Un amor excelente

Te encuentro
allá donde la vista no puede alcanzarte
en el infinito espacio en el que descubro cuan pequeña soy
y cuan grande eres
en el abrazo soñado que confundió mi alma con la del ser amado
en la sonrisa del hombre niño que no ha perdido la alegría, ni la fe, para creer, a pesar de…

Te encuentro
en el amor que se entrego sintiendo que falto mucho más, más vida para dar
que sintió que nunca fue demasiado pues no alcanzo esa medida para la cual siempre seremos escasos
amor inmensurable, bondad infinita como el espacio,
incomprensible para el ser humano…

Te encuentro
en la transparencia,  sencillez que desnuda todas las cosas,
que desarma todo artilugio y lo deja sin sentido sin ti
que deja al descubierto el palpito de la vida:
 la verdad, el amor, solamente el amor…

Y te busco
porque estas en cada parte que respira
porque llenas a raudales con tu amor cada espacio del alma que te busco…

Amor
que por grande es difícil de contener
se desborda en múltiples formas difíciles de comprender
quien entiende al que se puso detrás para sostener
al que se dejo desplazar por un bien mayor
al que sufrió, al que creyó sin ver, al que esperó, al que soportó…
al que murió por todos…
quien entiende al que fue a lo profundo a lo despreciado para que no fuéramos nosotros
quien puede en este mundo entender este amor
amor que cuando se bebe es dolor
quien puede beberlo sin sentir dolerse el corazón
sin sentirse abrumado…

Y es un abrazo que es cobijo ante la sonrisa humilde y soberana del que todo lo pudo, del que todo lo puede, del que llena el espacio que al corazón le faltaba…

Y es querer recrear aquí… un poco más de ti…

Amor que se desborda en aquellos que no han perdido la alegría,  ni la fe, para creer,  como el niño,  a pesar de…

Flori *)

Polvo de estrellas, en Navidad.

Cada vez que en el mundo nacía un niño los ángeles cantaban, le coronaban como príncipe y le regalaban una hermosa estrella que nunca se apagaba. Una que por él emitía su brillo, para que al mirarla recordara de donde vino…

Sin embargo al pasar el tiempo los ángeles se dieron cuenta que los niños al crecer olvidaban mirar su estrella. Se preocuparon y trataron de enmendar este problema.

Era inútil, al llegar a cierta edad, los niños simplemente olvidaban…!

Entonces hablaron con el Dios del cielo, el Creador de las estrellas, para solventar éste problema. Así Él decidió enviar a nacer a un niño muy especial, uno que no olvidara nunca su origen…

Desde entonces cada año las personas recuerdan al niño que nació en un pesebre, aquel que los pastores adoraron, y por el cual los ángeles arriba entonaron sus más sublimes cantos…

Aquel que se paseo por la tierra como un príncipe, sin buscar más tesoros en ella de los que ya tenía en el cielo…

Foto by observatorio.info

Así los ángeles siguen entonando arriba sus cantos celestiales,  tienen la tarea durante navidad de verter el polvo que las estrellas como pétalos desprenden… Quieren que toque a todos los seres humanos, para que recuerden mirar a lo alto y hacer como aquel niño que siempre supo cual era su esencia…

Flori *)


“Abrazaos oh millones de criaturas!
Este beso una al mundo entero!
Hermanos – sobre la bóveda estrellada
Debe habitar un Padre amoroso.
No postráis oh millones de criaturas?
¿No presientes oh mundo a tu Creador?
Buscalo sobre la bóveda celeste,
Sobre las estrellas, ha de habitar.”

 Friedrich Schiller

Pd: Agradezco a Stella quien me ayudo a editar el cuento.

¡Que la dicha y el amor llene sus hogares, y sus corazones siempre…!

¡Feliz Navidad!

Para ti que estás solo…

Ya esta cerca la noche buena, amigo, para ti que estás solo… si en el alma sientes la soledad…

Quiero decirte que muchas veces nos sentimos así porque no sabemos, porque hemos olvidado que las estrella brillan por nosotros allá en lo alto.

Las luces que ponemos en los arboles y pesebres es una manera de acercar a nosotros la inmensidad de la noche estrellada, y sentirnos cerca del calor, que ella desprende…

Necesitamos el calor, ese calor humano que no distingue razas, nombres, lugares, que no sabe de tiempos…

El frío de la tierra pasará por un momento… No dejes de estar presente cuando los ángeles bajen a cantar a tu oído los mas bellos cantos…!

