Versiones

El otro día escuche unas palabras en la película “Her”.
Parafraseando, el protagonista decía algo así como:
“…a veces, siento que he sentido todo lo que nunca voy a sentir, desde ahora no sentiré nada nuevo, solo… unas versiones menores de lo que ya he sentido…”
Eso que dijo, es algo que muchas veces he pensado en mi vida, es una reflexión que llega cuando hay tristezas…
La película aunque tiene unas bases muy ficticias, es muy real en cuanto a lo que se puede sentir y pensar cuando uno se siente solo.
Y muy sincera al describir las etapas del andar de dos personas… y como va cambiando la relación hasta llegar a un punto, donde no hay retorno y el pasado se vuelve tan entrañable…
Muy sincera en cuanto a la velocidad con la que vamos cambiando constantemente.
Y vamos exigiendo tanto al otro.
Y queriendo que llene carencias, o sospechando, y desconfiando…
Siempre andamos en busca de alguien que recree eso que nos falta, y que anhelamos sentir, o a veces eso que sentimos pero ya se fue.
Ese entusiasmo por la vida, por esas cosas que nos hacen sentirnos vivos.
No voy a contar la película, merece que la miren, con una mente abierta y ver ese mensaje que quiso dar quien la hizo.
El final me pareció tremendamente certero como conmovedor, como son las relaciones, como la vida misma, a veces triste. Y no por ello menos hermosa.
Es increíble por todo lo que los humanos tenemos que pasar, aun cuando estamos acompañados, podemos sentirnos completamente solos.
Nos queda ese instante de conexión, de amor. Esos breves momentos cuando nos sentimos parte de otro y al otro parte de nosotros. Porque verdaderamente el amor es esa fusión, esa unión donde se pierden uno en el otro. Aunque luego sigan cada uno su camino.

Flori *)

“Estoy recostada en la luna
Mi amor, estaré ahí pronto
Es un lugar callado, con estrellas
Fuimos tragados por el tiempo
Estamos aquí en el espacio
A un millón de millas de distancia

Hay cosas que me gustaría saber
No hay ninguna cosa que te oculte
Es un lugar oscuro y brillante
Pero contigo, mi amor, estoy segura
y estamos a un millón de millas de distancia

Estamos recostados en la luna
Es una tarde perfecta
Tu sombra me sigue todo el día
Asegurándose de que estoy
bien, y estamos
A un millón de millas de distancia”

Karen O – The Moon Song

Amor y verdad

El amor y la verdad están ligados de una manera tan estrecha que la presencia de uno lleva al encuentro del otro… en una de las escenas finales de la película “The Closer” una de las protagonistas (Natalie Portman) le dice a su pareja: “me he dado cuenta de que ya no te amo, porque no tengo la necesidad de decirte la verdad…”  Aunque es una visión muy personal creo que esa necesidad de descubrirse a otro solo se da dentro del amor… De hecho cuando no nos importa mucho lo que el otro siente o piensa es porque el amor se ha ido…

La sinceridad conlleva riesgos, es soltar el control, se caen los lazos que se pretenden poner cuando no decimos la verdad acerca de nosotros, nuestros sentimientos, ideas… Mentimos porque queremos evitar o provocar una determinada acción o reacción, esto es la manipulación o el control, en cierta manera nos ponemos por encima y es como un intento de quitarle al otro la libertad de actuar.

Cuando no hay sinceridad entre las personas es obvio que se levantan muros…

Se habla de las mentiras piadosas, y puede ser que se empleen para “proteger”, en este caso habría que ver hasta que punto se puede mantener esa actitud, y en que momento se empieza a hacer daño.

El ser sincero no necesariamente lleva a la armonía con los demás, es más puede crear conflictos entre las personas, pero, no es mejor saber sobre que terreno estamos parados?, no es mejor que sepamos con quien estamos, y que otros sepan con quien están?, a creer que estamos en una tierra que realmente carece de un piso?, a la larga cualquier movimiento, cualquier tormenta derribara lo que no tiene un soporte real.

