El pájaro canta hasta morir de Colleen McCullough

La verdad tenía mucha curiosidad por leer este libro, había visto la serie hace tantos años, que incluso no recordaba bien los detalles, ni el porqué ese pájaro buscaba una espina para empalarse… porqué pasaba su vida buscando esa espina, y menos porque en ese momento emitía su más hermoso canto…

El mismo libro dice que es una leyenda Celta, una leyenda al fin y al cabo.

Creía que se trataba de algún sacrificio especial que solo algunos podían hacer, pues lo mejor se obtiene luego de un gran sacrificio, dice, y es verdad.

Me pongo a pensar luego de leer el libro, que no es algo especial o extraño lo que hace este pájaro, pues eso deja ver entre líneas,  sino que la mayoría de las personas hacen este recorrido por su vida, hacen elecciones que aunque le causen dolor no pueden cambiar.

Lo que va difiriendo son los motivos, algunos eligen su camino guiados por la ambición, la vanidad,  a pesar del costo de abandonar otras cosas que le son más nobles lo que de alguna manera atormentan su corazón de por vida, es el caso de Ralph de Bricassart… Otros eligen un camino atraídos por un amor que los invade a pesar de sí mismos, olvidando que la entrega total en el amor de alguna manera los herirá hasta lo más profundo, es el caso de Meggie Cleary.

Pero todos lo hacen,  todos van por ese árbol buscando su espina para enclavarse y cantar hasta morir … lo que hay de cierto en esto es que la mayoría de los seres humanos toman sus decisiones pensando que son lo mejor, sin cuestionarse demasiado, y sufriendo las consecuencias sin mucho cuestionamiento.

Raras son las especies que hacen cambios o giros en sus caminos, pues la mayoría está convencido de que su canto el mejor que pueden emitir a pesar de que pueda doler…

Hay cierta belleza en esto… la escritora aclara al final que el pájaro no es consciente de lo que hace, pero el ser humano sí….

Por mi parte esta novela me encanto, los paisajes de la vieja Australia, la selva negra, la hacienda de Drogheda, la familia Cleary, llegue a sentir que estaba con ellos por esos mundos perdidos …  La seguridad de Meggie me fascino, primero la niña, la joven y  luego la mujer indomable, segura de su destino,  prácticamente carente de miedos,  y con una sola certeza:  el amor que sometía al final y siempre su corazón, capaz de soportarlo todo…

Digamos que en cuanto al amor, nos cuenta de aquellos incapaces de entregarse distraidos por sus sueños de grandeza, vanidad, ambiciones y otras seguridades… y de aquellos que se entrega muy a pesar de todo, incluso a pesar de sí mismos…

Flori *)

La mejor mujer del mundo

Hay una imagen que tengo en mi mente desde hace años, mi madre junto a su cama y en una mesita de noche muchos libros, junto a ellos una foto de nosotros aun pequeños, colocada en un pequeño recuadro con pinceladas hechas a mano por ella misma.

Una noche, entrando de improviso a su habitación, la encontré como otras veces haciendo una oración… entonces le pregunte, ¿Cómo estas?, ella estaba triste, yo lo presentía, pero ella solo tomo el pequeño recuadro entre sus manos y me dijo: -hay muchas cosas que se las he entregado a Dios, cosas que ya no espero… pero ahora lo único que quisiera, con lo único que aun sueño cada día es que ustedes sean felices.-  Esas palabras me conmovieron profundamente, y yo sabia porque las decía, y comprendía la sinceridad con la cual las decía.

Esto ocurrió hace muchos años.

Creo que ella me enseño una manera de amar que toco mi vida más allá de lo que he podido imaginar. La manera de comprender la vida, la manera de vivirla y de ser, se las debo a ella,  y a veces me digo cuan grande es mi madre, sus talentos, su sabiduría, las virtudes que sin esfuerzo ella aun muestra cada día, toda esa sencillez que muchas veces fue objeto de critica por algunas de sus amistades, esa sencillez que se confunde con alguna carencia, con falta de cualquier ambición. Y es que esa sencillez es autentica, es inherente a ella, todas esas son cosas que yo no he encontrado prácticamente en este mundo…

Ella es especial para mi, como lo era cuando tenía cinco años… Creo que ella no sabe ni se da cuenta de todo lo que ella es, y es parte de su encanto, creo que ella es de verdad la mejor mujer del mundo…

Te amo mamá.

