De mis reflexiones…

Tengo mis reflexiones olvidadas, escondidas no recuerdo dónde… y estoy bien emocionalmente hablando, con un cierto “equilibrio”…
Me di cuenta que a veces, o muchas veces es bueno no pensar, es bueno dejar de buscar explicaciones y los porqués, es hasta sano para la mente y el alma olvidarse y dejarse fluir, flotar como cuando te dejas libre de cara al cielo, en el mar…
El silencio de la mente da cabida al silencio del alma, a la paz de las emociones y los sentimientos. Da lugar a la reconciliación al reencuentro con los placeres más simples, como este de sentarse a escribir escuchando una hermosa música… ah, la música, interprete nuestra para decir mejor las cosas…
Quisiera retomar de manera más seguida el arte de escribir, pero mi propio estilo de vivir y hacer las cosas me impide esa asiduidad, el hecho de dejar que las cosas fluyan impide forzarlas. Comprendo que no siempre tenemos lo mismo adentro, y que no siempre quiero expresarme ya sea porque no me gusta lo que siento o porque no estoy preparada para hacerlo como quisiera… para mi escribir es mi contacto con lo hermoso, algo divino, como tal conlleva esa elaboración interna que da la experiencia, el esperar que los frutos maduren o las semillas crezcan y florezcan…
Últimamente me he dado cuenta del valor de la paciencia, de que todo tiene su momento, y hasta lo que se quiere alcanzar: la belleza… y me siento conforme con esto. Sin forzar, ni obligar. Hasta que consiga un modo más viable me quedo en este escalón, por ahora es lo que mejor me funciona, hablando de escribir…
Por allí leí que cuando no se está escribiendo (o no demasiado como el caso mío), se debe leer bastante. Sin embargo creo que también es importante y mucho, el descanso mental, el dejar que las cosas se asienten para dar lugar a las propias elaboraciones, eso es lo que hasta ahora pienso. Hay épocas para todo: para llenarse, para expresarse, y también para vaciarse… la mayoría de la gente le tiene miedo al vacío, al silencio, pero creo que todo es necesario y de todo se aprende… hasta el dolor sentido nos abre las puertas a otras realidades que siempre estuvieron vedadas para nosotros… nos abre la mente a una mayor comprensión, a un verdadero conocimiento y aproximación, nos abre las puertas al mismísimo amor… así que en la vida hay épocas para todo y es bueno aceptarlas, respetarlas, para poder transitarlas. Y como digo, a veces para florecer y otras para ser podados, pero en todo hay un sentido si se puede esperar, si se deja estar… no siempre se puede o se debe correr, no siempre hay que quedarse sentado, no siempre… saber qué es lo que se quiere, se debe, o se puede, allí está el detalle…

La extensión de la palabra

Foto by © Noelle Buske
Foto by © Noelle Buske

Amo las letras, y a veces también las odio… La palabra es un don y también puede ser un arma.  Es como todo, depende para que se tome…

Sin embargo, cuando lo pienso bien, veo el universo tan grande que se extiende a traves de las palabras, uno puede abrirse de formas impensables y dejar que fluyan hasta más allá de lo deseado… es difícil cuando así sucede porque la timidez, el pudor, el temor, la auto-censura no permite que se suelten las letras de esa forma… pero es bueno saber el alcance que pueden llegar a tener la expresión y el pensamiento.

Es ilimitado en cuanto a contenido, forma, alcance, y las maneras como puede transformarse mientras va andando…

Somos nosotros los limitados, realmente. Me doy cuenta de esto a cada instante. Uno no dice o no puede decir todo, todo lo que le pasa por la mente.  Y no porque no pueda, la mayoría de las veces es porque no quiere, realmente.

¿Cómo romper con esa limitación auto impuesta?.

La respuesta es que se puede pensar lo que se quiera, y luego expresarlo de la forma más elevada que se pueda, sin arrastrarse en lo pedestre, porque como dijo Martín Vivaldi alguna vez, ¿a quién le interesa lo pedestre?.  Interesa lo delicado sin llegar a ser complicado, lo que tiene alguna mínima elaboración en el camino, lo que es procesado, o más bien que se puede procesar.  Esto último es lo más interesante.  Más que lo que ha sido digerido, interesa lo que por sí mismo se puede digerir y crear al leer. Esta es la gran diferencia entre una lectura cualquiera y la literatura propiamente dicha. Esta última nunca se agota con la lectura, cada vez da origen a nuevas elaboraciones.

