Literatura·Reflexiones

Después de la Ilíada… Apuntes

Me gusta siempre escribir algún post después que termino de leer un libro, y aunque no lo hice inmediatamente después de leer la Ilíada, quisiera hacerlo ahora… estuve pensando que más que contar la historia lo más interesante para decir es cómo le hice “para entrarle”, pues aunque leí una traducción muy buena al principio me sentí desorientada, me di cuenta que es el tipo de libro que necesita un apoyo previo, consultar datos acerca de la sociedad de la época, los valores, el lenguaje utilizado, así como el significado de palabras, nombre de los dioses, sus funciones, y la relación entre ellos… luego de esto, ya el camino se abre de manera sencilla…

En el caso de este libro no está de más una preparación, una lectura previa de los argumentos: el porqué de la cólera de Aquiles…; el alcance del poder de unos dioses que aunque tales, se presentan con fallas y disputas entre sí al igual que los humanos; la importancia de los aqueos, sus luchas, su honor, su sufrimiento y todo el valor que ostentaban con “sus hermosas grebas”…

“Hermosas grebas” es una frase que se repite continuamente al referirse a los aqueos, así como “mujeres de hermosa cintura” , “Diosa de níveos brazos”, Zeus “Que amontona las nubes”, estas frases son epítetos que describen a los personajes, se repiten muchos por todo el poema hasta el final, hasta que uno se llega a familiarizar con ellos…

No es un texto común, es un poema, poesía pura, al leerlo uno puede llegar a imaginarse como el publico de la época se deleitaba escuchando una y otra vez estas historias y comprende cómo a pesar de conocerla completamente no se cansaban de pedir por ejemplo: “¡cuéntanos otra vez que pasó con Helena!”

Era la televisión de la época, la historia alrededor de la cual se sentaban a escuchar e imaginar otros tiempos de hombres valerosos y de gran honor… es curioso que en la misma historia de la Ilíada cada generación era más valerosa que la anterior… quizá podemos decir lo mismo ahora: antes había más valores, más valor en sí, más honor en los hombres (en general) que ahora… pero vaya, que podemos decir nosotros, los hombres, las mujeres del futuro entonces?

Un dato curioso es que no aparece el famoso caballo que llevaron los aqueos a Troya. La historia termina con los funerales de Héctor. Y Otra cosa es que Héctor mato a Patroclo a total conciencia y luego le quito la armadura que era de Aquiles, luego se la puso, como era costumbre. No como cuenta la película “Troya”, que Héctor mato a Patroclo sin darse cuenta. Talves la película es una versión diferente en muchos casos porque tampoco toma en cuenta la guerra de los dioses que algunas veces apoyaban a los Troyanos y otras a los Aqueos. También hay que tomar en cuenta que una película de aproximadamente dos horas o un poco más, tan solo pueden ofrecer un esbozo.

Otro libro que puede decirse que es una secuela y que queda pendiente es La Odisea. Según he investigado es un libro más tranquilo o reflexivo (a diferencia de la Ilíada que es una guerra) escrito por Homero en una época más madura de su vida, bien vale la pena también entrar en el…

Flori *)

Anuncios
Literatura·Música·Reflexiones

El pájaro canta hasta morir de Colleen McCullough

La verdad tenía mucha curiosidad por leer este libro, había visto la serie hace tantos años, que incluso no recordaba bien los detalles, ni el porqué ese pájaro buscaba una espina para empalarse… porqué pasaba su vida buscando esa espina, y menos porque en ese momento emitía su más hermoso canto…

El mismo libro dice que es una leyenda Celta, una leyenda al fin y al cabo.

Creía que se trataba de algún sacrificio especial que solo algunos podían hacer, pues lo mejor se obtiene luego de un gran sacrificio, dice, y es verdad.

Me pongo a pensar luego de leer el libro, que no es algo especial o extraño lo que hace este pájaro, pues eso deja ver entre líneas,  sino que la mayoría de las personas hacen este recorrido por su vida, hacen elecciones que aunque le causen dolor no pueden cambiar.

Lo que va difiriendo son los motivos, algunos eligen su camino guiados por la ambición, la vanidad,  a pesar del costo de abandonar otras cosas que le son más nobles lo que de alguna manera atormentan su corazón de por vida, es el caso de Ralph de Bricassart… Otros eligen un camino atraídos por un amor que los invade a pesar de sí mismos, olvidando que la entrega total en el amor de alguna manera los herirá hasta lo más profundo, es el caso de Meggie Cleary.

Pero todos lo hacen,  todos van por ese árbol buscando su espina para enclavarse y cantar hasta morir … lo que hay de cierto en esto es que la mayoría de los seres humanos toman sus decisiones pensando que son lo mejor, sin cuestionarse demasiado, y sufriendo las consecuencias sin mucho cuestionamiento.

Raras son las especies que hacen cambios o giros en sus caminos, pues la mayoría está convencido de que su canto el mejor que pueden emitir a pesar de que pueda doler…

Hay cierta belleza en esto… la escritora aclara al final que el pájaro no es consciente de lo que hace, pero el ser humano sí….