Quizá sea el amor desinteresado el que este más ligado a la sinceridad, por ser desinteresado no busca controlar, más bien busca soltar…

Cuando entendemos lo que significa amar, respetar, así como la individualidad que poseemos cada uno, no vamos a querer hacer uso de ninguna mentira…  Quizá la joven que mencione al principio se dio cuenta que ya no amaba a su pareja porque ya no le importaba ocultarse… El querer estar al lado de alguien que se ama implica mostrarse, estar presentes en cuerpo y alma también…

La verdad es lo que más nos acerca a la libertad, a ser libres y dejar libre a los demás…

Amor y verdad… aunque duelan…

Flori *)

Foto by Flori

 

Un sueño espera realizarse

Quien ha visto la película Matrix, sabe lo que el autor quiso expresar, una analogía con la vida, mucha gente caminando dormida sin saber. Solo el elegido podía descifrar el código de lo que veía y descubrir que estaba dormido. El elegido tenia un poder que más nadie tenía, pero que usaría en beneficio de todos para despertarlos.

Pensando en esa analogía, todos tenemos el poder de despertar, pero eventualmente no lo usamos porque estamos dormidos sin siquiera saberlo.

Y alguien dirá ¿Porqué estamos dormidos? Pues, porque todo sucede a nuestro alrededor, incluso dentro de nosotros mismos, y no nos damos cuenta. Es cuando la conciencia ha dejado de hablar, la voz interior opacada con las distracciones de un mundo que gira emitiendo mensajes que nos sumergen en el canal que quieren, para que seamos todo lo que se espera, dejando así de ver por nosotros mismos, con nuestro propio criterio y nuestro propio pensamiento.

Hay un poder que viene de la conciencia, cuando se escucha atentamente, nos muestra la realidad, podemos discernir, ponderar, quitarnos de encima aquello que nos opaca y así ser lo que somos; y otras veces nos impulsa a actuar en defensa de una idea, de una persona, o de nosotros mismos.

La conciencia dormida coarta todos los sentidos, simplemente al no interactuar nuestro ser con la realidad, con el mundo, es como si no existiéramos, no somos. De allí la gravedad de la reflexión: “Pienso luego existo (Cogito Ergo Sum)”, de Descartes.

En el budismo se busca “el despertar”, que es algo así como “darse cuenta”.  Creo que despertar puede ser abrumador, caer en cuenta de nosotros mismo y de todo lo que nos rodea, nuestro potencial para hacer, reconocer las posibilidades infinitas que tenemos para actuar, y para decidir a cada instante.

Cada pensamiento, sentimiento o acción que emitimos con propiedad, es una manifestación de nosotros mismos, con un valor incalculable.

Es la conciencia, lo más básico…

Cuando dejamos de escuchar nuestra conciencia entramos en un sueño donde dejamos de ser.  Es cuando aceptamos lo que sabemos que no conviene, y seguimos sin detenernos, sin considerar nuestro entorno, sin saber que cada mejora que hacemos en nosotros es un bien para el otro, sin saber que lo que el otro hace en si mismo nos repercute a nosotros también. Cuando estamos dormidos, con nosotros se quedan dormidos nuestro ser, nuestra alma, nuestros sueños, y todo lo que puede ser, y no es….

Nosotros mismos somos un sueño que espera realizarse, que nació para ser realidad.

Siempre habrá algo que nos despierte, si estamos atentos, lo básico es la conciencia, pero la clave está… en el corazón.

Flori *)

Foto by Flori

 

Hoy se pintan nubes nuevas

Ese día iba en un autobús, era un día normal como cualquier otro, las personas se subían en algunas paradas apresuradas, entraban y se sentaban o se quedaban parados sin mirar.  Por mi parte miraba por la ventana, esperando llegar. No habíamos avanzado mucho cuando se subió un hombre, aquí acostumbran mucho subirse al transporte publico a vender cosas, ante esta costumbre los pasajeros no responden ni los buenos días.

El hombre se acomodo para empezar a hablar y dijo: ¡Buenos días! y de manera habitual casi nadie lo miro, ni respondió. Sin embargo él empezó a hablar, y dijo: Amigos lo que más deseo hoy es dejarles un mensaje: hoy es un día nuevo, hoy se pintan nubes nuevas en el cielo, ellas no son las mismas de ayer, son otras nuevas.

