¿Estas aburrido, cansado?

¿Estás aburrido y no sabes qué hacer?,  lee.
No leas cualquier cosa, busca a los grandes, introdúcete en sus pensamientos, deja que te hablen, deja que te muestren las posibilidades, que te descubran los mundos que nunca has conocido, las experiencias tan fantásticas que no has vivido, ríete y sorpréndete al ver que no eres el único que paso por esa experiencia conocida para ti, pero aprecia otras formas de abordarla.
Disfruta el dialogo cómplice del que te guiña el ojo y te deja elaborar tu propia manera, a ver si sigues el juego que te propone…
Disfruta del que te deja pensar a tu ritmo, a tu manera, te lleva de la mano un rato y luego te suelta…
Déjate caer teniendo la certeza que no te dañaras, sino que te brotaran alas y volarás…
¿Estás cansado de la rutina?, lee.
Pero no leas cualquier papel, cualquier pantalla, busca a los maestros que nunca te echaran de su lado, los que generosos dejaran que los sigas… busca a los aventureros que siempre pueden tener un acompañante más al que nunca abandonaran ni dejarán tan atrás como para no esperar… busca a los soñadores los que miran a las estrellas y que no se cansan de ellas… busca al que encontró manantiales en el desierto porque  supo esperar cada día un poco más… Busca a los amantes, ellos no conocen de la muerte ni tienen esos límites, solo pueden ver cielos abiertos a cada momento…
¿Estás triste, desesperado?,… lee.
No hay mejor consuelo que las palabras adecuadas… cuando el alma esta sedienta son como el agua…

Flori *)

Imagen by web
Imagen by web

Una gota

foto by © Miki Asai
foto by © Miki Asai

En un vacio total, una sola gota se puede apreciar… 

Lo más simple es amado por quien ha probado lo rudo de lo complicado, el desorden…

Un alma golpeada que se ha podido vaciar del dolor, puede estar libre para ser ella misma, transparente…

En un segundo puede mirar desde arriba y apartar de si lo que no le pertenece… 

y escuchar el silencio…

y sentirse como una gota de agua en medio de la nada… 

Flori *)

La mejor mujer del mundo

Hay una imagen que tengo en mi mente desde hace años, mi madre junto a su cama y en una mesita de noche muchos libros, junto a ellos una foto de nosotros aun pequeños, colocada en un pequeño recuadro con pinceladas hechas a mano por ella misma.

Una noche, entrando de improviso a su habitación, la encontré como otras veces haciendo una oración… entonces le pregunte, ¿Cómo estas?, ella estaba triste, yo lo presentía, pero ella solo tomo el pequeño recuadro entre sus manos y me dijo: -hay muchas cosas que se las he entregado a Dios, cosas que ya no espero… pero ahora lo único que quisiera, con lo único que aun sueño cada día es que ustedes sean felices.-  Esas palabras me conmovieron profundamente, y yo sabia porque las decía, y comprendía la sinceridad con la cual las decía.

Esto ocurrió hace muchos años.

Creo que ella me enseño una manera de amar que toco mi vida más allá de lo que he podido imaginar. La manera de comprender la vida, la manera de vivirla y de ser, se las debo a ella,  y a veces me digo cuan grande es mi madre, sus talentos, su sabiduría, las virtudes que sin esfuerzo ella aun muestra cada día, toda esa sencillez que muchas veces fue objeto de critica por algunas de sus amistades, esa sencillez que se confunde con alguna carencia, con falta de cualquier ambición. Y es que esa sencillez es autentica, es inherente a ella, todas esas son cosas que yo no he encontrado prácticamente en este mundo…

Ella es especial para mi, como lo era cuando tenía cinco años… Creo que ella no sabe ni se da cuenta de todo lo que ella es, y es parte de su encanto, creo que ella es de verdad la mejor mujer del mundo…

Te amo mamá.