Flori *)

image

Cuando no quede nada…?, Espera.

-¿Cuando no queda nada que se puede hacer?.

-Volver a comenzar.  Pero no de la misma manera, no otra vez igual. Porque ya sabes que no será igual.  Con todo despedazado.  Talves puedas hacer otra cosa, diferente, si es que quieres hacer algo.

-Pero sabes que no tengo ganas, ni fuerzas. Para mí todo ha acabado, solo queda un desierto hostil, donde antes había flores… y la amargura que crece con rabia…

-Me preocupa tu estado.

-No quiero forzar un comienzo. Siento que es artificial. Como poner una bomba de aire a un moribundo. No quiero. Prefiero seguir por donde voy y arrastrarme en mi tierra y darme cuenta que no hay nada. Es más quisiera solamente arrancarme cualquier raíz que por dentro quiera revivir… tengo miedo…

– Siempre da miedo amar.

-Pero parece que tú no comprendes nada.

-Te comprendo, mucho más allá de lo que crees. Te comprendo porque estuve en tu lugar.  Ame, y ame hasta cuando no querían ni saber de mi.  Y dolió.  Dolió hasta la muerte.  ¿Y no es eso el amor, un sacrificio que solo es tal si llevas tu cara bien limpia y lavada, y tu ser perfumado, tanto, que nadie nota ese dolor que por dentro apaga cualquier rebeldía… Nadie que no haya amado entiende esto.

-Pero yo no tengo la fuerza que tienes tu. Soy  tan débil… estoy tan destruido… y soy tan pequeño… soy como un niño golpeado, despreciado en lo más hondo de su ser por quien debió protegerlo…

-Querido… que podría yo decirte que te calme?.  Solo deja que te abrace, no apartes mis brazos, espera conmigo a que el sol amanezca.  Por favor no te vayas, espera, me quedaré aquí contigo, no estás solo,  espera.  No arranques de tu ser lo hermoso que queda… no lo hagas por favor… Sé que tu no crees en Dios, pero Él fue quien me dio las fuerzas cuando pase por ese desierto amargo que ahora cruzas tu. Cuando quise acabar con todo, porque era más fácil terminar que soportar… Él  me sostuvo. Él  me mostró quién era Él, quien es Él, el único que puede “abrir caminos en el desierto y ríos en la soledad”. 

-Quisiera tener eso que tienes tu.

-Lo tendrás.  Lo sé. El amor, el camino correcto, es un camino que puede ser muy doloroso y difícil, pero si no renuncias a mantener esa chispa que enciende otra vez tu corazón, vivirás.  Suena paradójico, pero ese pequeño retoño que se niega a morir y al que le tienes miedo porque crees que te hará sufrir de nuevo, es la vida de tu corazón, al final lo único que importa es que puedas sentir y ser sensible a la voz que te habla desde adentro, no lo dejes morir…, aunque te digo, si muere, no llorarás, pero tampoco reirás, ni siquiera te darás cuenta de nada. Y no es eso como estar muerto?. Pero estar vivo y amar de verdad quizá sea puro llorar por dentro y por momentos ver la luz… o talves como dice la canción “el amor es un frío y roto Halleluyah”. Pero no te cierres… espera. Deja que te abrace hasta que amanezca… 

Flori *)