Por mi parte esta novela me encanto, los paisajes de la vieja Australia, la selva negra, la hacienda de Drogheda, la familia Cleary, llegue a sentir que estaba con ellos por esos mundos perdidos …  La seguridad de Meggie me fascino, primero la niña, la joven y  luego la mujer indomable, segura de su destino,  prácticamente carente de miedos,  y con una sola certeza:  el amor que sometía al final y siempre su corazón, capaz de soportarlo todo…

Digamos que en cuanto al amor, nos cuenta de aquellos incapaces de entregarse distraidos por sus sueños de grandeza, vanidad, ambiciones y otras seguridades… y de aquellos que se entrega muy a pesar de todo, incluso a pesar de sí mismos…

Flori *)

Comunicación·Escribir·Literatura·Reflexiones

La extensión de la palabra

Foto by © Noelle Buske
Foto by © Noelle Buske

Amo las letras, y a veces también las odio… La palabra es un don y también puede ser un arma.  Es como todo, depende para que se tome…

Sin embargo, cuando lo pienso bien, veo el universo tan grande que se extiende a traves de las palabras, uno puede abrirse de formas impensables y dejar que fluyan hasta más allá de lo deseado… es difícil cuando así sucede porque la timidez, el pudor, el temor, la auto-censura no permite que se suelten las letras de esa forma… pero es bueno saber el alcance que pueden llegar a tener la expresión y el pensamiento.

Es ilimitado en cuanto a contenido, forma, alcance, y las maneras como puede transformarse mientras va andando…

Somos nosotros los limitados, realmente. Me doy cuenta de esto a cada instante. Uno no dice o no puede decir todo, todo lo que le pasa por la mente.  Y no porque no pueda, la mayoría de las veces es porque no quiere, realmente.

¿Cómo romper con esa limitación auto impuesta?.

La respuesta es que se puede pensar lo que se quiera, y luego expresarlo de la forma más elevada que se pueda, sin arrastrarse en lo pedestre, porque como dijo Martín Vivaldi alguna vez, ¿a quién le interesa lo pedestre?.  Interesa lo delicado sin llegar a ser complicado, lo que tiene alguna mínima elaboración en el camino, lo que es procesado, o más bien que se puede procesar.  Esto último es lo más interesante.  Más que lo que ha sido digerido, interesa lo que por sí mismo se puede digerir y crear al leer. Esta es la gran diferencia entre una lectura cualquiera y la literatura propiamente dicha. Esta última nunca se agota con la lectura, cada vez da origen a nuevas elaboraciones.

La palabra como arte se va construyendo a medida que aparece, y el lector mientras más participe de esa creación queda más atrapado y sumergido en el mismo proceso que dio origen a esas palabras. Por ello el goce no solo estético sino también recreativo.  Cuando no nos dan todo sino que nos dejan participar, nos toman en cuenta y andamos a la par.

Por ello, agradezco aquellas palabras que en su momento me dijeron: no es cuanto leas, es lo que leas. La importancia reside en la calidad.  Por ello leer buenos libros nos forma y no solo nos instruye, abre también nuestra capacidad de pensar, y extiende a la par del autor nuestros pensamientos, y nos hace partícipe de ellos…, cuando el autor es: bueno, cuando el autor comunica realmente, sucede la magia.

Quizá por ello el que lee, muchas veces termina también escribiendo, es en este orden que sucede, buscando un canal de expresión a los pensamientos.

Flori *)

Literatura·Reflexiones

“Dejame ver algún día como ven tus ojos…”