Flori *)

image

A la vuelta de la esquina…

Cuando llevamos bastante tiempo caminando y viendo el mismo horizonte tendemos a creer que no habrá más nada… se nos olvida que los horizontes se abren cada vez y cambian no solo para mal, sino también para bien…

Creemos que conocemos inclusive nuestro interior y todas sus aristas por dentro, y a veces ni eso conocemos… la ventana cerrada, ¿quién sabe que habrá cuando se abra?

El peligro de permanecer bajo el mismo esquema es ese, convencerse que no hay más nada…

Muy engañoso es el corazón, ¿quién lo conocerá?, cuan ciertas son estas palabras.

Estoy convencida que uno de los mayores errores que se comenten en la vida es pensar que sabemos cómo va a reaccionar nuestro corazón ante lo que nos sucede en la vida…

Una clave para saberlo son las puertas que dejamos abiertas, las ventanas, llamadas sueños, no digo expectativas, esas que se depositan en otros; me refiero más a aquello que serías capaz de hacer, las montañas que te atreverías a escalar o derribar… los mares que cruzarías nadando o que por encima te atreverías a volar… Las ideas con las que podrías bregar, lidiar o derribar… los sentimientos con los que podrías luchar, los odios que podrías contener o desechar, y ¿por qué no? , los amores que estarías dispuesto a dejar, soltar… y lo más interesante que ahora se me ocurre, dándole la vuelta , ¿a quién no le ha pasado que al dejar un amor, al soltarlo al viento y dejarlo ir, incluso al desecharlo y hasta despreciarlo, al ver lo lejos que iba en aquel horizonte donde todo se va empequeñeciendo, fue sintiendo al mismo tiempo como también ese amor se llevaba consigo una gran parte del corazón dejándolo solo, incompleto… son esas cosas que no se prevén… y que nos sorprenden tanto… Ah la vida! a veces ni se sabe qué o a quién quiere el corazón.  A veces ni se sabe que la mente busca aventuras locas, libertades diferentes;  pero resulta que el corazón es tan feliz en una playa tranquila con olas calmadas trayendo en si el aroma de la brisa…

¿Quién sabe lo que hay a la vuelta de la esquina?  No solo ante lo que se aproxima,  desconocido, sino también es bueno agregar lo que creemos tener completamente medido…

Flori *)

Foto by © Michael Karcz
Foto by © Michael Karcz

“Asimilar horizontes. ¿Qué importa si el mundo
es plano o redondo? Imaginarse como disgregado en la atmósfera,
que lo abraza todo.
Crear visiones de lugares venideros y saber
que siempre serán lejanos,
inalcanzables como todo ideal.
Huir lo viejo.
Mirar el filo que corta un agua espumosa
y pesada.
Arrancarse de lo conocido.
Beber lo que viene.  Tener alma de proa”
……………………………
Ricardo Güiraldes (1887)

Esperanza, bendita esperanza…

¿Qué diferencia al que logra mirar la luz al final del túnel, la meta, el sueño anhelado, el que logra vislumbrarlo en su mente, el que logra asomarse desde la colina al valle a la tierra prometida… es justamente eso, la capacidad de mirarla desde antes, y tener la certeza de que existe.

No hace mucho vi un programa acerca de unos hombres que viajaron a una isla remota, y en el trayecto naufragaron y se perdieron, eran tres, el que perdió la esperanza de ser rescatado fue el que se deprimió, perdió las fuerzas también físicas y no podía ni caminar, pues no encontraba el sentido de hacerlo, aunque sus compañeros prácticamente lo arrastraban no lograron hacerlo sobrevivir, el hombre murió prácticamente de desaliento… los otros dos continuaron adelante a algún lugar donde un barco pudiera verlos… esa esperanza fue la que logro mantenerlos con fuerzas para esperar, hasta que tan solo un día y medio después de haber muerto su amigo fueron encontrados.  No se sabe porque aquel amigo se rindió, porque no lucho… son cosas que a veces nos entristecen como les paso a los otros dos que si sobrevivieron.