La palabra como arte se va construyendo a medida que aparece, y el lector mientras más participe de esa creación queda más atrapado y sumergido en el mismo proceso que dio origen a esas palabras. Por ello el goce no solo estético sino también recreativo.  Cuando no nos dan todo sino que nos dejan participar, nos toman en cuenta y andamos a la par.

Por ello, agradezco aquellas palabras que en su momento me dijeron: no es cuanto leas, es lo que leas. La importancia reside en la calidad.  Por ello leer buenos libros nos forma y no solo nos instruye, abre también nuestra capacidad de pensar, y extiende a la par del autor nuestros pensamientos, y nos hace partícipe de ellos…, cuando el autor es: bueno, cuando el autor comunica realmente, sucede la magia.

Quizá por ello el que lee, muchas veces termina también escribiendo, es en este orden que sucede, buscando un canal de expresión a los pensamientos.

Flori *)

El proceso de crear…

Foto by © Beau Peregoy
Foto by © Beau Peregoy

Me llama mucho la atención cómo es el proceso de crear algo, desde el sueño inicial hasta las metas propuestas llevadas a cabo. Mientras más claros sean los sueños, más claro estará el camino, más despejado. A veces hay que expandir los sueños, otras veces hay que delinearlos.
El proceso es lo más importante luego del inicio. El proceso puede no tener final, o tenerlo, todo depende de los objetivos y la meta que se tenga.
En este sentido, en la actualidad no se crea tanto, sino que se recrea. Igual esto no tiene porque ser un problema. La originalidad la imprimimos nosotros mismos de acuerdo a nuestra manera de hacer las cosas, nuestra forma, que puede ser más o menos particular.
Así, uno construye su lugar de trabajo, sus labores, su casa, y hasta su habitación y la forma de arreglar su cama.
Es famosa la alquimia que se produce en la cocina, tan famosa a través de la historia, el proceso de “crear”, combinando ingredientes y a través del calor producir la mezcla de los condimentos y como resultado el aspecto, los colores, el sabor, el aroma.
El afán incansable de atrapar una imagen en el tiempo y así quedarnos a contemplarla, es casi como un capricho… la fotografía y esa sugerencia que nos hace, nos guiña el ojo, o nos conmueve.
La música, llegando a ser una debilidad muchos no conciben la vida sin ella, es casi como una droga y tan sugestiva que puede llegar a ser peligrosa.
La escritura y en ella el proceso de crear es para mí o tiene que ser como la música, tiene que transmitir no solo ideas sino que tiene que hacer sentir algo, encender una chispa talves… claro es un ideal como el de la luciérnaga enamorada de la luna, la cual nunca podrá alcanzar… pero se vale y claro, siempre se vale soñar…
En todo nuestro andar existe un proceso de creación… nuestra vida, y ese proceso dura toda la vida.
Para hacer una analogía a veces uno tiene un sueño cuando va creando un blog, y lo va escribiendo, y pone categorías, o “temas que va a desarrollar”, y así va escribiendo.
Por mi parte solo encontré hacerlo de la forma más libre posible, escribo de acuerdo a lo que voy pensando, lo que me inspira, también lo que me preocupa, y aunque parezca mentira, trato de hacerlo la mayoría de las veces de una forma impersonal.
Lo curioso es que los temas han ido creciendo a su antojo, talves de una forma que no planee. Pero creo que eso es lo bueno de este sistema, la capacidad que se tiene para organizar luego el material. Entonces cuando miro las palabras a la derecha veo más o menos los temas en los que me he interesado. Creo que en este sentido es bastante bueno tener un blog. Uno termina conociéndose un poco, dependiendo claro, de la sinceridad que le imprima.
Para mí lo importante es mantenerlo libre, o dejarlo libre, soltarlo… aunque uso categorías trato de no aferrarme a ellas.  Para mí el blog es un hobby, y como todo hobby cuando se imponen o se reglamentan horarios o temas, pierde la frescura y la diversión que debe representar para el que lo escribe, y se convierte en una carga. Por mi parte no me amarro a horarios, ni formas, no me gusta la rigidez o la estructura idéntica para todo, en mi caso es así… pues me aburriría terriblemente hacer todo igual. Otra cosa que he aprendido es que si lo disfrutas eso lo vas a transmitir en tus entradas. Por eso, mientras más flexible mejor. No digo que a otras personas no les funcione de otra manera.
Mi marco es el ave volando, ella lo encierra todo…
Hay otros detalles esenciales. Pero se mantienen así, sin mucha complicación. Son más bien nortes, referentes, o guías… Son la composición básica sin la cual lo demás no tendría punto de inicio, ni el proceso tendría un camino…
En total lo que quiero decir es que a veces definimos los proyectos y en el camino ellos van tomando su propia forma y hasta nos guían, y también nos describen, nos ayudan y mucho.
En fin, también es bueno tener siempre en cuenta que un proyecto refleja apenas un aspecto de nuestra personalidad, que puede ser una pincelada nada más, eso depende de la energía que le entreguemos. Y también de acuerdo a como se va desenvolviendo un proyecto, uno tiene el poder de reorientarlo, o dejarlo así…

