todo el mundo material por un mundo más posible, más moldeable… y en última instancia cambia el mundo en un río por el cual te dejas llevar, ¿hasta dónde?… no hay límites para las respuestas, porque sabes que ese río lleva en sí la vida misma…

Talvés cuando Arquímedes dijo “dame un punto de apoyo, y te moveré el mundo”, se refería a esto…  Hazme sentir un poco de amor, toca mi corazón, despiértalo…  y si me pides una estrella, te la bajaría…

Flori *)

El tiempo perdido…

Hoy en día se habla mucho de la productividad, de como estirar el tiempo, como ser eficientes… y es una carrera tan fuerte, tan larga y a veces tan pesada. El otro día leía “quien se olvida de jugar dirá adiós a la alegría”… y dirá hola tristeza. Y no se si será ese tipo de tristeza del sinsentido…
A veces como hoy me pregunto, ¿vale la pena correr tanto?, yo quiero caminar, quiero mirar… quiero detenerme…
Muchas veces he olvidado que son esos momentos de aprecio, de pararse a mirar y maravillarse, los que nos dan fuerzas para continuar…
Ese tiempo perdido…
Cuando leo un maravilloso libro, cuando miro la cara a la luna, escucho una canción una y otra vez, una que me trae recuerdos de otras épocas que de lo lejanas parecen otras vidas ya inalcanzables… recuerdo cuando tenía dieciséis y tenía tanto y tanto por delante, las posibilidades eran infinitas… no había vivido aún la dureza de las desilusiones, no había definiciones ni conceptos concretos, todo era posible…
Y al recordar esto, recuerdo que hoy no tiene porque ser diferente, no tengo porque dejarme engañar por los golpes, por esta carrera en donde muchas veces me he quedado atrás, me han dejado atrás… recuerdo que dentro de mi viven todas las posibilidades que quiera albergar…
Hay muchas cosas que no se hacer, que no he aprendido, que no he podido dar, y entre todos los obstáculos que he encontrado ha sido la tristeza una de las mayores cargas, cuando arranca las fuerzas y el animo y me hace creer lo que me dice… que no hay más…
Pero he podido ver que los que tienen esperanzas, los que creen que en cualquier momento las cosas pueden cambiar, encuentran fuerzas, sin correr, sino sabiendo cuando pararse a llenarse por dentro de ese combustible de la fe y el creer que mañana puede ser diferente, puede cambiar, y que te puede sorprender y quizá hasta te pueda maravillar como cuando tenías dieciséis…

Flori *)

TIEMPO
“Derroche una hora una mañana, al lado de un torrente montañéz. Tome una nube del cielo y un sueño me forjé. En el silencio del crepúsculo naciente, lejo de las persecuciones del hombre, derroche una tarde de verano y otro sueño me forjé.
Derrochar: Quizás. La gente eso dice cuando con Dios nunca caminó, cuando los senderos son purpura con lilas o amarillo con varas de oro.
Pero yo encontré fortaleza para mis labores, en esa corta hora crepuscular. Encontré gozo y satisfacción; encontré paz y poder. Mis sueños me dejaron un tesoro una esperanza fuerte y real: por las horas derrochadas he edificado mi vida, y reencontré mi fe.”
Autor desconocido.

Después de la Ilíada… Apuntes

Me gusta siempre escribir algún post después que termino de leer un libro, y aunque no lo hice inmediatamente después de leer la Ilíada, quisiera hacerlo ahora… estuve pensando que más que contar la historia lo más interesante para decir es cómo le hice “para entrarle”, pues aunque leí una traducción muy buena al principio me sentí desorientada, me di cuenta que es el tipo de libro que necesita un apoyo previo, consultar datos acerca de la sociedad de la época, los valores, el lenguaje utilizado, así como el significado de palabras, nombre de los dioses, sus funciones, y la relación entre ellos… luego de esto, ya el camino se abre de manera sencilla…

En el caso de este libro no está de más una preparación, una lectura previa de los argumentos: el porqué de la cólera de Aquiles…; el alcance del poder de unos dioses que aunque tales, se presentan con fallas y disputas entre sí al igual que los humanos; la importancia de los aqueos, sus luchas, su honor, su sufrimiento y todo el valor que ostentaban con “sus hermosas grebas”…

“Hermosas grebas” es una frase que se repite continuamente al referirse a los aqueos, así como “mujeres de hermosa cintura” , “Diosa de níveos brazos”, Zeus “Que amontona las nubes”, estas frases son epítetos que describen a los personajes, se repiten muchos por todo el poema hasta el final, hasta que uno se llega a familiarizar con ellos…

No es un texto común, es un poema, poesía pura, al leerlo uno puede llegar a imaginarse como el publico de la época se deleitaba escuchando una y otra vez estas historias y comprende cómo a pesar de conocerla completamente no se cansaban de pedir por ejemplo: “¡cuéntanos otra vez que pasó con Helena!”