He visto personas que piensan que la esperanza no es algo a lo que aferrarse, que no tiene sentido para ellos, por ejemplo esperar que triunfe la justicia en un país tomado por la maldad o el egoísmo personal.  Sin embargo la historia no miente y la gente se cansa, la mayoría no soporta el mal demasiado tiempo, la balanza lucha por ese equilibrio, esa balanza que representa la justicia. Y aunque no lo creamos la misma naturaleza cada día busca ese equilibrio, lo podemos ver cada vez al observarla, al estudiarla con detenimiento.

Nosotros los humanos no somos muy diferentes, la naturaleza corre en nuestras venas, en nuestra parte biológica… Mientras más conectados estemos con nuestra realidad más cuenta nos daremos que también buscamos ese equilibrio sin el cual no hay ninguna paz posible, ni en nosotros mismos, ni en ningún lugar.

Pero uno tiene que tener la certeza de que ese paraíso existe… para poder mirarlo aunque sea de lejos  como lo miró Moisés… ¿quién puede dudar que sus lagrimas corrieron por sus ojos cuando el Señor le permitió mirarlo aun desde lejos?

¿Quién no quisiera poder mirar su sueño, sentirlo real y vivo aun desde lejos… ¿No le daría todas las fuerzas que necesita para seguir andando hacia adelante, toda la esperanza necesaria para llenar su corazón, sabiendo que no camina en vano..?

Esperanza, bendita esperanza… no necesito ser tanto sino saber que me espera allá, sea yo como sea, un bendito jardín, un paraíso que de lo hermoso no alcanzo a concebir…

Sí, puede que sea una metáfora, una analogía, que importa…  lo importante es que sea real.

Flori *)

El sentido

Foto by © Igor Zenin
Foto by © Igor Zenin

¿Qué sentido tiene hacer algo que no vas a disfrutar porque ya no estarás?
Se sabe que a la larga solo estamos de paso, todos. ..
El sentido está en que lo que hagas quede para los que vienen atrás, como en un momento hemos disfrutado y vivido lo que otros han dejado.
Me pongo a pensar que nuestra vida en esta época histórica esta por decirlo de alguna manera preñada de comodidades… vivimos en casas, apartamentos, con muebles, aparatos de todo tipo, tecnología heredada de toda nuestra pasada humanidad.
¿Cómo pensamos entonces para qué hacer?
Es como una ley de la vida que a cuenta de haber recibido tanto y tanto, pudiéramos al menos cuidarlo… y más allá de cuidarlo saltar adonde se nos ha dado el privilegio de elevarnos, en tantos sentidos…
¿Acaso nadie se pregunta qué hubiera hecho Galileo Galilei con nuestros potentes telescopios. ..
¿Qué hubiera hecho Da Vinci con el óleo (actual), Marie Curie con la tabla periódica casi completa, Descartes con toda la Filosofía. ..
Parece que estas últimas preguntas pudieran ser paradójicas, ya que el gran motor de ellos fue la necesidad. .. Así que al menos para mi será un misterio.
Pero aquí estamos nosotros, los niños o hijos menores de la historia de la humanidad, casi consentidos con todo, preguntándonos qué hacemos hoy aquí… qué más hará falta..?
Uno de los últimos grandes genios, Steve Jobs, se empeño en conectarnos, con un dispositivo inteligente, al resto del mundo… hay tanta riqueza en esto. Cuánto más podremos hacer o dar, antes de quejarnos …
Creo que en el mundo realmente hay muchas cosas buenas. Tantas oportunidades, hoy más que nunca. Todo está en aprender a mirar, a desentrañar la necesidad…

Flori *)

Liberar el pasado… dejarlo

El otro día tuve un problema, o un mal entendido con alguien muy querido, por empezar a recordar el pasado que a veces se empeña en quedarse. Luego me di cuenta que ese pasado bueno o malo, ya no existía en el presente, se había diluido con el tiempo y la realidad. Me sentí culpable aunque a la vez aliviada por sacar fuera de mi esos sentimientos y no quedarme con ellos, para así al menos reconocerlos y dejarlos atrás.