De lo imprescindible

Una vez estando sentada frente a un jefe que tuve, y al lado de una compañera, recibiendo los regaños acostumbrados, llegue al punto de decirle: “está bien, lo comprendo, sé que nadie es imprescindible” y él me respondió.”¿Cómo? ¡no digas eso!” Pero yo por supuesto, no creí en la sinceridad de sus palabras.
Su genio era tan insoportable que luego de un tiempo, el mismo día nos fuimos mi amiga y yo. Y ese día a pesar de quedarnos desempleadas nos sentimos felices. Después ese jefe me llamo y lo atendí por educación, claro que con sus palabras de que regresara, su pedido de perdón, me hizo llorar. Lo perdone en ese mismo momento, pero le dije que no regresaría y así fue…
De eso hace varios años.  Pronto olvide los insultos continuos y el malestar. Pero nunca he olvidado cuando dijo: No digas que nadie es imprescindible!. Lamentablemente él no era un dechado de virtudes, ni yo tampoco. Hoy sé, con más certeza que debido a que no somos perfectos, es que es tan necesaria la educación, controlar los modos, el mal carácter y todas esas limitaciones que muchos poseemos. No he sabido más de él, ni si habrá cambiado… no lo sé.
Lo que si aprendí es que uno no puede quedarse en un trabajo siendo constantemente maltratado, sub-empleado, sub-pagado, eso corroe algo por dentro hasta el punto de uno sentirse mal a cada momento sin saber bien el porqué. Aprendí que hay situaciones que pueden ser insoportables dependiendo de nuestra fortaleza y madurez.  Y que a veces es mejor quedarse libre para hacer algo mejor.  Y que adentro tenemos algo así como un tanque de amor, y si ese tanque no se llena al menos un poco, vamos a andar sintiéndonos mal… y si para colmo tenemos personas que nos humillan constantemente uno puede ser lanzado a un abismo. No es bueno ni sano vivir en ese tipo de pobreza. Ni en el martirio sin sentido.  Porque si al menos fuera por una causa loable, eso sería otro tema.  Pero sufrir por sufrir, se que al menos hay personas que no pueden estar así por mucho tiempo sin buscar una alternativa.
Creo que dentro de uno hay avisos de esa necesidad de estar en paz consigo mismo y con el entorno, una necesidad de justicia, de dignidad, de ecuanimidad.
Aquel hombre tenía razón en una sola cosa, aunque no lo practicara, y esas palabras se quedaron fijadas en mi mente: podemos ser imprescindibles… Sería hermoso que así fuera.  Y quiza para algunas personas lo somos aunque nos guste o no, aunque lo aceptemos o no.  Y si, hay cosas imprescindible también, como el amor lo es. El buen trato. Ya sea en el hogar, en el trabajo.
Que lastima que muchos jefes o personas a cargo no le den la suficiente importancia a las palabras de aliento, a un espaldarazo, a un: “lo hiciste bien”.  Es muchas veces tan necesaria la práctica de la amabilidad.
Vivimos en un mundo tan violento, tan insensible.
Mucha gente no sabe la necesidad tan grande que hay de amor en el mundo.
Al menos si lo sabemos, vamos a saber también porque a veces nos sentimos vacios, tristes, sin sentido. Y al menos iremos buscando separarnos de comportamientos o dinámicas de maltrato. Y empezar a ser más bien promotores de la amabilidad, la dedicación, el respeto al ser humano, desde el que barre las calles, en una tarea aparentemente nada importante, hasta el que parece hacer algo trascendental.
Y que bueno sería que el hogar sea el refugio, el resguardo, para renovar las fuerzas para ir a enfrentar el mundo…
A veces me pongo a pensar cómo no vamos a estar tan mal, a veces los ambientes de trabajo son hostiles; y al llegar al hogar tampoco se encuentra un refugio…
El refugio es un amor verdadero, sincero, constante, y sobretodo desinteresado. Sin el, vamos por la vida desnudos, expuestos… sin protección, con el tanque de amor vacio y el alma sedienta…

Flori *)

Foto by © Maureen Bisilliant
Foto by © Maureen Bisilliant

“Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera:
Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí;
No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario,
No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová?
O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios”.
Proverbios 30: 7-8

La depresión

“Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.
Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah”
Salmo 32:3,4.

 

La depresión.