Era la televisión de la época, la historia alrededor de la cual se sentaban a escuchar e imaginar otros tiempos de hombres valerosos y de gran honor… es curioso que en la misma historia de la Ilíada cada generación era más valerosa que la anterior… quizá podemos decir lo mismo ahora: antes había más valores, más valor en sí, más honor en los hombres (en general) que ahora… pero vaya, que podemos decir nosotros, los hombres, las mujeres del futuro entonces?

Un dato curioso es que no aparece el famoso caballo que llevaron los aqueos a Troya. La historia termina con los funerales de Héctor. Y Otra cosa es que Héctor mato a Patroclo a total conciencia y luego le quito la armadura que era de Aquiles, luego se la puso, como era costumbre. No como cuenta la película “Troya”, que Héctor mato a Patroclo sin darse cuenta. Talves la película es una versión diferente en muchos casos porque tampoco toma en cuenta la guerra de los dioses que algunas veces apoyaban a los Troyanos y otras a los Aqueos. También hay que tomar en cuenta que una película de aproximadamente dos horas o un poco más, tan solo pueden ofrecer un esbozo.

Otro libro que puede decirse que es una secuela y que queda pendiente es La Odisea. Según he investigado es un libro más tranquilo o reflexivo (a diferencia de la Ilíada que es una guerra) escrito por Homero en una época más madura de su vida, bien vale la pena también entrar en el…

Flori *)

De mis reflexiones…

Tengo mis reflexiones olvidadas, escondidas no recuerdo dónde… y estoy bien emocionalmente hablando, con un cierto “equilibrio”…
Me di cuenta que a veces, o muchas veces es bueno no pensar, es bueno dejar de buscar explicaciones y los porqués, es hasta sano para la mente y el alma olvidarse y dejarse fluir, flotar como cuando te dejas libre de cara al cielo, en el mar…
El silencio de la mente da cabida al silencio del alma, a la paz de las emociones y los sentimientos. Da lugar a la reconciliación al reencuentro con los placeres más simples, como este de sentarse a escribir escuchando una hermosa música… ah, la música, interprete nuestra para decir mejor las cosas…
Quisiera retomar de manera más seguida el arte de escribir, pero mi propio estilo de vivir y hacer las cosas me impide esa asiduidad, el hecho de dejar que las cosas fluyan impide forzarlas. Comprendo que no siempre tenemos lo mismo adentro, y que no siempre quiero expresarme ya sea porque no me gusta lo que siento o porque no estoy preparada para hacerlo como quisiera… para mi escribir es mi contacto con lo hermoso, algo divino, como tal conlleva esa elaboración interna que da la experiencia, el esperar que los frutos maduren o las semillas crezcan y florezcan…
Últimamente me he dado cuenta del valor de la paciencia, de que todo tiene su momento, y hasta lo que se quiere alcanzar: la belleza… y me siento conforme con esto. Sin forzar, ni obligar. Hasta que consiga un modo más viable me quedo en este escalón, por ahora es lo que mejor me funciona, hablando de escribir…
Por allí leí que cuando no se está escribiendo (o no demasiado como el caso mío), se debe leer bastante. Sin embargo creo que también es importante y mucho, el descanso mental, el dejar que las cosas se asienten para dar lugar a las propias elaboraciones, eso es lo que hasta ahora pienso. Hay épocas para todo: para llenarse, para expresarse, y también para vaciarse… la mayoría de la gente le tiene miedo al vacío, al silencio, pero creo que todo es necesario y de todo se aprende… hasta el dolor sentido nos abre las puertas a otras realidades que siempre estuvieron vedadas para nosotros… nos abre la mente a una mayor comprensión, a un verdadero conocimiento y aproximación, nos abre las puertas al mismísimo amor… así que en la vida hay épocas para todo y es bueno aceptarlas, respetarlas, para poder transitarlas. Y como digo, a veces para florecer y otras para ser podados, pero en todo hay un sentido si se puede esperar, si se deja estar… no siempre se puede o se debe correr, no siempre hay que quedarse sentado, no siempre… saber qué es lo que se quiere, se debe, o se puede, allí está el detalle…

¿Estas aburrido, cansado?