Leyendo el libro “Del sufrimiento a la paz” de Ignacio Larrañaga, vi una parte que me encanto, parecía que me hablaba a mí, aquí lo transcribo: “Es indispensable estar alerta y advertir que es una insensatez revolver los archivos que contienen una historia irremediablemente muerta. Es lo que expresa muy bien el refranero popular: “Agua que no has de beber déjala correr”, o, como aconseja el Evangelio: “Deja que los muertos entierren a los muertos” Deja que las hojas caídas se descompongan y mueran. Tu mira hacia adelante, y cada mañana comienza a vivir de nuevo.”

Comienza a vivir de nuevo, esto me trae a la mente una palabra: Esperanza…

Es tan importante la esperanza, adónde se pone…

Esa necesidad de infinitud que reside en el alma… necesidad sí.

Aunque nuestros cuerpos son finitos, algo por dentro parece inmortal, y nos hace soñar con la eternidad… el amor, inquebrantable, nos hace dioses y nos hace humanos, tan humanos…

Digo esto porque me doy cuenta de nuestra fragilidad, nuestra forma tan efímera y cambiante, cuando me quedo juzgando un pasado que ya no es, una forma que ya no existe porque todos vamos cambiando, las experiencias van transformando lo que somos lo que fuimos, y hoy ya no somos los mismos de ayer, nuestras expectativas, nuestros sueños fueron cambiando…

Cuando era niña al ver una foto de mis abuelos juntos y decir “¡que bella era mi abuela!” mi papá me respondía: esa no es tu abuela.- ¿Cómo que no?, le respondía yo. – Dime si esa mujer se parece a tu abuela?- No, ya no se parece…-

El tiempo pasa para todos… De allí el inmenso valor del instante presente.

Otro trozo de texto del libro de Larrañaga dice: “Los que nunca te apreciaron, los que siempre te despreciaron, aquella crisis afectiva que fue como un vendaval para el proyecto de tu vida, aquel descalabro en tus negocios que remeció la economía domestica, aquellos ideales que nunca pudiste realizar…, déjalo todo en la paz de los muertos, y tu vive.”

Flori *)

Demasiado simple..

Es increíble, pero hay personas demasiado simples, que no me refiero a sencillos, sino a otra cosa… digamos algo así como sin vida interior… antes pensaba, es decir, hasta hace poco que esto no era posible, pero sí, sí lo es, aunque me niegue a creerlo, en la viña del Señor de todo hay… este es uno de los descubrimientos que más me ha costado asimilar y aceptar, me ha producido mucho dolor también.
La vida interior…, con esto me refiero a ese mundo gigante de anhelos, sueños, deseos del corazón, ese campo tan grande donde la imaginación ni el pensamiento tienen fronteras… ese cielo que habita o que puede habitar en muchos seres. Cuando existe, la persona es incapaz de aburrirse, en los problemas encuentra posibilidades, la tristeza es un océano de reflexión, la vida un mar de poesía, toda ella, con su gente, con todo lo bueno y lo malo, lo bonito y lo feo… todo se puede mezclar, matizar, transformar, en ese mundo interior todo es posible…
Cuando se posee ese mundo no te conformas con lo que solo puedes llegar a tocar o mirar, quieres más, quieres ver el alma de todo, encontrar el corazón de las cosas… y nada muere al tocarlo, al contrario, el mundo interior se alimenta de sueños que crecen por dentro, sensaciones que se convierten en sentimientos, en pensamientos, en convicciones y acciones…
Descubrir que muchas personas carecen de esto, ha sido muy difícil para mí porque en mi ignorancia creí que todos tenían estas llaves… pero me equivoque… me toca aceptarlo. Talves esto me sirva para aprender a seguir apreciando la diversidad que existe en cada persona, en cada manera de mirar la vida, aprender a respetar que tenemos muchas diferencias y que a la larga esta manera simple de ser también debe tener su riqueza que por cierto no puedo comprender porque no la conozco. Entonces mejor soltar y dejar ser, con respeto siempre, a cada quien…

Flori *)

