¿Hasta cuándo?

¿Puede ser posible bajar más y más, participar en una caída interminable… una degeneración que avanza cada vez más… una enfermedad… un fuego que no terminará hasta que no consuma todo..? y estar allí mirando… esquivando las llamas… ¿No me consumirá? Y aquí puedo decir y hablar de la fuerza de voluntad, de la fuerza espiritual, porque parece que hay luchas que más que simples luchas son problemas espirituales, están arraigados en el alma, en la manera de pensar de hacer, de vivir y de sentir…

Me toca mirar… levantar la cara o bajarla…

Me acuerdo cuando escribí aquella entrada “crear un mundo”, y es que se puede hacer tanto desde nuestras limitaciones… pero antes de hacer esta el pensar el sentir, el darse cuenta, abrir los ojos…

¿Cuándo nos alejamos tanto? ¿Será que la raza humana toda, solo puede tratar de unirse para sobrevivir…?  Yo creo que no, creo que hay personas que piensan más allá de sí mismas, que piensan en lo que será después de sí mismas, lo que quedará… el futuro de otros, el presente…

Creo que no somos nada si no dejamos algo sino hacemos resonar nuestra voz, nuestra presencia un poco más allá, por los que están, por los que quedarán…

A veces nos toca habitar en la oscuridad, una soledad tan grande, una desconexión total…

¿Pero qué hago? ¿Qué hago cuando también me siento oscuridad…? ¿Debo dejarla fluir, debo dejarla habitar, estar…?

Para mi el efecto más grave que esta provoca no es el dolor… no.  Lo que se percibe es la indiferencia.  Puedo imaginar qué siente una persona que no puede ver ni oír… es una oscuridad total… solo el toque de otra mano en la mano nos puede salvar de este extraño aislamiento…

A veces las palabras son solo símbolos que se pierden… sin peso, ligeros se van volando, no se pueden retener…

Me convierto en mi propia oscuridad…

Y me resisto… me niego… hay algo dentro que se niega a morir… será la esperanza, aquellos sueños de encontrar la belleza, de conocer la humanidad… aquellos sueños de amar… y si me pongo a reflexionar, es esa resistencia la que provoca el sufrir, es ese resistir, el creer que no tendré las fuerzas para aguantar tanta indignación… ante la injusticia y la maldad… Han partido tantos chicos, jóvenes venezolanos, tantas promesas de vida… y dicen que seguirá…  recuerdo a Julio Cortazar cuando dijo que ninguna obra merece la vida de un chico, ni siquiera “la nausea” aquella obra tan famosa… si tiene que morir pues que no se haga… no lo sé, pero yo pienso así, ningún chico merece morir ni debe morir por las aspiraciones de otros, sean estas las que sean… Es un dolor el que nos embarga en este país… aunque la indiferencia no produce dolor… la indignación sí…

Así que me indigno… aunque me duela, aunque me convierta por momentos en mi propia oscuridad… Duele la barbarie que se produce en mi país… Hasta cuándo este gobierno? ¿Hasta cuándo esta bota represiva…?

¿Hasta cuándo…?

Flori *)

Anuncios

Un comentario en “¿Hasta cuándo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s