Esta frase la recuerdo casi como su voz alta y decidida… “Hoy se pintan nubes nuevas…” el siguió por supuesto hablando, para mi sorpresa la gente que no le miraba empezó a escucharlo, decía cosas bonitas, cosas sencillas que solemos olvidar pero que son importantes.

Me acorde de Whitman: “Aprovecha el día, no dejes que termine sin haber crecido un poco” En la película La Sociedad de los Poetas Muertos, el profesor haciendo referencia a esta frase les decía a sus alumnos:“¡Les dije que bebieran de la savia, no que se comieran el tronco!”

Aprovecha el día, no se refiere a cosas extravagantes, no se refiere a “comerse el tronco”, tan solo a ese vivir disfrutando el momento desconectándose de todo lo demás… Algo así como despojarse de todo lo que pueda invadir la mente y estar simplemente aquí, por lo menos en algún momento del día. Es beber la savia, es como disfrutar de la esencia de lo que nos rodea, y que también tenemos en nosotros mismos y podemos apreciar.

Recuerdo ver a mi hermano pasar horas haciendo barcos de madera balsa, eran miniaturas que elaboraba minuciosamente durante días, me gustaba sentarme a observarlo, me llamaba mucho la atención su dedicación. Por cierto, de hombre dejo esta afición, aunque los barcos todavía están por allí, conservando los detalles y el esmero que su niñez les entrego.

Digo todo esto porque siempre se puede hacer tanto con poco, si uno esta despierto y atento. Lo maravilloso es el preciso instante, recuerdo que mi hermano disfrutaba cada instante con sus barcos, y al terminarlos los pintaba con mucho cuidado, y luego empezaba a buscar madera para hacer otro.

Cuando estamos ocupados en lo que nos gusta, o cuando disfrutamos ese breve instante es como si el día nos hubiera dado su regalo, o nos hubiera dado la oportunidad para encontrarlo.

Son momentos en que uno olvida los grandes problemas. Creo que la vida esta en el día a día, si podemos aprovechar el día, como decía Whitman. Antes creía que esas palabras eran tan inaccesibles, hoy se que aprovechar, es sinónimos también de disfrutar, segundos por minutos; y puede ser que un día nos demos cuenta: ¿eso estaba allí, y no lo había visto?, ¿esas palabras decían mucho más y no lo había captado?, ¿esto es tan suave, o tan grande?

Tan curioso es esto como cuando leemos con la mente cerrada, no apreciamos el libro, el mensaje, las palabras, porque estamos absortos en lo nuestro y dejamos de percibir.

Paulo Coelho habla del “momento mágico”, esas palabras me recuerdan las de mi madre cuando me decía: ¡hoy empieza el día! estemos atentas a sus regalos, a sus bendiciones…! quizá hoy te sorprendas!, o te tropieces con alguien especial!, quizá salgas y veas alguna maravilla…!

Quizás aprendamos a percibir de verdad con los cinco sentidos y así la vida no se nos escape sin haberla vivido.

Cuando aprendamos esto veremos la magia del momento a cada instante, beberemos la savia… Seremos magos para descubrir destellos de luz en la oscuridad, para apreciar que mientras más oscuridad exista, un pequeño rayo de luz resplandecerá mucho más.

Lo que hoy somos es en lo que nos hemos convertido.  Como decía Whitman: ¡Aprovecha el día!, que se puede traducir mejor como: ¡Disfruta el día!

Flori *)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

¿Felices sin saberlo?

El otro día luego de ver aquella película “Belleza Americana”, me quede pensando… aquel hombre, Lester, descubrió los últimos segundos de su vida cuan feliz había sido, decía: “…cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la contemplase toda a la vez y me abruma. Mi corazón se hincha como un globo que está a punto de estallar… pero recuerdo que debo relajarme y no aferrarme demasiado a ella, y entonces fluye a través de mí como la lluvia y no siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi vida…”

Esto me hizo pensar, ¿será que somos así de felices y no lo sabemos?…

Viendo viejas fotos de mi hijo, lo miro y pienso, que ser tan bello! que precioso ser tengo a mi lado… no deja de hablar, ni de reír! siempre esta jugando, protesta cuando quiere algo, y ríe casi sin motivos, sus ojos tan puros… su sonrisa tan plena… sé que en gran parte son mis ojos que lo miran así…

Dios como Padre, nos mira así también, mucho más amplio es su corazón, creo que cuando sabemos que somos felices, y lo somos, el seguro también se sonríe… todos somos seres valiosos para El, con tantos dones, y porque se nos olvida…?