Ese oscuro abismo del cual es difícil salir, y otras rescatar a un ser querido, un familiar, un amigo.
Según Walter Riso es la tristeza más profunda.
Lo que aterra de esta condición es la sensación de no poder salir a la luz. Y por otro lado sentir el consejo y las recomendaciones como una muestra más de rechazo y de reafirmación constante de que se está “mal”.
En la actualidad esta es una condición de la cual aun se sabe poco. Pueden haber muchas causas a veces mezcladas. Así como diferentes estados de gravedad, desde la más simple que dura horas, días, o aquella que dura meses y hasta años. También varia la intensidad, y esto es algo con lo cual nos podemos confundir, pues el que mira al afectado puede creer que está tranquilo, cuando adentro hay un torbellino de emociones y dolor difícil de controlar internamente.
Lo que he aprendido hasta ahora es que con la depresión no se pueden sacar conclusiones a simple vista, ni minimizar la gravedad pues a veces es difícil determinarla.
La persona deprimida por lo general se siente confundida, y hay un sentimiento de negatividad ante el futuro.
Una cosa que es muy importante y no lo había tomado en cuenta es sobre el apoyo que se les puede dar. Y este no debe ser demasiado apresurado intentando que la persona mejore, pues es un proceso lento. Así, esas palabras tan complicadas, profundas, se vuelven oscuras para la persona que se siente triste. En su propio estado cualquier halago muy grande lo siente exagerado y hasta falso. Por eso y en esto me gustaría hacer hincapié, he aprendido que la mejor forma de ayudar es: escuchando. Pues hay una gran necesidad muchas veces de atención, y esto se puede saber cuando se expresan. A veces lo único y lo más urgente que una persona deprimida necesita es: unos oídos y un corazón dispuesto a oír, que no se escandalice…
Reafirmación es lo que necesitan en los detalles más pequeños, y no el constante reproche pues esto los hunde más y más.
A veces si la persona no mejora luego de unos días puede requerir ayuda. Y esto a veces es difícil también para el afectado reconocerlo. Entonces debe su familia cercana proveerle esa ayuda profesional, y avocarse a ello. Hay momentos cuando es necesaria la ayuda y hay que reconocer cuando esta es imprescindible, la ayuda de un profesional de la medicina.
Otra cosa que se puede hacer ante el negativismo, algunos dicen no hacerle caso, y otros dicen que no se puede seguir la corriente, creo que todo depende de lo que la persona esté diciendo y pues aquí el acompañante o los acompañantes necesitan también esa asesoría profesional.
Pero ya estos son casos más delicados.
En cuanto a la depresión más común, lo aconsejable siempre es escuchar al afectado pero claro sin llegar a caer en una relación de dependencia, lo cual no es la idea. La idea es brindar esa comprensión humana de la cual el afectado se siente necesitado.
Son alarmantes los casos de depresión infantil y juvenil, así como la que ocurre en la tercera edad. Pues estos grupos de edad son los que llegan a necesitar sentir que hacen falta para alguien, o son importantes para alguien. Cuando se pierde o no se encuentra este sentido, se puede llegar a sentir ese sentimiento de inutilidad.
Creo que la familia como grupo de identificación es muy importante. Cuando estas bases se ven afectadas o destruidas es cuando más se puede caer en la depresión. La familia es la base de la sociedad y como base está allí, y llega a pasar desapercibida su importancia como red de apoyo, y sustento, a los niños, jóvenes y también adultos, y ancianos.
Tiene que ser muy triste la situación que vive esta institución de la sociedad, su base fundamental, la familia, en la actualidad.
Y bueno, tan solo hice algunas pinceladas, el tema de la depresión es bastante complejo. Y no está mal abordarlo. Todos algunas vez hemos sentido tristeza profunda. Sobre todo en estos tiempos tan apresurados y confusos.
Rescato para concluir, que es difícil comprender la condición de la persona deprimida, creo que no se debe tomar a la ligera, si se prolonga, se necesita ayuda profesional y los que estan involucrados alrededor pueden colaborar ofreciendo simplemente escuchar, no hace falta opinar.
Es tremendo no darse cuenta como una persona pudo llegar a sentirse así y como pudimos estar al lado y no darnos cuenta. Lo que quiero dejar como reflexión es que sopesemos más los mensajes que damos a los que nos rodean, el ambiente que creamos en nuestras casas. Cómo contribuimos a que cada día alguien se sienta bien, porque tiene un bonito peinado, una bonita barba, porque sonrió, porque “está allí”, simplemente. Cada día vamos acumulando mensajes buenos, positivos, o negativos. Y dice una vieja enseñanza que por cada mensaje negativo hay que dar 17 abrazos.
Vamos a sopesar lo que decimos.
Si esto lo está leyendo alguien que se siente triste, le digo, que lo comprendo mucho, y que busque ayuda si piensa que lo necesita y no se rinda, la depresión es más común de lo que creemos. Si está leyendo esto, también podrá ver que los que estamos alrededor muchas veces queremos ayudar y a veces no sabemos cómo, pero queremos hacerlo, y también necesitamos buscar ayuda para saber como hacerlo.
En fin, no hay que dejar de buscar ayuda.
De todos modos los estados anímicos pueden cambiar y es cuestión de tiempo. Hay que saber esperar o aprender a esperar para comprender el sentido de las cosas, y para qué sirven, y comprender su propósito. Que siempre y siempre puede ser para bien si así nos lo preponemos.