Flori *)

La Expresión

La expresión….

Que es la expresión?
La expresión es la manifestación de lo que soy, de quien soy… cuando hablo mis palabras son formas de lo que se aloja dentro de mí, de mis pensamientos, sentimientos, y cuando ellas salen fuera es una manera en que se materializa lo que puede ser así como una neblina que está en un instante y luego se va… y acaso no somos también un poco como esa neblina? que queda de nosotros luego del encuentro con un amigo, luego que nos vamos?, quedan no solo las palabras, queda nuestra expresión, nuestros gestos, muecas, sonrisas, todo lo que sale de nosotros…

Decía Jesús: la boca habla de lo que hay en el corazón…

A mí me gusta conocer, mirar la expresión en las personas que me rodean, a veces me quedo observando sus gestos, que hablan más y hasta son capaces de contradecir las palabras… me gusta quedarme observando, contemplando estas expresiones, también contemplo y miro las mías, las más espontaneas, las que no están pulidas por la precaución o la prudencia… unas veces me río, otras pocas me sorprendo, creo que me sirve para saber que está sucediendo dentro de mí, porque aunque parezca mentira muchas veces no lo sé…

Otra forma de expresión que a mi llega a fascinarme es lo que un paisaje refleja, un cielo, la perfección de una planta al mismo tiempo que su fragilidad, la belleza y lo efímero de una flor… expresiones que más bien proceden desde afuera y que pueden ser capturadas en un instante, en una imagen, una fotografía… Una que en un instante puede sumergirme en ella misma y es increíble cómo puede hacer que me dé cuenta de lo hermoso y lo sencillo que me rodea… y que es una expresión también, quien puede decir que no, pues llega a mí con todo el poder de su mensaje… Me basta mirar… y dejarme impresionar, maravillar como una niña, dichosa me siento…

Volviendo a la expresión, me pregunto ¿por qué es tan subestimada?, pues lo observo al ver la forma como muchas veces nos expresamos sin sospechar siquiera el poder que tiene una palabra dicha a los ojos, a tu nivel… Sin sospechar siquiera el valor de una sonrisa que procede dentro de tus mismas entrañas, desde y hacia tu familia, ¿acaso puede alegrar más la sonrisa ajena que la provista por un hijo, un hermano, un padre, una madre, un esposo, una esposa?, yo creo que no, aunque esto no es limitativo, claro está. Pero hay que retomar el valor de la sonrisa interna, propia, sobre todo la que damos a aquellos más cercanos… a nosotros mismos también, por supuesto.

De todos modos, de la forma que sea posible hay que expresarse, no hay necesidad de arreglar lo que hay dentro, eso es lo que hay dentro simplemente… De cualquier forma, pero siempre buscando la manera sana, hay que expresarse, tenemos que saber que hay por dentro de nosotros, es una manera de conocerse, de aprender a apreciar lo que la vida nos ha dado, y como dice el viejo dicho si encontramos limones, pues ¿qué nos queda sino hacer limonada…? es una bebida que también vamos a beber en todo momento.