“Todos somos ricos, es decir hijos de Dios,
Pero pocos lo sabemos,
Perdona hermano que yo no entienda que no seas feliz
en tan bello planeta,
que hayas hecho un cementerio de esta tierra,
que es una fiesta.
Tienes un corazón, un cerebro,
Un alma, un espíritu,
Entonces como puedes sentirte pobre y desdichado?” (Facundo Cabral)

La creatividad es una energía que fluye en los niños, los aleja del ocio y los mantiene ocupados, gracias a ese cerebro tan maravilloso que tenemos…

Mi abuela le decía a mi madre cuando ella tenía problemas o estaba triste, ponte a hacer algo, ponte a limpiar hija… mi mamá no entendía. Solo luego entendió que mi abuela en vez de preocuparse, se ocupaba en algo, así la tristeza se iba… ocupada estaba creando, cambiando, haciendo, y una sonrisa se asomaba en sus labios…

Hablando con una amiga le decía que gran parte de los problemas que tenemos es por la incapacidad que tenemos de olvidar y dejar pasar. El pasado puede tender cadenas, que solo funcionan si no las soltamos, para volar, decía en otro post https://florialv.wordpress.com/2010/10/16/23/, hay que tener esa actitud despreocupada de los niños, que solo viven el momento.

Decía el poeta:

“En este nuevo día,
Yo dejaré el espejo,
Y trataré de ser,
Por fin un hombre bueno,

De cara al Sol,
Caminaré,
Y con la Luna,
Volaré” (Facundo Cabral)

foto by surfbirds.com

“Cada día se te da como una eternidad para ser feliz” (Phils Bosmans)

Este es un nuevo día para ser feliz…

Flori *)

 

Crear un mundo

Me gustaría compartir un pensamiento que he recordado estos días, navegando por los blogs, y escuchando canciones, a veces a mí misma; percibo que en ocasiones nos sentimos muy tristes, y parece que estos estados de animo llegan cuando no podemos mirar allá afuera lo anhelado, ese mundo que esperamos, que queremos, a veces eso que esperamos alcanzar incluso dentro de nosotros mismos.  Nos sentimos frágiles, o vulnerables prisioneros de las circunstancias, esas que giran y nos atrapan.

Entonces recuerdo las palabras que escuche de una señora que era artista de teatro, ella decía que existen personas que son libres independientemente del lugar donde estén, personas que aún dentro de cuatro paredes son capaces de crear un mundo.

Luego recuerdo que Cervantes escribió su Don Quijote, llamado también: Príncipe de los Ingenios, en la cárcel; que Pablo el apóstol, escribió sus cartas, preso también; que los Diarios de Ana Frank son cartas escritas en las mismas circunstancias; y tantos ejemplos más.

Otra vez vuelve aquello de los obstáculos para superar. ¿El encierro para volar?; ¿quien puede detener la imaginación, o la creatividad?. Claro, habría que tomar en cuenta nuestros propios límites para captar el entorno que nos rodea, para procesar, desentrañar, aprender, descubrir; nuestra capacidad cognoscitiva, esa que tenemos al nacer, esa insaciable de los niños, a cada rato preguntando ¿porqué?,¿porqué?!!  Desde esas respuestas, desde cada respuesta hallada, se va gestando nuestra imaginación durante años, y aún sigue.  Así que nunca es tarde para que pueda crecer la imaginación.

El otro día me causaba gracia mirando como los niños se divierten jugando con naves espaciales que surcan el universo, y los adultos mirando la tele para poder distraerse, es gracioso, la imaginación no puede volar frente a la tele, a veces vuela mejor dentro de cuatro paredes, lo que tampoco quiere decir que solo de esa manera.