Flori *)

Nota: Algunas conclusiones están basadas en el curso “Conquistando la Depresión y el Enojo” de:  bbnradio.org

¿Por quién late tu corazón?

Recién veía un programa de televisión sobre medicina, y me llamo la atención dentro de los casos planteados, un hombre cuyo corazón debía ser operado, una válvula estaba deteriorada. 

La escena transcurría en el hospital, un hombre de edad sentado frente al médico, era informado del resultado de los exámenes… e informado de que debía ser operado del corazón…

Casi antes de concluir la conversación el médico le pregunta ya para finalizar:
¿Quién vino con usted?-
-Nadie…- respondió el paciente-
El médico le dice entonces: -Pues no puedo operarlo si no trae a nadie con usted, si algo sucede, si las cosas luego de un tiempo no van bien, necesito que alguien este con usted…
El paciente respondió – Bueno… hay alguien… mi ex-esposa, ella puede venir conmigo…-

Y así lo acordaron…

Más tarde, tras las cámaras el médico dijo: -Cuando veo a pacientes que se encuentran solos, me preocupa, esto significa que están aislados socialmente…, una vez opere a un paciente que vino solo, y fue un grave error que evito volver a cometer, ellos necesitan a alguien a su lado… si un corazón no tiene por quien latir, sencillamente no latirá…-

Ya en la habitación le dijo a la ex-esposa: -El será operado y habrá fiesta, pero luego de una semana todos se irán y si luego de unos días las cosas no van bien y se encuentra solo, eso no será bueno para su corazón…-

Más tarde  dirigiéndose a la pantalla dijo: -Allí esta ella, el no quiere volver a casarse con ella, pero un vínculo aun los une, puedo darme cuenta al mirarlos… el amor…  Al fin y al cabo el amor es la mejor medicina, la que puede curarlo todo…-

Flori *)

La Expresión

La expresión….

Que es la expresión?
La expresión es la manifestación de lo que soy, de quien soy… cuando hablo mis palabras son formas de lo que se aloja dentro de mí, de mis pensamientos, sentimientos, y cuando ellas salen fuera es una manera en que se materializa lo que puede ser así como una neblina que está en un instante y luego se va… y acaso no somos también un poco como esa neblina? que queda de nosotros luego del encuentro con un amigo, luego que nos vamos?, quedan no solo las palabras, queda nuestra expresión, nuestros gestos, muecas, sonrisas, todo lo que sale de nosotros…

Decía Jesús: la boca habla de lo que hay en el corazón…

A mí me gusta conocer, mirar la expresión en las personas que me rodean, a veces me quedo observando sus gestos, que hablan más y hasta son capaces de contradecir las palabras… me gusta quedarme observando, contemplando estas expresiones, también contemplo y miro las mías, las más espontaneas, las que no están pulidas por la precaución o la prudencia… unas veces me río, otras pocas me sorprendo, creo que me sirve para saber que está sucediendo dentro de mí, porque aunque parezca mentira muchas veces no lo sé…

Otra forma de expresión que a mi llega a fascinarme es lo que un paisaje refleja, un cielo, la perfección de una planta al mismo tiempo que su fragilidad, la belleza y lo efímero de una flor… expresiones que más bien proceden desde afuera y que pueden ser capturadas en un instante, en una imagen, una fotografía… Una que en un instante puede sumergirme en ella misma y es increíble cómo puede hacer que me dé cuenta de lo hermoso y lo sencillo que me rodea… y que es una expresión también, quien puede decir que no, pues llega a mí con todo el poder de su mensaje… Me basta mirar… y dejarme impresionar, maravillar como una niña, dichosa me siento…