Foto by © Andy Kennelly
Foto by © Andy Kennelly

Hay un texto que me parece extremadamente bello, tanto el contenido como la forma, y que recuerdo mucho, es de la novela Rayuela de Julio Cortazar. Es un texto en el que Oliveira, el protagonista, se expresa acerca de su amiga La Maga quien careciendo de las habilidades intelectuales que él tenía lograba maravillarse ante los cuadros que admiraba, los libros que leía, lograba sentirse extasiada, conmovida hasta las lágrimas. Aunque luego después olvidaba todo. Mientras él siendo un hombre estudiado, un intelectual que recorría los cafés de París, entre comentarios de libros y copas, no lograba conectarse de esta forma porque carecía de eso que a ella le sobraba, se sentía acartonado por dentro incapaz de conectarse. Oliveira quien estaba cansado de desnudar esas mismas obras que trataba de apreciar, talves le había quitado en el proceso también la magia, esa que su amiga con su ignorancia podía captar. No en vano el autor le había puesto ese nombre a este personaje: “La Maga”.
“Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el impulso. Yo describo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesita saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es su orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas. Su vida no es desorden más que para mí, enterrado en prejuicios que desprecio y respeto al mismo tiempo. Yo, condenado a ser absuelto irremediablemente por la Maga que me juzga sin saberlo. Ah, déjame entrar, déjame ver algún día como ven tus ojos.” Extracto de Rayuela Capitulo 21.
Aunque él no lo dice explícitamente, lo que interpreto, es que creo que nos ocurre así cada vez que vamos a un libro, a un paisaje, a una canción, a unas palabras, con una actitud de dar por hecho lo que ya sabemos, quedamos inhabilitados para que esa leve diferencia, ese algo distinto nos toque, es como ir al campo con una armadura sin poder sentir la brisa en el rostros, el sol en la piel, el rocío. Es como ir a ver con una cuadricula establecida, es ir colocando cada cosa en un lugar. Es perder en el proceso toda magia posible.
“Inútil. condenado a ser absuelto. Vuélvase a casa y lea a Spinoza. La Maga no sabe quién es Spinoza. La Maga lee interminables novelas de rusos y alemanes y Pérez Galdós y las olvida en seguida. Nunca sospechará que me condena a leer Spinoza. Juez inaudito, juez por sus manos, por su carrera en plena calle, juez por solo mirarme y dejarme desnudo, juez por tonta e infeliz y desconcertada y roma y menos que nada. Por todo eso que sé desde mi amargo saber, con mi podrido rasero de universitario y hombre esclarecido, por todo eso juez. Déjate caer, golondrina, con esas filosas tijeras que recortan el cielo de Saint-German-des-prés, arrancá estos ojos que miran sin ver, estoy condenado sin apelación, pronto a ese cadalso azul al que me izan las manos de la mujer cuidando a su hijo, pronto la pena, pronto el orden mentido de estar solo y recobrar la suficiencia, la egociencia, la conciencia. Y con tanta ciencia una inútil ansia de tener lástima de algo, de que llueva aquí dentro, de que por fin empiece a llover, a oler a tierra, a cosas vivas, si, por fin a cosas vivas.” Extracto de Rayuela Capitulo 21.
Hará falta tener una actitud de mente abierta, desnuda, limpia, dispuestos a escuchar, a ver, a dejarnos sorprender al considerar lo que miramos. Esa actitud de no solo saberse, sino sentirse ignorante. Esa actitud de dejar libre lo percibido para sea lo que es.
Mucho se trata de la actitud interna, un corazón limpio es capaz de mirar lo que ve y no tan solo mirar por el filtro de los prejuicios, las experiencias, y todos esos obstáculos que impiden creer que lo que miras es simplemente lo que miras y no tan solo el reflejo de algo que ya conoces, de algo que esperabas.
Por esto los niños nos llevan una gran ventaja, para ser más clara diría el alma o el espíritu que se mantiene joven tiene ventaja, tiene la ventaja de poder mirar sin el obstáculo de lo “aprendido” o “aprehendido” que es sinónimo de algo que se ha enganchado encima. Unos lentes empañados que el tiempo y los prejuicios nos han puesto.
La Maga de Rayuela era una mujer simple, ignorante en muchas cosas pero tenía a pesar de su estilo de vida bohemio una candidez imposible de imitar por su amigo, era una esencia que ella tenía, una actitud motivada, aunque no necesariamente, al saberse muy ignorante delante de sus amigos, una actitud abierta, fresca.
Creo que el protagonista de Rayuela, Oliveira, estaba tan imbuido en todos esos autores, escritores, pintores, todas esas filosofías, y se había llenado tanto de todo ello que termino por sentirse incapaz de mirar las cosas de otra forma, incapaz. Termino sintiéndose preso, aislado, desconectado. Lo a que a su vez lo condena. Puesto que se “supone” que una persona que se ha bañado de todo, ¿debe por tanto sentir lo que sabe?
Muchos sabemos que no es así necesariamente.
El intelecto puede convivir separado de los sentimientos. Lo importante no se aprende necesariamente en los libros o academias. El corazón muchas veces no puede ser educado o forzado, ni ablandado… Es así como Oliveira es condenado.

La Maga frente a Oliveira, es lo mismo que comparar: Lo tierno que subsiste en un medio salvaje, frente a la indiferencia que se empeña en quedarse aun cuando ha poseído conocimiento y educación.

Por ello en parte menciona: “estoy condenado sin apelación, pronto a ese cadalso azul al que me izan las manos de la mujer cuidando a su hijo“. Condenado, pues se siente juzgado, él a pesar de sus saberes, no solo no comprende este amor de la mujer cuidando a su hijo, lo más importante es que no lo conoce, no lo ha sentido. Por lo tanto el mismo se juzga al compararse con aquella que puede sentir de esa forma tan pura y tan desprovista de artilugios.
Pienso que esa falta de conexión de la que padece el personaje Oliveira, ese vacío, es una de las mayores crisis que enfrentamos en la actualidad, estamos tan saturados de información, de tecnologías, de saberes, de ciencias, de costumbres, de modos de hacer, que en el proceso es casi imposible hacer una conexión real con otro ser humano, o con alguna situación. Es casi imposible notar algo distinto a través del medio que sea. Como le sucedía a Oliveira.
Lo que me hace concluir que el estado interno puede endurecerse, y hacer que se pierda la capacidad de sentir. Por otro lado el conocimiento que no puede ser incorporado al interior y mover alguna fibra por dentro es así como un cascaron vacio para el que lo percibe y pronto a olvidarse… el problema aquí no está en lo que se percibe sino en el interior de la persona, que yace como muerto.  De allí la desesperación de Oliveira de querer que en su interior empezara a llover y a oler a cosas vivas…