La expresión es tan maravillosa, no hay que dejar por fuera esas formas magnificas como muchos han logrado después de arduos trabajos, noches sin sueño, después de una gran labor impresionante, como muchos han logrado expresarse: las artes… la música, la literatura, la escultura, la pintura… no hay que olvidar que son formas muy refinadas…

Yo me quedo con la majestuosidad de un paisaje, de un atardecer, con las aves volando por encima de mí, en grupos, en bandadas… con su belleza salvaje, sin refinamientos…

Creo que yo como ser humano, maleable, emocional, cambiable, a veces hasta inestable, dubitativa, quisiera parecerme más al ave que sabe por instinto lo que tiene que hacer porque está conectada consigo misma, con su creador, con el propósito para el cual fue creada, ella no necesita volver a los orígenes, ella sabe… ella vuela porque fue diseñada para volar…

aves
Foto del día de la Revista National Geografic. Puerto Blair, Islas Andaman. Por: Aloke Runthala

Concluyendo la idea, no dejes de expresarte, no creas que se ha dicho todo, de cualquier manera, tal vez aun no lo has dicho tu, y eso importa… uno puede expresarse con una canción, un poema, o una queja… una foto, un dibujo, unas letras, una sonrisa, y hasta lágrimas…  cualquier forma, obvio siempre sana,  que manifieste lo que dentro de ti está. Es una forma hasta de cuidarse, de quererse y hasta de llegar a conocer a ese ser que eres tu mismo, tu misma…

Expresarse, es una manera de comenzar…

Flori *)

Escribir sin inspiración

Aquí estoy con ganas de escribir, pero sin inspiración… es extraño.  Decía el poeta Neruda que con el tiempo se aprende a escribir sin inspiración, que incluso se puede escribir por encargo, pero a mi me resulta extraño, y sin embargo aquí estoy haciéndolo. Mientras, pienso que se tiene la mente más clara cuando no esta ese impulso loco que te mueve, y que hace tanta falta.

Imagino que hace falta inspiración para todo.  La inspiración es como la misma palabra lo dice, un aire que se toma y que te llena, una fuerza, un estimulo, una musa, como decían antes los griegos. Quizás pueda ser una causa, si es así creo que todos en la vida la necesitamos, me alegro porque creo que si uno abre bien los ojos encuentra muchísimas causas por doquier. Y si uno lo piensa bien, hay tanto por decir y por hacer que no alcanza una sola vida.

El otro día viendo acerca de la vida de Stan Lee, lo que más me impresiono de este hombre es su alegría de vivir, a los casi noventa años, dice sonriente que solo le entristece no tener mucho más tiempo para seguir escribiendo sus historias.  Creo que él debe tener una causa, un mensaje que transmitir y eso se nota en la coherencia de sus personajes… y que además disfruta lo que hace.

Recuerdo unas palabras de Neruda en las que decía “siempre estoy escribiendo el mismo libro”, y a mí, respetando las distancias, me sucede lo mismo, creo que siempre estoy escribiendo las mismas palabras, el mismo mensaje… y siendo así, creo que simplemente lo voy mostrando desde distintos ángulos, a diferentes distancias…

Si hay algo que me inquieta es pensar que hay cosas que quizás nunca descubra, pero mientras, trato de mantener mi mente lo más abierta posible para poder ver lo que la vida me presenta, pues todavía se que hay muchos amaneceres, soles, estrellas y lunas por ver, diferentes…  sonrisas por ver nacer, nuevas… inspiración que llevar, aunque a veces a mi misma la inspiración quiera fallarme, pero me enfrentare a ella,  me prometo… será mi amiga…

Flori *)

Foto by Flori

Palabras Soñadas

Constantemente me afano tratando de buscar las palabras exactas, como quien busca los colores reales para pintar un paisaje. Muchas veces siento que no logro transmitir lo que quiero decir, porque mi deseo es pasar de las palabras al pensamiento y de allí al corazón.  Tocar corazones es mucho pedir..

Llegue a pensar que no era posible, incluso me dije, para que? si ya todo esta dicho. Solo un día se me ocurrió que si todos somos diferentes, y percibimos de manera distinta, si existen colores que entran por nuestros ojos, más que otros, cada uno con una connotación, cada uno con una vibración única; pensé que la combinación de palabras así como la combinación de colores, o números, nunca será igual en un texto. Lo que quiere decir que nunca dos párrafos serán idénticos, aunque traten el mismo tema… tendrán el sello de la persona que lo escribe.