© MICHAŁ KLIMCZAK (SHUME-1)
Foto by © MICHAŁ KLIMCZAK (SHUME-1)

Crisis humanitaria? o pateando la calle…

No suelo hablar de las cosas de cómo van, pero pisando tierra, aterrizando un poco diría que nos han cambiado radicalmente la vida y todo, al menos para muchos aquí en Venezuela, se han recrudecido más las cosas desde hace un año… nada de volver a quedarse en cama durmiendo ya salido el sol, hay que salir a la calle a sortear que encuentras, a patear la calle, a buscar! literalmente algo tan básico como: comida.
El otro día pensaba en la famosa escala de necesidades de Maslow en la base de esta, y un pensamiento que reza: “cuando se cubre un nivel, se pasa al siguiente, pero claro, si lo primero no está cubierto, la necesidad de comida, salud, no se puede pasar al siguiente. Así que no es que seamos muy simples o que nuestras mentes no den para más sino que simplemente se va luchando por lo más básico, en la misma medida que se nos han ido arrebatando los demás niveles, es decir que vamos cayendo o rodando por esa pirámide hacia abajo… Mujeres que se pelean en una cola por un kilo de harina, gente que va armada, se mezcla lo vulnerable con lo agresivo, la inocencia con la maldad, la paciencia con la desesperación… perdemos y hemos perdido tanto que no somos ni conscientes de cuanto…
Salir de una ciudad a otra implica un riesgo, salir a la calle es un riesgo cada día… es mejor ser invisible, la moda tirarla a la basura, salir casi desnudo literalmente para que los lobos depredadores no te vean…
A veces creo que nos mantenemos ocupados, muy ocupados, una porque no nos queda otra alternativa, si no sales a buscar tus provisiones (las que se consigan), te arriesgas a quedarte sin qué comprar porque no hay nada, y lo poco que se consigue es escandalosamente caro, con precios que varían diariamente hacia arriba. He lamentado aquellos libro que no compre a 80 bolívares hace un año o año y medio, hoy están a 1500, y obvio es demasiada la diferencia como para hacer lo que hacía antes, que compraba de a 3 a 4 libros, ahora lo pienso antes de tomar uno entre las manos, y por otro lado considerar que: cómo compras un libro cuando necesitas una medicina?… ah las medicinas, ese es otro drama a veces aterrador, porque no se consiguen, y ha muerto gente por esto…
A veces prefiero no pensar porque el corazón puede doler y la angustia escalar…
Pero no hay cuidado, uno termina volviéndose “practico”, ahora lo que se necesita es buscar solución a cada problema, cada servicio colapsado por faltas de mantenimiento, por ineficiencia, la electricidad, el agua, son cosas que este año están más escasas, hay que recoger agua en donde se pueda y no es que vas a usarla como quieras sino que hay que aprovecharla al máximo los días que “hay”, así que estas condicionado a ser muy eficiente y activo esos días que hay agua, pues de tus movimientos depende que en tu casa y en tu entorno el nivel de salubridad se mantenga, las condiciones mínimas se mantengan al día…
Sí, nos ha cambiado mucho la vida, mirando hacia atrás éramos reyes, vivíamos cómodos de muchas maneras. Pero nuestros servicios han descendido mucho a todo nivel. ¿Nuestro país que produce?, me pongo a pensar y en resumen en una frase: hemos retrocedidos años, sino siglos. Uno de los parámetros con los cuales se mide el desarrollo o la calidad de vida es la salubridad, la sanidad, y esta no está garantizada en estos momentos. Sin contar que nuestros anaqueles están vacios. Parece que esto supero la crisis por la inseguridad. Estamos atacados por muchos frentes. Y con una gente que se niega a ceder el poder… que ni siquiera sienten un mínimo de vergüenza al estar sentados en puestos de autoridad…
Pero, y pero…, digo que hoy más que nunca estoy segura que todo esto va a cambiar, porque estamos tocando el fondo, y luego desde el fondo no se puede hacer otra cosa que ascender. Aunque algunos me dicen que aun no hemos llegado al fondo… puede ser… aun no se presenta la crisis humanitaria, pero sé que algunos estados están peor que otros… sé que ya no soy yo sola que deseo un cambio, sé que muchos estamos hermanados en esto y que ya somos muchos más que antes.
Por esto y muchas otras razones que no caben en un post, aquí solo asomo una idea, hemos tenido que cambiar nuestra manera de pensar. En mi caso aunque me guste la reflexión, aunque me guste detenerme, la situación me obliga es a correr, a mirar, a estar atenta a lo que sucede, estamos literalmente ante un mar en movimiento constante, no se calma!, sino que esta embravecido, la historia del país, nuestra historia está en plena transformación, y esto es bueno, porque quiere decir que estamos vivos como país. Yo tengo fe que todo va a mejorar para bien, porque la oscuridad no puede instalarse por mucho tiempo sin que resplandezca la luz…
Crisis humanitaria? o pateando la calle… talves ambas cosas.