Nota:
Bueno, que me perdone Cortazar sé que sus textos son pura poesía para leerla y sentirla, pero no pude dejar de escribir acerca de este extracto de Rayuela…
En mi opinión personal creo que él tenía mucho de la Maga. Un mago en verdad para escribir y transmitir sentimientos sin atarse a ninguna forma y capaz de volar como quería con las letras como esa golondrina que perfectamente describe… me gusta ver por los ojos de él en sus textos. Uno si puede volar con él como esa golondrina. Digamos que es un pequeño homenaje en los ya casi 51 años de Rayuela.

Flori *)

Comunicación·La Biblia·Literatura·Reflexiones

Sobre las verdades y los conceptos

Foto by © Joni Niemelä
Foto by © Joni Niemelä

Quisiera escribir sobre este tema porque realmente encuentro que es necesario, aunque en lingüística se puede ampliar mucho más, quisiera exponerlo aquí para los que le gusta leer e interpretar.

El uso de las palabras de las frases es una tarea que puede tornarse ardua a la hora de querer transmitir un mensaje.

Me he conseguido con personas que a causa de una palabra se les obstruye el pensamiento, a veces a mi me sucede, una palabra que no comprendo obstruye el hilo del mensaje cuando el significado que se interpreta no era el original que quiso dar quien escribió. Esto por supuesto es un tremendo problema que puede deformar todo un mensaje.

Por eso suelo decir que no me amarro a las palabras, ni a las formas… a veces estas son traicioneras, creo que hay que ir un poco más allá, al contexto, a la idea general… por esto la prosa puede ser más amiga de las ideas, de los mensajes.

Decía Vicente Huidobro: “El adjetivo, cuando no da vida, mata.”  Esto sucede porque el adjetivo cuando no es necesario quita alas al pensamiento, lo pone a gatear cuando debería fluir.

Borges en su escrito “El Libro”,  también habla de la facilidad que debe tener el lector al leer, dice que el escritor que es difícil de leer ha fracasado, aunque suena fuerte para mi ha sido cierto muchas veces como lectora, al tener dificultad al leer no he podido conectarme con el escritor, es cuando el pensamiento se interrumpe, en lugar de fluir, correr, volar…

No así cuando leo y puedo añadir a lo que leo mis propios pensamientos y entonces es cuando ocurre la conexión.

Por otro lado cuando escribo no me gustaría que las personas que lean asuman lo que digo como verdades, si me encantaría que más bien los estimulara a buscar por si mismos, aunque eso sería esperar demasiado, pero creo que si alguien puede despertar eso, para mi sería lo máximo, como escritor… ir más allá y no quedarse tan solo en el mensaje.

Yo siento como persona creyente que hay palabras que dan vida, que siempre son actuales, que nunca mueren, que han sido traídas por El Espíritu, por Dios mismo, hay quien dice que todo escrito inspirado es de Dios, pero otros aclaran que solamente es La Biblia, y yo prefiero creer que es así porque si no tendría que saltar a tantos y múltiples libros y sería una vastedad imposible de conciliar entre sí.

Por todo esto al escribir tengo presente siempre que lo más importante es transmitir lo más exacto posible el mensaje que quiera transmitir, escribir y escribir ayuda, aunque no voy a mentir es una tarea a veces muy difícil, pero aunque parezca contradictoria plasmar por escrito las ideas ayuda muchísimo. Puede ser en muchas líneas, puede ser en pocas, pero lo más importante de todo es “la idea”, esto lo he llegado tener claro después de algún tiempo.

La poesía es una forma muy bella cuando logra transmitir además emociones y sentimientos, cuando estos ya están es magnífico, solo hay que sentarse y escribir, pero sucede que puede ser que las palabras se escondan, las frases no encajen, y las ideas se esfumen en la frustración de no conseguir el vehículo para hacerlas fluir… esto me ha pasado muchas veces.  Hay cosas que quedan atrapadas adentro sin poder salir…

Otras veces fluyen tranquilamente…

Creo que también esto ocurre de acuerdo al temperamento de cada uno…

Los conceptos se transforman, crecen, y muchos se mantienen, a veces cambia la forma de expresarlos, se pulen, cuando esto ocurre es hermoso. Se tiene una sensación de satisfacción al ver que dentro se aclara el panorama…

Inclusive en el mundo literario no hay conceptos rígidos, el mismo libro que leímos el año pasado, tiene un aspecto diferente al leerlo después. Me ha sucedido que un libro que me hizo llorar a los 15, ahora no me despierta mucho interés, pero encuentro otros significados… Y el libro que me resulto pesado a los 16 ahora me resulta hermoso en cuanto a la riqueza que exhibe… el mismo libro que el año pasado leí por encima este año me resulta diferente. Es como si los libros menguan o crecen conmigo… o cambian también. El mismo libro tiene interpretaciones distintas para la misma persona cada vez que lo relee es como si cobrara vida cada vez, pues no somos estáticos.