¿Estás aburrido y no sabes qué hacer?,  lee.
No leas cualquier cosa, busca a los grandes, introdúcete en sus pensamientos, deja que te hablen, deja que te muestren las posibilidades, que te descubran los mundos que nunca has conocido, las experiencias tan fantásticas que no has vivido, ríete y sorpréndete al ver que no eres el único que paso por esa experiencia conocida para ti, pero aprecia otras formas de abordarla.
Disfruta el dialogo cómplice del que te guiña el ojo y te deja elaborar tu propia manera, a ver si sigues el juego que te propone…
Disfruta del que te deja pensar a tu ritmo, a tu manera, te lleva de la mano un rato y luego te suelta…
Déjate caer teniendo la certeza que no te dañaras, sino que te brotaran alas y volarás…
¿Estás cansado de la rutina?, lee.
Pero no leas cualquier papel, cualquier pantalla, busca a los maestros que nunca te echaran de su lado, los que generosos dejaran que los sigas… busca a los aventureros que siempre pueden tener un acompañante más al que nunca abandonaran ni dejarán tan atrás como para no esperar… busca a los soñadores los que miran a las estrellas y que no se cansan de ellas… busca al que encontró manantiales en el desierto porque  supo esperar cada día un poco más… Busca a los amantes, ellos no conocen de la muerte ni tienen esos límites, solo pueden ver cielos abiertos a cada momento…
¿Estás triste, desesperado?,… lee.
No hay mejor consuelo que las palabras adecuadas… cuando el alma esta sedienta son como el agua…

Flori *)

Imagen by web
Imagen by web

Una gota

foto by © Miki Asai
foto by © Miki Asai

En un vacio total, una sola gota se puede apreciar… 

Lo más simple es amado por quien ha probado lo rudo de lo complicado, el desorden…

Un alma golpeada que se ha podido vaciar del dolor, puede estar libre para ser ella misma, transparente…

En un segundo puede mirar desde arriba y apartar de si lo que no le pertenece… 

y escuchar el silencio…

y sentirse como una gota de agua en medio de la nada… 

Flori *)

Juan Gabriel …

Una pagina en blanco estoy mirando ahora, y no se que palabras podría decir a quien en vida regalo del alma tantas letras, qué se puede dar a quien tenia tanto… no lo sé…

Te escuchaba desde niña, sabias interpretar y darle voz a mis sentimientos, conocí por ti la poesía, procedente además de la palabra articulada, la del tono y las inflexiones de la voz,  la canción, las formas… tanto así que te dejaron cantar tu música en el palacio de las Bellas Artes… y es que era arte, es…

Arte es lo que logra conmover, lo que remueve las emociones los sentimientos… y tu sabías hacerlo de la forma más autentica, natural y sencilla que conozco…

Tu eras así como un alma blanca, por más pobreza, por más privaciones de amor que tuviste en tu infancia y juventud, tu alma no se oscureció, tus letras eran blancas…

Cualquier cosa que diga se que es poco para lo que quisiera expresar…

Solo decirte inmensas gracias por tu arte, por ser una persona segura de si misma de sus convicciones, y sobre todo tan especial, elegante, jocoso, pícaro y a la vez tan dulce… personas como tu nunca mueren, trascienden… para mi estas vivo cada vez que escucho una canción tuya, ¿que te puedo decir?, me encanta verte, oírte, me rió y lloro contigo, se que en algún lugar sigues cantando alto, alto…

Desafíos

Una cosa que me parece bastante atractiva es hacer lo contrario de lo habitual, las respuestas inesperadas, las actitudes deliberadas, esas que no van con lo esperado. El desafío de la caricia por el golpe, la locura que rompe el orden establecido… la grandeza de ir no un poco, sino mucho más allá… desconcertar…

¿Y a quién le puede importar, si llena tanto por dentro, si es un bálsamo para la humanidad para el alma… por qué no desafiar?

¿De qué depende amar, de qué … Muchos dirán… y que es amar?  Yo les diría: amar es dar, y más que dar, es darse hasta la saciedad, hasta sangrar… ¿no decía Khalil Gibran:

“Pero, si amas y debe la necesidad tener deseos,
que tus deseos sean éstos:
Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.
Saber del dolor de la demasiada ternura.
Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor.
Y sangrar voluntariamente y alegremente”

Se dice que nacimos para ser felices, pero creo que nacimos para amar… esa es la verdad, y es desafiante, es tan contraria a lo enseñado, que eres un loco si amas demasiado…

Y me parece tan atractivo desentonar, desconcertar de esta manera…

Flori *)

© Christine Ellger
Foto by © Christine Ellger