De modo que quizá aún remotamente pueda escribir y mostrarle a una persona, el cuadro que quiero pintar, quizá pueda hacerle llegar ese mensaje que no le ha llegado todavía de otra manera, y tocar en su corazón esa tecla…

Mi madre me dijo un día, no dejes de escribir!, no importa cómo o para qué, lo escrito llegará a quién este destinado.

Y así lo hice, una combinación de palabras lanzadas a un universo infinito, donde en algún momento, en algún lugar le llegarán a un corazón…, para completar aquella pieza buscada, para que reciba de esa manera especial que se acepta lo que coincide como papel calcado sobre nuestros pensamientos abriendo el camino para ampliar el paisaje… Palabras que se deseaban, que nos identifican aunque no nos conozcamos, que cohesionan lo que estaba desarmado, y más aún las alas que faltaban para iniciar un vuelo,  tal ves la barca con la cual empezar a navegar, una ventana hacia las estrellas, a sentirse completo y unido con ellas…

Palabras que llegaran a quien las soñó un día, antes de ser escritas.

Así puedo hoy decirle a todo amigo a todo aquel que sienta en su corazón ansías por escribir: Escribe todo lo que quieras, todo lo que sientas, lo que solo reside dentro de ti, y que nunca se volverá a repetir… escribe tus palabras soñadas…

Flori *)

Foto by Flori
 
 Nota: Estas fotografías tienen más de 50 años, las tomo mi abuelo a sus hijos…
 

El placer de escribir

“Y entiendo aquí por “escritor” en el más amplio sentido del vocablo, a todo el que, más o menos habitualmente, se ve en la necesidad de expresar su pensamiento por escrito” G. Martín Vivaldi

¿Pagaría por escribir?, ¿Cómo me sentiría si dejara de hacerlo?.

No todo el tiempo escribo, pero pienso, a veces me aturdo, o disfruto; me gusta pensar, me gusta esa loca tarea de buscarle las cinco patas al gato, descifrar una cara, también un momento; otras, son pensamientos que llegan a pesarme mucho, es como una inconformidad, la necesidad de decir lo que pienso porque se que mañana no estará tan claramente dilucidada la conclusión a la que llegue, mañana será tarde, lo olvidaré y me sentiré perdida como en un laberinto, sin lograr recordar aquel momento glorioso donde pude ver destellos de claridad; mañana no recordaré el placer de aquella sonrisa tan amplia que mire al pasar; mañana cuando me golpee el dolor, olvidaré… o de tanta felicidad, también olvidaré…, pensamientos que más tarde, un día me harán falta para irme a dormir, si no consigo esas letras que llenaron mi alma en un momento, se que solo podré llorar y caer en un abismo muchas veces de desesperación, sin saber: ¿Quién soy?

Es una cuestión personal, el llevar una hoja de papel en el bolsillo cuando voy muy lejos. Más jovencita me gustaba escribir citas en marcador y ponerlas en la pared para no olvidarlas, me gustaba grabar en mi memoria “el amor todo lo puede” y releerlo cada vez, quizá un hambre de amor me llevaba a buscar ese amor a través de las palabras. Para mi siempre han tenido poder, quizá porque mi mamá hablaba mucho conmigo, se sentaba a un lado de la cama cuando era niña, me hablaba en un lenguaje tan personal que era su amor vertido a través de su voz. Siempre quería escuchar a mi madre hablar, explicar, o simplemente oír su voz, decir mi nombre.

Más tarde cuando las inquietudes de mi edad se interpusieron entre nosotras, fue en las palabras donde me refugie, en los momentos cuando perderse en las letras era lo que más podía hacer para comunicarme. Momentos en que creí que no habían oídos que pudieran comprenderme, solo paginas blancas, que en silencio aceptarían cualquier cosa, hasta las lágrimas.

Para mí escribir es lo que más se parece a volar, sin limites puedo cruzar los abismos, puedo encontrar un remanso de agua dulce donde descansar, ser yo hoy, porque quizá mañana no sea igual…, voy con la esperanza de seguir un camino.