Borges decía que le gustaba más releer, y esta es una práctica que me parece más interesante desde el punto de vista que se aprovecha más el texto y el goce estético también puede ser mayor en cuanto a la poesía u obra literaria de la que se trate. Yo releo muchos textos cada día, indago en cuestiones aunque básicas profundas, leo la Biblia, leo poesía, y algún libro de los clásicos si me queda tiempo, pero leo, creo que es una gran bendición poder hacerlo. Y releer más todavía.

El mensaje que quiero dejar claro es que hay que tener delicadeza en ver que tomamos como “verdades”, y saber que de hecho si existen, pero hay que buscarlas en buena fuente. Saber que estas hablan no solo al intelecto sino también logran tocar por dentro las fibras intimas en la medida que se tenga una actitud de constante aprendizaje, en la medida que se tenga la mente abierta y el corazón limpio como un niño, aunque suene redundante una actitud de saberse ignorante en gran medida en muchas cosas. Y que por algo hay verdades que se han mantenido por miles de años… y que hay “verdades” que solo han sido polvo en el viento.

Flori *)

Literatura·Poesías·Reflexiones

Un encuentro con Neruda: “Confieso que he vivido”, impresiones…

Los poemas de Pablo Neruda son tema de estudio durante la secundaria en mi país, Venezuela. A pesar de que su último libro “Confieso que he vivido” reposaba en la biblioteca de la casa, años atrás no pude pasar de las primeras páginas, creo que debido a mis intereses me resultaba algo confuso, a veces pesada la densidad del texto, no lograba conectarme con el lenguaje y su autor.

Sin embargo hace cuestión de unos meses volvió a mi mente este libro, quizá porque poco a poco voy reencontrando el gusto por la poesía, su lenguaje, gusto a veces abandonado u olvidado. Sentí curiosidad por aquel poeta tímido que escribió sus primeros versos durante la infancia.

Así fue que retome sus memorias desde el principio. Otra vez note la densidad de su lenguaje pero ahora, quizá debido a esa obra que solo el tiempo va labrando de ampliar la visión y los horizontes, me atrapo esta vez su delicadeza, su amor por la naturaleza araucana, por aquellos arboles milenarios de Chile, aquellas especies de un bosque inexplorado aun sin nombres, amor paralelo a sus gentes más humildes, por las cuales muchas veces  y principalmente en su madurez levanto su voz convertida en poesía…

“¿Puede la poesía servir a nuestros semejantes? Puede acompañar la lucha de los hombres? Ya había caminado bastante por el terreno de lo irracional y de lo negativo. Debía detenerme y buscar el camino del humanismo, desterrado de la literatura contemporánea, pero enraizado profundamente a las aspiraciones del ser humano.
Comencé a trabajar en mi Canto General.”

Debo decir que sin ser aficionada a Neruda, tome sus letras entre mis manos, lentamente fui conociendo el interior de un hombre que aunque se declaraba comunista, se consideraba universal… “Me place el libro, la densa materia del trabajo poético, el bosque de la literatura, me place todo, hasta los lomos de los libros, pero no las etiquetas de las escuelas. Quiero libros sin escuelas y sin clasificar como la vida.”

En todas las paginas se nota que no aceptaba las discriminaciones de ningún tipo ni lograba entenderlas, era capaz de sentarse siempre con todo aquel que lo invitara a comer. Al parecer su mayor ofensa fue aquella carta de los escritores cubanos que lo acusaba de sumisión y traición debido a su visita a los Estados Unidos, solo a aquellos, se negó a estrechar otra vez sus manos. “…cada uno tiene su debilidad. Yo tengo muchas. Por ejemplo no me gusta desprenderme del orgullo que siento por mi inflexible actitud de combatiente revolucionario. Tal vez será por eso, o por otra rendija de mi pequeñez, que me he negado hasta ahora, y me seguiré negando, a dar la mano a ninguno de los que consciente o inconscientemente firmaron aquella carta que sigue pareciendo una infamia.”

Creo que después de leer sobre sus ideas y luchas por la clases menos favorecidas, su apego al comunismo, comprendo que se haya sentido tan ofendido…

Neruda trato de ser siempre consecuente con sus convicciones, amplias para él, quizá a mi modo de ver más amplias que el nombre de comunista que el mismo se atribuía… o acaso su concepto del comunismo era idealista…

“La intima tragedia para nosotros los comunistas fue darnos cuenta de que, en diversos aspectos del problema Stalin el enemigo tenía razón. A esta revelación que sacudió el alma, subsiguió un doloroso estado de conciencia…

…si bien es cierto que esa responsabilidad nos alcanzaba a todos, el hecho de denunciar aquellos crímenes nos devolvía a la autocrítica y al análisis-elementos esenciales de nuestra doctrina-y nos daba las armas para impedir que cosas tan horribles pudieran repetirse.”