Todo lo que nace de un corazón humilde es bueno, es bello, los niños lo saben, no lo han olvidado… entrega tu corazón, no tengas miedo.

Para ti que estás solo, te envío un abrazo grande, y la certeza sincera de que no estamos solos, desde arriba un Padre amoroso nos mira, sobre las estrellas, allá en lo alto…

Flori *)

Foto by Flori

Abre los ojos y mira, ¿quién grita, por qué lo hace?

Voy a romper un poco con la temática que generalmente toco en este blog, para hablar acerca de algo que muchos no tocarían por respeto a estas fechas.
Abre los ojos y mira, ¿quién grita, por qué lo hace?
Hoy cuando me levante de la cama la primera noticia que mire en el televisor es a un estudiante con la cara ensangrentada por haber salido a protestar una ley que fue emitida a las 3 de la mañana, una ley que acaba con la autonomía universitaria.
Me duele muchísimo que sean tan pocos los que se atrevan a levantar su voz contra imposiciones que vienen de arriba, mientras otras personas ni cuenta se dan; ¿cómo llegamos a esto? en el fondo la insensibilidad viene por la dureza de corazón..
¿Será que la gente se acostumbro a vivir tan mal?, ¿se acostumbro a no disentir?; ¿creen que no se puede vivir mejor? ¿creen que no tienen derecho a decidir; o aún peor cambiaron sus sueños por un sueldo? cambiaron la libertad por comida para hoy; todo esto es consecuencia de lo mismo, cuando se olvidan por mucho tiempo a las personas más desfavorecidas estas terminan actuando por sobrevivir hoy nada más; terminan siendo una gran cantidad de personas domadas, manipuladas, engañadas.
Una vez escuche en la universidad a un chico que decía “los estudiantes son la caja de resonancia de la sociedad”; ellos son los que gritan “¡justicia!!!”, “¡justicia!!!!”
¿Cuándo nos dormimos y dejamos de soñar?, cuándo cambiamos todo por “un bozal de arepa”. Un bozal: es lo que se les ponen a los perros para que no ladren, ni muerdan.
Parece que hay un momento en la vida cuando los jóvenes cambian los sueños por un sueldo.
Si tan solo fuéramos más unidos; si tan solo nos apoyáramos de verdad; aún la unidad es difícil porque para que exista la unidad se deben hacer sacrificios, y entiéndase, son los sacrificios de egos personales para poder unirse todos contra un enemigo común que toma fuerza ante cada división. Y aun existen egos personales tan grandes que son incapaces de sacrificarse ellos para poder acabar con un enemigo común, pues así es la naturaleza humana. Todo esto se ve.
Yo creo que todos, todos y cada uno tenemos un compromiso, un compromiso de levantar la voz por el inocente. Cada vez que alguno calla una injusticia no solo calla por el mismo, sino por muchos inocentes. Si todos pudiéramos unirnos y alzar nuestra voz contra la ¡injusticia!!. Dejar de coquetear con el que es enemigo, ya que eso nos debilita no solo a uno, sino a todos como comunidad, como país, como sociedad. Aceptar la injusticia es lacerarse uno mismo, sobre todo cuando aceptas algo que dañara y destruirá a muchos inocentes que no pudieron escoger.
Todos debemos abrir los ojos, dejar de fingir que lo que daña “es bueno”. Cuando todo se confunde debe prevalecer el sentido común, deben prevalecer los sueños, o la lucha por esos sueños, por la justicia, por la misericordia al menos para nuestros hijos, aquellos que vienen atrás, luchar por que ellos puedan al menos ver lo que significa tener opciones, poder decidir, que nadie les quite lo que naturalmente tienen al nacer, su libertad de elegir.
La navidad es una promesa, una promesa de una luz que alumbraría nuestros corazones, nuestras mentes. Ante la luz todas las obras hechas en la oscuridad son descubiertas tal cual son. La gente niega esta luz porque no quieren admitir que sus obras son malas.
Yo creo en Dios como esta luz.
Una luz que alumbra por toda la eternidad.
Tu quizás aún puedes decidir, lo haces a cada instante. Hasta el hecho de no hacer nada ya es tomar una decisión. El problema es cuando te quitan el derecho a estas opciones.
Aun en ese caso solo queda gritar! como lo hacen estos jóvenes universitarios hoy a las 3 de la mañana en Venezuela.
La señal de alarma para saber que te están robando un derecho es la indignación. No hagas caso omiso, siempre puedes hacer algo.
“La libertad es el instrumento que puso Dios en manos del hombre para que realizase su destino”. Emilio Castelar Ripoll

Flori *)

Como aquellos embajadores

Hoy es 22 de diciembre.