Cuando escribo puedo crear sueños, alimentarlos…, y no son sueños de otro mundo, sino de cada día, es hallar la fuerza para levantarme de la cama, hacer el café, la leche, preparar la comida, hablar con mi hijo, llevarlo a la escuela, a nadar, a correr, ayudarlo a hacer las tareas, enseñarle acerca de la vida, a pensar, discernir, buscar lo correcto; que él pueda ver en mi que vivir es más que ganar dinero para vestirse o comer; que la justicia y la misericordia existen cuando hay esperanza, cuando hay fe.

Mucho quiero darle, y se que es un camino que en ocasiones se pinta estrecho, duro, en este mundo, en nuestro país, un país dolido, que también esta muy golpeado.

Y creo, y pienso que se puede hacer tanto por ellos, por lo niños…, pero para empezar uno tiene que cultivar adentro aquello que ellos verán con sus ojitos. Y es tan bueno saber que se puede…, que siempre se puede seguir adelante cuando existe la fe en Dios, en la vida, en el ser humano…

El placer de escribir es sentir que con las letras voy construyendo un mundo, y hallar la fuerza interna para empezar a hacerlo realidad día a día.

Un mundo que puede Ser.

Foto by Flori

 Con los pies sobre la tierra,

Volando con el pensamiento,

Viviendo realidades,

acariciando sueños

Flori *)

 

El Premio… “The Versatile Blogger”

Cuando empecé a escribir en este blog ni sabia que existían los premios para blogs, luego me enteré, después comprendí que son como todo premio un aliciente, o un aliento que se le da a alguien para decirle me gusta lo que haces! sigue así! o también para animar a quien lo necesita, lo que me parece muy noble.  Me gustaría mucho nombrar a todos los amigos que visitan este blog, los que yo visito también, los que a veces pasan sin dejar huella, y darles también las gracias, a los que pasan por aquí dejando sus palabras, que son también alimento. Son sus comentarios los que nos llenan, al sentir que alguien aprecia lo que hacemos.

En fin quiero darle las gracias a  Candy Rose White por otorgarme este premio, ¡Me has regalado una alegría amiga!.  Ella es una mujer muy especial y se puede percibir a través de sus palabras llenas de cariño y amistad.  Ella a su vez recibió el premio de nuestro amigo Alan Rulf, cómico periplo, mítico; el lo recibió de las manos de Mercedes, nuestra abuelita virtual, y ella de Cruz del Sur, nuestro entrañable amigo.

Ahora debo decir cosas acerca de mi:

Me gustaría ser un águila, para volar siempre libre a través del viento…

Amo a mi familia, mis amigos, conocidos y también al desconocido que se acerca o al que me acerco muchas veces por el camino…

Amo la vida, es verdad Candy, 😉

Me gusta compartir la vida, los momentos, la alegría, y también las comidas, jeje…

Creo en el amor y en el poder de las palabras para hacer de este un mundo mejor…

Creo en la juventud, en la niñez, y en la vejez con toda su sabiduría…

Amo la naturaleza, los campos, el mar, la tierra, y me gusta el azul.

Ahora debo mencionar a los blogs que compartirán el premio, y como dijo Alan, por favor que no se me ofendan los amigos a quien no nombre, a todos los aprecio muchísimo, y creo que lo saben…

He elegido a Ruben, un amigo que escribe preciosos relatos, poemas, y cuentos llenos de mucha magia y sencillez, un maestro también para mí del cual aprender…

Y elijo a Rafael, también conocido como Pericles, creo que en sus relatos va impresa parte de su alma, de su corazón y con nosotros lo comparte…

Bueno y ahora le doy las gracias a todos los que se detienen por aquí y a todos aquellos que consideran estas letras… y otra vez a ti Candy, Gracias.

Me despido con una cita de Armando Maronese, escritor Argentino, como regalo y agradecimiento para todos mis amigos blogueros:

“Que tus palabras, con dulzura, se introduzcan en la vida de los sedientos que necesitan de un sorbo para seguir viviendo; no te fijes quien se aprovecha de ellas, simplemente fluye”.
Armando Maronese

Los quiero a todos…

Flori *)

 

Cabalgar con los pensamientos

Los pensamientos que se quedan suspendidos, sin encontrar como salir y explayarse; así como cuando miramos algo que nos gusta y queremos hablar sobre ello, queremos compartirlo, enriquecernos o deleitarnos con los detalles; son pensamientos que muchas veces no encontramos con quién o cómo siquiera compartirlos por muchas razones: una es que son cosas que uno piensa que los demás no entenderán porque así lo ha dicho la experiencia; otra razón y esta es la más frecuente, la urgencia.