Y es que Neruda era básicamente un hombre idealista… Me dio mucha pena leer que al final de sus días sintió su patria traicionada por aquellos que acabaron violentamente con el gobierno soñado por él, protagonizado por Salvador Allende. Impacta leer sus impresiones de indignación, de dolor, en las ultimas dos páginas. El hecho de saber que Neruda murió a los pocos días me da mucha pena…  sus memorias terminan de súbito. Me pregunto si acaso moriría por el dolor… no lo sé.

Apreciando el impacto de su obra, me doy cuenta que escribió para su presente letras que trascienden el tiempo, cantó al amor y al trabajador de las minas de cobre, al del salitre, que son los mismos hombres, protesto muchas veces, y amo otras tantas… Lo más importante que extraigo de Neruda es su calidad, esa manera de expresarse que se fortaleció a fuerza de aplausos y porque no, también de persecuciones y rechazos… una voz que se levanto y se mantuvo firme una y otra vez escribiendo como el decía: Poesía.

Recomiendo este libro, sus memorias, cada frase, cada párrafo se encuentra bañado de una poesía madura, rica en imágenes de la Araucanía y sobre todo con el espíritu que le imprimió el propio Neruda, a través del cual se percibe ese amor delicado con que coleccionaba sus caracoles, sus libros, aquellos barcos miniaturas construidos dentro de botellas, el mismo amor que le prodigo a sus amigos al respetar sus ideas, aquel amor por un pueblo que nunca abandono en su mente este “viajero inmóvil”. Después de leer sus memorias, creo poder comprender que sus obras sean clásicos inmortalizados por el Premio Nobel de Literatura… Neruda se recreo en el lenguaje, lo desnudo, se sirvió de el, y sirvió por el…

“La multitud humana ha sido para mí la lección de mi vida.  Puedo llegar a ella con la inherente timidez del poeta, con el temor del tímido, pero, una vez  en su seno, me siento transfigurado. Soy parte de la esencial mayoría, soy una hoja más del gran árbol humano.”

“Es memorable y desgarrador para el poeta haber encarnado para muchos hombres, durante un minuto, la esperanza.”

Foto by Flori

Neruda amaba el mar, por él, va esta fotografía…

Nota: Todas las citas son del libro “Confieso que he vivido” de Pablo Neruda.

Flori *)

Literatura·Reflexiones

El placer de leer

Me gusta mucho leer, conectarme con otras personas a través de sus ideas, sentimientos.

Hoy se dice que hay más escritores que lectores. Un escritor es primero un amante de la lectura, sin duda.

Mientras leo voy dándole color a las imágenes, forma a los sentimientos, dibujando sensaciones, es toda una manera de descubrirse a sí mismos, de descubrir un mundo; al leer se abren los sentidos para luego absorber más plenamente ese exterior que nos rodea o nos circunda. Y al salir a la calle imaginar todo lo que se encuentra detrás de cada evento que miramos, así como se llega a intuir que detrás de cada mirada hay una vida entera.

Cada vez que descubro las posibilidades que se abren, dejo de lado las etiquetas, los conceptos, para darle paso o cabida, a otros quizás diferentes…

Lo más reciente, que sabía desde hace tiempo pero que no había considerado seriamente es que para leer uno debe deshacerse de conceptos previos, de alguna manera tratar de ir sin nada, con una actitud de escuchar y tratar de descubrir que te quieren decir.

Me ha sucedido que recientemente he retomado algunos libros y he descubierto cuanta belleza encierran, y todo por cambiar mi actitud previa. Simplemente decir: aquí estoy, muéstrame que tienes allí. Sin desechar nada de lo que se expone, sino tomar y recibir, considerando.

Una actitud de admiración por aquello que el otro tiene entre sus manos, valioso para él, y que también puede ser valioso para mi.

Leer es todo un placer, cuando también lo es compartir y compenetrarse con otros.

Flori *)

Foto by Flori

 

Literatura·Reflexiones

Una chispa divina

Les confieso que llevo muchos días deseando escribir estas lineas, tratando de verlas claras para poder transformar un sentir en palabras, ideas que tomo por momentos entre mis manos y luego se me escapan…

Hace tiempo leí uno de los libros de Coelho, “A orillas del río Piedra me senté y lloré”, pasando desapercibido para mí un mensaje (el principal) que decía: “amar es descubrir… una chispa divina”. Confieso que me paso, porque no estaba preparada para comprenderlo, hace dos meses lo volví a leer, y el mensaje principal me atrapo desde el principio.