Volviendo a la expresión, me pregunto ¿por qué es tan subestimada?, pues lo observo al ver la forma como muchas veces nos expresamos sin sospechar siquiera el poder que tiene una palabra dicha a los ojos, a tu nivel… Sin sospechar siquiera el valor de una sonrisa que procede dentro de tus mismas entrañas, desde y hacia tu familia, ¿acaso puede alegrar más la sonrisa ajena que la provista por un hijo, un hermano, un padre, una madre, un esposo, una esposa?, yo creo que no, aunque esto no es limitativo, claro está. Pero hay que retomar el valor de la sonrisa interna, propia, sobre todo la que damos a aquellos más cercanos… a nosotros mismos también, por supuesto.

De todos modos, de la forma que sea posible hay que expresarse, no hay necesidad de arreglar lo que hay dentro, eso es lo que hay dentro simplemente… De cualquier forma, pero siempre buscando la manera sana, hay que expresarse, tenemos que saber que hay por dentro de nosotros, es una manera de conocerse, de aprender a apreciar lo que la vida nos ha dado, y como dice el viejo dicho si encontramos limones, pues ¿qué nos queda sino hacer limonada…? es una bebida que también vamos a beber en todo momento.

La expresión es tan maravillosa, no hay que dejar por fuera esas formas magnificas como muchos han logrado después de arduos trabajos, noches sin sueño, después de una gran labor impresionante, como muchos han logrado expresarse: las artes… la música, la literatura, la escultura, la pintura… no hay que olvidar que son formas muy refinadas…

Yo me quedo con la majestuosidad de un paisaje, de un atardecer, con las aves volando por encima de mí, en grupos, en bandadas… con su belleza salvaje, sin refinamientos…

Creo que yo como ser humano, maleable, emocional, cambiable, a veces hasta inestable, dubitativa, quisiera parecerme más al ave que sabe por instinto lo que tiene que hacer porque está conectada consigo misma, con su creador, con el propósito para el cual fue creada, ella no necesita volver a los orígenes, ella sabe… ella vuela porque fue diseñada para volar…

aves
Foto del día de la Revista National Geografic. Puerto Blair, Islas Andaman. Por: Aloke Runthala

Concluyendo la idea, no dejes de expresarte, no creas que se ha dicho todo, de cualquier manera, tal vez aun no lo has dicho tu, y eso importa… uno puede expresarse con una canción, un poema, o una queja… una foto, un dibujo, unas letras, una sonrisa, y hasta lágrimas…  cualquier forma, obvio siempre sana,  que manifieste lo que dentro de ti está. Es una forma hasta de cuidarse, de quererse y hasta de llegar a conocer a ese ser que eres tu mismo, tu misma…

Expresarse, es una manera de comenzar…

Flori *)

Perspectivas de la vida

Cuando la vida empieza a girar sin ningún control, cuando me hago consciente de circunstancias que se levantan como paredes delante de mi, empiezo a imaginar que me hace falta cambiar de perspectiva. Definitivamente, al menos en ese instante. Y cuando hago una pregunta se que llegara la respuesta, puede ser en minutos, horas, días, meses…

Tenemos la tendencia en general, digo porque hay excepciones, a creer que nuestra manera de sentir y vivir depende de otros, cargamos la responsabilidad de nuestras emociones y hasta circunstancias en otros, ya sea aquellos con quienes vivimos, padres, pareja, hermanos, vecinos, maestros, jefes, y hasta el gobierno.
Se escuchan frases como: me haces tan feliz, me haces enojar, si tan solo hicieras esto o aquello… si el gobierno mejorara… y así se nos va la vida.

Nuestra educación tiene muchísimo que ver, la genética y hasta el clima, en la manera que tenemos de comprender el mundo. Mucho se ha concluido acerca de la gran importancia que tiene crecer y vivir aun como adultos en un hogar bien avenido, y un entorno favorable y no precisamente aquel donde no existan problemas sino aquel en el cual se sobrellevan las desavenencias y el apoyo no falta.

Creo que cuando no recibimos ese apoyo y esa palabra de aliento hecha realidad a través de acciones, vamos por el mundo sedientos buscando satisfacer esa necesidad propia de ser aceptado, reconocido, amado. Si de niño esa necesidad fue cubierta por completo, se desarrolla un adulto sano, que se sabe valorado y confiado en si mismo, capaz de hacerle frente a la vida.