La soledad viene luego al no encontrar ese refugio que retorne de alguna manera ese complemento que estamos buscando, ese gesto que nos refleja lo que estamos expresando. Al no encontrar en el otro un destello que nos dice: sí!, con sus ojos, más que con sus palabras…

Quizás es mucho pedir que alguien se quiera subir a nuestros pensamientos y cabalgar con nosotros al mismo ritmo; quizás deba uno conformarse por momentos, y aceptar que no somos ni tan siquiera parecidos, pues cada quien tiene sus propias ideas.

Pero a veces no nos pasa así con algunos pensamientos; por más que uno quiera dejarlos agazapados en la resignación, ellos tienen su propia personalidad, y se rebelan a estar callados, entonces gritan, se agitan, llegan a ocupar todo ese lugar llamado tiempo, hasta que logran salir, uno tras otro, lucidos, brillantes, triunfantes. Solo así logran calmarse.

Así son ellos, pensamientos impetuosos; otros son más tranquilos, pero igualmente no se sabe cuando pueden tornarse en efervescentes, y llegar a arder por dentro… buscando su espacio. Plasmarlos en su tiempo, es dejarlos salir, es saber que están allí y puedes volver cuando quieras a ellos, es como hablar ahora contigo mismo!, en cualquier momento.  Es un juego de la imaginación, que puede ser divertido, alentador, también perturbador o inquietante.  En todo caso produce algo más que satisfacción, el simple hecho de escribir es apasionante, y mientras más lo haces, más lo deseas.

Son pensamientos que cabalgan, que vienen y van, que juegan y ríen, invitando a subirse en ellos y juntos andar.

Flori *)

Imagen by mundodescarga.com

Cuando no hay motivos…

Escribir por escribir, es como hablar por hablar,
por el simple placer de hacerlo…
hoy estoy escribiendo
sin tener de repente ninguna palabra,
quizá seria mejor el silencio,

aunque Whitman decía que el silencio es el peor de los errores
pero creo que es solo si las palabras están atravesadas en tu garganta

Me doy cuenta que en la vida se van perdiendo cosas
como la ilusión de aquella palabra que no se nos dijo,
que hacia tanta falta escucharla
aquellas palabras que nos hubieran hecho más fuertes,
más queridos,
más seguros,

o más felices…

Hay sentimientos que pasan como la marea que sube por la noche y baña la arena hasta muy adentro,
y luego por la mañana tan solo queda el rastro que nos confirma que el agua estuvo allí,

sentimientos que crecieron porque los nutrimos, y un día cualquiera al amanecer nos damos cuenta que se desvanecieron sin aviso…

o se fueron por otra causa que escapo incluso a cualquier previsión, por un capricho del corazón, y no sabemos el porque, por eso de que no llegamos a conocernos por completo nosotros mismos…

y si supiéramos por que se nos van?
por que no quieren venir cuando uno los busca?
habrá que inventarlos para ver si regresan?
para ver si al menos quisieran venir?

Me pregunto si será la tristeza una buena amiga? aquella que no te deja hacer nada… habrá que aceptarla el tiempo que se quiera quedar?,
me imagino que como todo también se irá…

y que quedará?

Hay momentos en la vida donde se vive como en un espacio atemporal,
en el que el tiempo parece congelarse
y cada día pasa casi igual,
las inquietudes se van,
las dudas se apartan,
casi nada se espera,
todo se calma en demasía…
nos quedamos como dormidos,

será que es un descanso que necesitamos sin saberlo, sin buscarlo?

un descanso para nuestras ansias, para aquellos sueños que se prolongan en el tiempo…

para que en algún momento en que nos volvamos a despertar tener las energías y las fuerzas para seguir buscando aquellas cosas de nuestra vida que creíamos perdidas ?

y poder luego hacerlas realidad para otro ser humano,

y así tener la fuerza para regalar una palabra, que puede hacer a alguien

más fuerte,
más querido,
más seguro,

o más feliz…

Flori *)