¿Qué hizo la diferencia?, bueno, hay paisajes que solo se encuentran en algún punto del camino y por más que intentemos no podemos forzar la vista, hasta llegar al lugar apropiado para ver. Hermann Hesse dice: “La sabiduría que un sabio intenta comunicar suena siempre a simpleza”. Se pasa desapercibida. Así, la sabiduría que Paulo intentaba comunicar no la capte.  Es el camino de lo cotidiano, nuestro propio aprendizaje de la vida, los tropiezos, lo que poco a poco nos va proporcionando las herramientas para empezar a conocer, nos va dando la madurez, capacitándonos para aprender cosas nuevas, es como ir subiendo lentamente escalones, o ir cruzando caminos paralelos (para hacerlo más horizontal).

A través del camino me he dado cuenta que el concepto de amor difiere mucho de persona a persona incluso entre grupos y culturas. Hay quien dice que amar es ayudar, y si, puede ser, pero si vamos más allá, nos daremos cuenta que solo podemos ayudar al que lo permite, es decir, que amar es más que ayudar, por que no se limita por no poder hacerlo.

He creído también que lo más parecido al amor es el respeto, la admiración hacia cada ser, mas ¿cómo sentir admiración por lo que creemos incorrecto?, pues el amor abarca al ser, más que a sus acciones, entonces amar es más que esto también.

Se puede pensar que el amor es empatía, ponerse en el lugar del otro, y ¿qué puede ser más complicado que sentir la vida, el ambiente, las circunstancias enteras que rodean a una persona, como lo siente esa persona?, tendríamos que conocer mucho. El amor es más que empatía.

El hacer el bien, ayudar, respetar, admirar, sentir empatía, son sentimientos o acciones que pueden convivir independientemente del amor… lo sabemos, aunque nos confundimos, lo que ocasiona dolor al darnos cuenta de esta confusión más tarde. Mas sin embargo, el amor si incluye todos estos sentimientos, se puede manifestar de estas maneras, y de muchas otras porque es creativo, es un motor generador de sentimientos y acciones.

Si quieres que una vida salga adelante colmala de amor… podemos hallar el amor dentro de nosotros mismos, por ejemplo, valorando nuestros dones, haciendo aquello para lo cual nacimos… por esto también le da sentido a la vida.

Cuando se ama, una luz resplandece en el otro, la reconocemos desde adentro.

Cuando se ama, una esperanza nace con cada amanecer, sentimos los detalles de cada día como pasos que conducen a un horizonte pintado de colores…

El amor real es ilimitado, va más allá de lo que podemos percibir o manifestar… es lo único capaz de descubrir una chispa divina en cada ser… en cada átomo que respira…

“El monje Thomas Merton decía:«La vida espiritual consiste en amar. No se ama porque se quiera hacer el bien, o ayudar, o proteger a alguien. Si obramos de ese modo, estamos viendo al prójimo como un simple objeto, y nos estamos viendo a nosotros como personas generosas y sabias. Esto nada tiene que ver con el amor. Amar es comulgar con el otro, es descubrir en él una chispa divina»” Paulo Coelho.

Flori *)

Foto by Flori

 

Literatura·Reflexiones

De los dones y virtudes…

Como individuos tendemos a dividir nuestro ser en virtudes y defectos, torpezas y talentos, limitaciones y habilidades. Dividimos y seccionamos características como buenas y malas.

El tiempo y un poco de observación me ha demostrado que más que un conjunto de rasgos diferenciados, somos un conjunto en si mismo, donde nuestras características interactúan entre si dinámicamente y nos hacen ser lo que somos.

En ocasiones nos quejamos por alguna limitación o problema que nos aqueja, sin embargo ese problema es el que puede dar origen a desarrollar en mayor medida algún talento o don por así llamarlo.

Un ejemplo claro es el del ciego que llega a desarrollar su oído de manera extraordinaria, existen grandes músicos como Stevie Wonder, José Feliciano…

Un caso muy curioso es el de Brad Cohen, quien cuenta su vida en un libro (Front of the class) que luego fue llevado a la pantalla. En sus propias palabras el dice en su libro: “Cómo el síndrome de Tourette me hizo el maestro que nunca tuve”.  Lo maravilloso de la película es que plantea como una limitación puede hacer a una persona lo que es. Durante el transcurso de la película cuando buscaba trabajo los directores de las escuelas se lo quedaban mirando preguntándole, ¿como podrás dar la clase?; y el se defendía explicando lo buen maestro que era, sin ningún éxito. Fue solo después de largos meses que la novia de su padre lo enfrenta y le dice: “tú tienes un don para enseñar, pero no a pesar del Tourette, sino gracias a él…”

Foto by http://www.bradley.edu

Fue solo en ese momento que él comprendió que su limitación le había dado un don.

Esto me hace pensar que esa limitación, defecto o problema que tenemos, es lo que nos convierte en lo que somos, y puede ser el punto de partida para desarrollar ese don que tenemos. ¿Hasta qué punto están separados nuestras limitaciones y talentos?, no es acaso una división arbitraria que hacemos de nuestro ser?. ¿No son uno causa del otro?.  Creo que sí. Todo interactúa, el ambiente, la sociedad, y nuestras propias características en congeniar, y también en una relación que nos hace ser la unidad que somos.