Aunque de esto se habla mucho, es indiscutible que el papel de la familia en la actual sociedad ha sido subestimado. Me detengo aquí por los niños. Son ellos finalmente los más afectados por el afán de prestigio de los padres en sus trabajos, por el deseo de reconocimiento a través de lo material, o todo aquello que se reconoce como meritorio.

Una sociedad que busca y busca y un esquema que luego se sigue repitiendo en la siguiente generación… Se olvida el esfuerzo callado y no reconocido, las manos anónimas que trabajan sin afán. El regazo que carga el niño dejado a su cuidado. Y con ello se olvida que la modestia protege y levanta más vidas que la más ruidosa ostentación.
¿Adonde quedaron los cantos de nana…? ¿El tiempo compartido…? es ese el que recordara el niño más que el juguete de plástico… el videojuego…

Cuando se crea el vacío no tarda en llegar el sinsentido… y el buscar y buscar sin hallar… es la búsqueda del alquimista de Paulo Coelho, que termina descubriendo que lo buscado ya lo poseía, pero, ¿quien nos ayuda a descubrir que todo lo que nos llena yace adentro? Creo sinceramente que nuestros primeros padres, luego algún maestro… Una vez hallado ese algo no hay el afán por buscarlo fuera, ni la exigencia quizá absurda hacia otros.

Creo que el principal obstáculo es reconocer que somos nosotros los únicos responsables de nuestra felicidad, de gerenciar nuestra vida, de ser felices, pero no a través de una felicidad que se trata de forjar a través de elementos o circunstancias externas que a la final no solo no podemos muchas veces controlar, sino que realmente es una carga grande el tratar de hacer a otros responsables de nuestra dicha, sino que a la vez nos eximimos de nuestra propia responsabilidad.

Ser feliz es quizá lo más atractivo que miramos en otros y que deseamos para nosotros, pero no se halla en el modo egoísta de ir satisfaciendo nuestros propios deseos sino más propiamente en ir forjando en nosotros un carácter que mejore nuestro propio auto-concepto, y pues, en la medida que ese auto-concepto sea lo más cercano a lo que realmente valoramos en un ser humano como su capacidad de grandeza, de gentileza, nobleza, por ejemplo, vamos a ser más coherentes y por lo tanto más sanos y felices.

La felicidad no es el principio propiamente, a mi modo de ver, es más bien una consecuencia de una forma de vivir la vida, de una serie de elemento que se cultivan, como paciencia, perseverancia, contentamiento aun en las carencias, mansedumbre, humildad. El hecho de saber que eres valioso, y que cualquiera puede hacer lo que haces, pero nadie lo hará como lo haces tu.

Si de niños no recibimos esa aceptación sin reservas, esa confirmación del propio valor, aun de adultos podemos encontrarla y sabernos merecedores por el simple hecho de existir, de respirar, esto es quizás de las cosas más difíciles de aprender, y también de transmitir a otra persona, encontrar el propio valor, pero creo que si tratamos de alimentar nuestro ser con las verdades fundamentales, escuchando nuestra conciencia y caminando conforme a ella, a la verdad, a la bondad, la satisfacción siempre llegará si confiamos en que todo lo que sembramos luego cosechamos, no por el vacío interés de recibir, sino de sentirnos satisfechos de actuar de manera coherente.

Como decía unas lineas atrás, la modestia, la sencillez, tienen un valor que no se nota y es que descubre lo esencial de todas las cosas… incluso de nosotros mismos, cuando nos despojamos de todo lo que nos cubre solo quedamos nosotros, una energía que brilla y una luz que es vida.

Ojala pudiéramos todos los que tenemos niños, hijos, sobrinos, y aun vecinos, ser una influencia positiva en sus vidas, que los levantemos y les permitamos encender en ellos esa chispa de vida que les permitirá ser felices y plenos, saber, que son seres valiosos.

Somos sin duda ejemplo de muchos, testimonios andantes de vida, de caídas y vueltas a levantar, de seguir y de andar.