Flori *)

“They will not force us
They will stop degrading us
They will not control us
We will be victorious
-So come on!-“

Romper esquemas

Las recetas, una vez concluí que no me gustaban, ¿porque? pues creo que vivimos así como siendo constantemente adaptados a normas, comportamientos que si bien son ideales, pueden en determinados momentos, muy puntuales, cegar el raciocinio, o los instintos incluso más básicos, como la supervivencia, o aquellos más hermosos como la compasión.
Las recetas son buenas para la cotidianidad, para no tener que decidir qué hacer a cada instante e ir por el camino más rápido y eficientemente, pero como todo no son buenas en exceso, qué pasa entonces cuando no funcionan, cuando las cosas empiezan a fallar o más dramáticamente ante un evento inesperado, ¿cómo actuar?¿qué buscar? ¿qué considerar?, si se tienen que romper algunas reglas, puedes hacerlo? tienes valor? si algunas cosas están muy afincadas será muy difícil… lo ideal sería que lo irrelevante este sujeto a cambios… pero la vida es un cambio constante, olas que vienen y van, un mar que se abre constantemente ante la proa que es la vida que avanza sin parar… y que debe avanzar, al menos para algunos es así, y así es emocionante y vale la pena cuando se puede arriesgar, ¿qué arriesgar, he allí el dilema…
Estar apegado demasiado puede hacer daño, a conceptos, a ideas… incluso las ideas acerca de nosotros mismos, de los demás, del mundo como tal, hasta de la forma de hacer las cosas.
A mí me gusta estar dispuesta a cambiar, a correr, a seguir, a moverme de mi sitio, a un poco de incomodidad si es necesario.
Si uno se pone a ver hasta para amar hay que estar dispuesto a un poco de incomodidad, no demasiada, talves, pero así es. De hecho cuando se ama de verdad se está dispuesto a “beber veneno por licor suave” y hasta “creer que un cielo en un infierno cabe” como decía Lope de Vega en su famoso soneto. Y es el amor verdadero el que está dispuesto a romper todos los esquemas, como aquel samaritano que se detuvo a ayudar al hombre herido, en este caso hizo algo no esperado de él.
Quizá la mayor mentira que hemos aceptado y consumido es el hecho de juzgar, cuán errónea ha sido tantas veces esa tarea… Juzgamos a cada instante según nuestros parámetros de la vida. Pero si lo analizamos bien el mismo Jesús juzgo al ciego, no físico, sino al que no podía ver con el corazón… y ya decía Buda: “No creas nada aunque lo haya dicho yo mismo, si no coincide con tus propias convicciones”.
Abrir la mente! Parece que se cierra con los años… Pero si se está dispuesto, pueda que nuestro cuerpo envejezca pero nosotros podemos renacer de tiempo en tiempo como las plantas cuando son podadas, aceptar las podas que eventualmente la vida nos da… y aprender a mirar, desear abrir los ojos a todos por igual… y mirar desde otros ángulos, diferentes…

Flori *)

Foto by © Maria Ibdah
Foto by © Maria Ibdah