Entonces, es bueno también agradecer todo lo que tenemos, y lo que nos falta.  Por que eso que nos falta nos puede dar mucho más de lo que imaginamos.

Brad Cohen descubrió en su propia piel, cuanto puede sufrir un niño a causa del rechazo y la incomprensión; fueron la aceptación y el respeto que le brindo un solo maestro en su vida lo que desarrollo en él una admiración que lo hizo anhelar ser como aquel maestro; para a través de si mismo transmitir que todos podemos a ser aceptados, escuchados, respetados…

Flori *)

Foto by bradcohentourettefoundation.com


Cine·Literatura·Reflexiones

Hoy se pintan nubes nuevas

Ese día iba en un autobús, era un día normal como cualquier otro, las personas se subían en algunas paradas apresuradas, entraban y se sentaban o se quedaban parados sin mirar.  Por mi parte miraba por la ventana, esperando llegar. No habíamos avanzado mucho cuando se subió un hombre, aquí acostumbran mucho subirse al transporte publico a vender cosas, ante esta costumbre los pasajeros no responden ni los buenos días.

El hombre se acomodo para empezar a hablar y dijo: ¡Buenos días! y de manera habitual casi nadie lo miro, ni respondió. Sin embargo él empezó a hablar, y dijo: Amigos lo que más deseo hoy es dejarles un mensaje: hoy es un día nuevo, hoy se pintan nubes nuevas en el cielo, ellas no son las mismas de ayer, son otras nuevas.

Esta frase la recuerdo casi como su voz alta y decidida… “Hoy se pintan nubes nuevas…” el siguió por supuesto hablando, para mi sorpresa la gente que no le miraba empezó a escucharlo, decía cosas bonitas, cosas sencillas que solemos olvidar pero que son importantes.

Me acorde de Whitman: “Aprovecha el día, no dejes que termine sin haber crecido un poco” En la película La Sociedad de los Poetas Muertos, el profesor haciendo referencia a esta frase les decía a sus alumnos:“¡Les dije que bebieran de la savia, no que se comieran el tronco!”

Aprovecha el día, no se refiere a cosas extravagantes, no se refiere a “comerse el tronco”, tan solo a ese vivir disfrutando el momento desconectándose de todo lo demás… Algo así como despojarse de todo lo que pueda invadir la mente y estar simplemente aquí, por lo menos en algún momento del día. Es beber la savia, es como disfrutar de la esencia de lo que nos rodea, y que también tenemos en nosotros mismos y podemos apreciar.

Recuerdo ver a mi hermano pasar horas haciendo barcos de madera balsa, eran miniaturas que elaboraba minuciosamente durante días, me gustaba sentarme a observarlo, me llamaba mucho la atención su dedicación. Por cierto, de hombre dejo esta afición, aunque los barcos todavía están por allí, conservando los detalles y el esmero que su niñez les entrego.

Digo todo esto porque siempre se puede hacer tanto con poco, si uno esta despierto y atento. Lo maravilloso es el preciso instante, recuerdo que mi hermano disfrutaba cada instante con sus barcos, y al terminarlos los pintaba con mucho cuidado, y luego empezaba a buscar madera para hacer otro.

Cuando estamos ocupados en lo que nos gusta, o cuando disfrutamos ese breve instante es como si el día nos hubiera dado su regalo, o nos hubiera dado la oportunidad para encontrarlo.

Son momentos en que uno olvida los grandes problemas. Creo que la vida esta en el día a día, si podemos aprovechar el día, como decía Whitman. Antes creía que esas palabras eran tan inaccesibles, hoy se que aprovechar, es sinónimos también de disfrutar, segundos por minutos; y puede ser que un día nos demos cuenta: ¿eso estaba allí, y no lo había visto?, ¿esas palabras decían mucho más y no lo había captado?, ¿esto es tan suave, o tan grande?

Tan curioso es esto como cuando leemos con la mente cerrada, no apreciamos el libro, el mensaje, las palabras, porque estamos absortos en lo nuestro y dejamos de percibir.

Paulo Coelho habla del “momento mágico”, esas palabras me recuerdan las de mi madre cuando me decía: ¡hoy empieza el día! estemos atentas a sus regalos, a sus bendiciones…! quizá hoy te sorprendas!, o te tropieces con alguien especial!, quizá salgas y veas alguna maravilla…!

Quizás aprendamos a percibir de verdad con los cinco sentidos y así la vida no se nos escape sin haberla vivido.

Cuando aprendamos esto veremos la magia del momento a cada instante, beberemos la savia… Seremos magos para descubrir destellos de luz en la oscuridad, para apreciar que mientras más oscuridad exista, un pequeño rayo de luz resplandecerá mucho más.

Lo que hoy somos es en lo que nos hemos convertido.  Como decía Whitman: ¡Aprovecha el día!, que se puede traducir mejor como: ¡Disfruta el día!

Flori *)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.