Para mí creo que lo más hermoso es cuando descubres que tu vida no es solo tuya, es también de aquellos que de alguna manera te siguen, te miran, te esperan, aun sin saberlo hay muchos que ríen cuando ríes tu, y lloran, cuando lloras… a veces se nos olvida que somos una influencia poderosa en nuestro entorno, sin hacer bulla, sin que podamos notarlo… por ello vale la pena ser una llama que abriga… un árbol que cobija…

Flori *)

Samán o árbol de lluvia by Flori

Evasión…

Vivo en mi burbuja, una especial que surgió dentro de un mundo extraño donde la sensibilidad no era posible… donde lo brusco se levantaba para dar paso al dolor…

Mi país, mi ciudad, mi entorno, mi…, tanta dureza… eran acaso reflejo de mi?

Muchas veces me lo pregunte y otras tantas me abrazo la culpa… quede como la tierra expuesta siempre, no supe ser de otra manera, solo supe que soy humana, y aunque nunca quise evadir la dureza de la más cruda verdad, termine haciéndolo, encerrándome en mi burbuja… O quizá fue ella quien me absorbió…

Aun hoy veo a través de ella, una burbuja cristalina me impide tocar la realidad, no se como paso, pero hay sentimientos que ya no se pueden sentir dentro de mi burbuja… ni creo que quiera sentir…

Voy flotando con ella adonde me lleve, ya no siento las durezas, ni lo brusco se levanta contra mi… 

Flori *)

Foto by proyectosandia.com

Animal de costumbres

Los cambios llevan implícitos la toma de decisiones, aunque nos mantenemos eligiendo lo que pensamos y hacemos a cada instante, un cambio es un giro en la dirección, una vuelta de tuerca como dicen algunos, es tomar un camino distinto.

Es curioso que mientras estamos dentro de alguna tormenta anhelamos y deseamos escapar, y libramos una lucha con todas las fuerzas para salir. Pero si la tormenta dura demasiado, llegamos a aprender a vivir con ella, nos colocamos en el centro y en lugar de terminar de escapar nos habituamos, y la aceptamos como forma de vida, como motor incluso para aprender lo que esa experiencia dolorosamente nos brinda.

Sin embargo, puede ser que sin buscarlo, una vez que habíamos aprendido a vivir así, la tormenta un buen día cese, por si misma, y el cielo se abra y diga: Adelante, eres libre! Anda…!

Me pregunto, ¿qué sucede en ese preciso instante? Porque ese momento tan anhelado a algunos paraliza, sin saber a donde ir, o qué hacer?. Pues desaparecen muchos motivos…

Muchas conductas que surgían como respuesta al problema ya no tienen su razón de ser. Es el caso de muchas personas que pierden su estilo de vida como consecuencia de un cambio inesperado, aun cuando el cambio sea “bueno”. Yo me pregunto, ¿es que acaso algunos somos seres de costumbres?, llegamos a apegarnos intensamente incluso de aquello que sabíamos muy bien, no era bueno?

Los cambios pueden implicar crisis, aunque en ocasiones sean justificados, pueden llevar un alto precio.

Como seres humanos muchas veces nos dominan los sentimientos, y ser racional implica un gran esfuerzo, la capacidad de discernir tiene un gran valor. Discernir y entender lo positivo de una nueva situación.

Aun cuando el cielo yace abierto muchas veces seguimos buscando atrás los pasos, nos devolvemos para buscar los motivos que hicieron que algo acabara, o cambiara de pronto. Y tenemos dos alas y no sabemos volar, pues olvidamos en el proceso como hacerlo. Surge de pronto la idea loca de perderse otra vez en la tormenta que alimentaba aquellas ansias, aunque suene absurdo, tienen la calidez de lo conocido, lo seguro.

Las costumbres de la vida diaria nos dan seguridad, pero cabe destacar que la brecha entre lo positivo y lo dañino se puede perder en este espejismo de seguridad de lo cotidiano.

Arriesgarse a cambiar, a dar un giro a la vida, resultara una buena elección sobre todo si es necesario.  Como consuelo nos queda que mientras el animal de costumbres divaga en su nueva situación, otra costumbre lo tendrá, una que calmará ese abismo abierto que el fin de la tormenta dejo…

Flori *)

Foto by Flori