Y quería hacer una pequeña reflexión.

Aunque todos los seres humanos vivimos en un solo planeta, muchos reconocemos que dentro del mismo existen realidades distintas. Mientras en algunas partes la vida se centra en la satisfacción personal, en la auto gratificación, debido a que ya la mayoría de las necesidades han sido cubiertas; hay lugares menos favorecidos, donde los individuos pueden apenas luchar por sobrevivir, apenas pueden buscar tener al menos, algo que comer, algún lugar donde refugiarse.

Y hablo de esto que parece trivial, pero no lo es.

Cuando las vidas son tan distintas, los deseos, los anhelos también son distintos.

Algunos buscan cosas según ellos más grandes, como mayores estudios, un ascenso de puesto, un aumento de sueldo, una pareja mejor, una casa mas grande, mientras para otros lo mas grande es tener una comida, un techo donde vivir, otros tratan de sobrevivir a una enfermedad, o de una persecución; o que no les quiten lo que con tanto esfuerzo lograron obtener; para otros lo mas grande sería recuperar lo perdido, para otros un día más de vida, un día más con el ser que tanto aman.

Debido a esto, podemos de ser de hecho como aquellos “embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”(2Corintios 5:20), y como?   Haciendo una diferencia, llevando amor a aquel que lo necesita, haciendo un milagro a aquel que le falta el pan, a aquel que le falta una cobija, a aquel que le falta comprensión, al que le falta alegría para vivir, a todo aquel con el que nos cruzamos, porque aliento, amor es lo que necesitamos.

Y aún también se tiende a creer que hay personas fuertes y que no necesitan aliento, y no es así. Hasta el que veas mas firme parado en la brecha, necesita aliento, necesita amor.

Jesús siempre nos da palabras de aliento, palabras de amor, palabras que son verdad con solo creerlas. El dijo “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”(Juan 8:32).

Me pongo a pensar que si todos creyéramos en el amor de Dios, no existiría la maldad; la maldad es una mentira.  Lo único que es real es el amor, y te puedes dar cuenta porque es lo único que le devuelve la vida al corazón de cualquier ser humano, sea de la condición que sea.

La navidad es un tiempo que de nosotros depende tomarlo para reflexionar. Siempre las cosas parten de nuestro interior, nada se nos puede imponer si no lo queremos. Buscar creer en la bondad y el amor que Dios nos tiene, para que El pueda llenar nuestro corazón.

Mis deseos para esta navidad es que podamos ver en cada persona un ser humano valioso, precioso, que podamos llegar a respetarnos de verdad, amarnos de la manera como Jesús nos enseño. Que la amistad se imponga por encima de cualquier frontera que pudiera elevarse por las distintas maneras que tenemos de ver la vida. Sentir que podemos tener una perspectiva más amplia y más grande que cualquier limitación que se pueda establecer. De nosotros depende; Jesús fue amplio y grande y amor para con todos.

Feliz Navidad, que el amor de Dios renazca en todos los corazones; y así seamos como aquellos embajadores.

Flori *)

Navidad, Una Promesa

Cada año se da la navidad como el recuerdo de una promesa que brilla como una inmensa estrella en el cielo más oscuro.

Como la promesa de una luz que resplandecería dentro de nuestros corazones.

Una luz que es para todo aquel que se considere lo suficientemente extraviado, perdido.

Para todo aquel que necesite aliento, consuelo.

Para cualquiera que perciba que no tiene nada en este mundo, y que pueda mirar hacia arriba en las alturas.

En Belén tan solo brillaba una inmensa estrella en el firmamento. Solo los pastores fueron a adorarle; como el pequeño tamborilero de la canción fueron a ofrecerles su presencia.

A Dios nadie lo ha podido ver porque es espíritu. El espíritu que sustenta todo el universo, el nos envío, ya no escrito en piedra, ya no por mensajes impalpables, sino en la forma de un ser encarnado, su propio hijo, para que sea aquella luz que ilumine a todo aquel que quiera ver.

Aquel que cambiaría los corazones de piedra por corazones de carne. Aquel que nos daría un corazón nuevo.

De alguna manera, estas cosas están reservadas para los humildes y sencillos, para que solo aquellos con un corazón puro, puedan descubrirlas.

Flori *)