Creo que el pensamiento no se puede someter, la libertad en el pensar nadie la puede encarcelar. Sin embrago hace falta un elemento más que entra a jugar, aquella parte que es el espíritu que nos mueve, la fuerza interior. ¿Porqué?,  porqué a pesar de que sepamos mucho o  podamos;  el querer mágicamente supera siempre a los otros dos,  les gana por una gran ventaja dejándolos en el camino.  Parece que el querer, sorprendentemente sabe, y luego puede, es el motor que impulsa.

Podemos hacer aquel juego de inclusión-exclusión y decir que con fuerza interior ninguna cárcel te detiene, pero sin esa fuerza, no se puede caminar aunque estemos fuera de cualquier cárcel.

Sin fuerza interior estas preso; con ella, nunca, independientemente de: las famosas circunstancias. La fuerza interior… vale la pena buscarla.

En la película “La vida es bella”, el hombre crea un mundo para su hijo.  Ana Frank, creo su propio mundo.  ¿Que los movía?.

Entonces el combustible es: el sentir, que lleva al querer, a creer, y luego al hacer; o todo junto. Un mismo sentir que motiva.

“E inventa un mundo mejor, para el que ni mundo tiene” (Andrés Eloy Blanco) Eso fue lo que hizo el hombre de “La vida es bella”, y tantos otros.

Inventar mundos.  ¿Cómo estar tristes si podemos crear, inventar?.

Alguien nos invento un mundo por amor…

Solo se crea lo bueno, por amor…

Einstein decía que esto no funciona al azar, debe existir una inteligencia que mueve todo esto.  El creador hace todo por amor, él es, el mismo amor.

Así que si estamos triste podemos empezar a buscar su ejemplo, buscar esa fuente de amor, empezar a crear sonrisas, palabras, canciones; Facundo Cabral dice: “el que no canta es porque algo esconde”; me causa mucha gracia porque creo que es verdad, así que cantar puede ser todo lo que decimos o pensamos por dentro, o inventamos.

Si estamos triste es bueno llorar, con palabras o con canciones, para limpiar el alma; para luego levantarnos y seguir, y poder así también entender al que llora, y poder así darle una mano… cantar luego alegrías, alentar, ir, creando un mundo!

Flori *)

Foto by Flori

Algo que vale la pena tener presente

“No vine aquí para demostrar que es mejor, si el boxeo estadounidense o el Chino. Aunque las personas tengan diferentes estatus en la vida, no creo que la integridad de uno valga más que la de otro. Es hora de empezar a respetarnos” (La leyenda del Maestro Ip Man)

Hay algo que antes pensaba, y que aunque poco lo había llevado a la práctica, últimamente me he dado cuenta de cuan importante es.  Y es que no se le puede decir a otra persona que no tiene la razón.

Me atrevo a decir que somos seres más emocionales que lógicos, tenemos convicciones y son estas mismas las que nos acarrean tantas diferencias, convicciones que una vez aceptadas pueden volvernos una isla, si dejamos de apreciar también las de los demás. Sin embargo si cada uno de nosotros pudiera comprender esto.

Podemos incluso llegar a lugares donde ni teníamos pensado llegar tan solo tomando lo que creemos que nos puede servir y ayudar de los demás. Algo así como abriendo nuestra conciencia y nuestra mente a las ideas diferentes a las nuestras en aquel aspecto que nos mejore.

La cita que esta al principio se refiere a una de las ideas del que estuvo considerado como el mejor maestro de artes marciales del mundo. Criticado en su juventud por incorporar nuevas técnicas al estilo que practicaba; y fue esto precisamente lo que lo hizo llegar mas lejos que ningún otro maestro en estas artes, su amplitud. El respeto y el aprecio por los estilos diferentes al suyo, algo que ningún contemporáneo suyo hacia por que cada uno consideraba que su estilo era el mejor.

En fin, considerar a otro requiere hacer un uso mas elevado de nuestras capacidades de pensamiento. Considerar que el otro realmente tiene siempre algo que ofrecernos, aunque quiera o no.

El respeto hacia los demás, hacia sus creencias, sus formas de pensar y de hacer las cosas, definitivamente es una virtud que vale la pena tener presente, y que conlleva como mínimo a la humildad, otra virtud  que vale la pena mencionar.

Así mismo el llegar a respetar a otros, nos otorga un sentido de dignidad, al tener presente también el respetarnos nosotros mismos.

Flori *)