Versiones

El otro día escuche unas palabras en la película “Her”.
Parafraseando, el protagonista decía algo así como:
“…a veces, siento que he sentido todo lo que nunca voy a sentir, desde ahora no sentiré nada nuevo, solo… unas versiones menores de lo que ya he sentido…”
Eso que dijo, es algo que muchas veces he pensado en mi vida, es una reflexión que llega cuando hay tristezas…
La película aunque tiene unas bases muy ficticias, es muy real en cuanto a lo que se puede sentir y pensar cuando uno se siente solo.
Y muy sincera al describir las etapas del andar de dos personas… y como va cambiando la relación hasta llegar a un punto, donde no hay retorno y el pasado se vuelve tan entrañable…
Muy sincera en cuanto a la velocidad con la que vamos cambiando constantemente.
Y vamos exigiendo tanto al otro.
Y queriendo que llene carencias, o sospechando, y desconfiando…
Siempre andamos en busca de alguien que recree eso que nos falta, y que anhelamos sentir, o a veces eso que sentimos pero ya se fue.
Ese entusiasmo por la vida, por esas cosas que nos hacen sentirnos vivos.
No voy a contar la película, merece que la miren, con una mente abierta y ver ese mensaje que quiso dar quien la hizo.
El final me pareció tremendamente certero como conmovedor, como son las relaciones, como la vida misma, a veces triste. Y no por ello menos hermosa.
Es increíble por todo lo que los humanos tenemos que pasar, aun cuando estamos acompañados, podemos sentirnos completamente solos.
Nos queda ese instante de conexión, de amor. Esos breves momentos cuando nos sentimos parte de otro y al otro parte de nosotros. Porque verdaderamente el amor es esa fusión, esa unión donde se pierden uno en el otro. Aunque luego sigan cada uno su camino.

Flori *)

“Estoy recostada en la luna
Mi amor, estaré ahí pronto
Es un lugar callado, con estrellas
Fuimos tragados por el tiempo
Estamos aquí en el espacio
A un millón de millas de distancia

Hay cosas que me gustaría saber
No hay ninguna cosa que te oculte
Es un lugar oscuro y brillante
Pero contigo, mi amor, estoy segura
y estamos a un millón de millas de distancia

Estamos recostados en la luna
Es una tarde perfecta
Tu sombra me sigue todo el día
Asegurándose de que estoy
bien, y estamos
A un millón de millas de distancia”

Karen O – The Moon Song

Anuncios

Sueños que se acoplan

Dedicado a los estudiantes de Venezuela. A ellos, que luchan pacíficamente. Y son puro corazón.
…………………………………………………………………………………………
A veces cierro los ojos,
y alcanzo a tocar el borde de una nube,
y siento el calor implacable del sol,
así como el frío de la lluvia…
y puedo hacerlo porque estoy parada sobre hombros de gigantes, como decía Einstein.
¿Sin los demás, mis antecesores, contemporáneos, soñadores, luchadores,
que sería de mí?
A veces nace un héroe, un valiente que da un salto en solitario y alcanza a mover a muchos, logra adelantarlos. Pero logra hacerlo gracias al trabajo de un conjunto.
Nuestros grandes logros son sumas, añadiduras, a veces tan solo una pincelada en la gran obra de la humanidad.
Por eso no hay logros en solitario. Cualquier triunfo solitario se lo lleva el tiempo, lo consume.
Y aun así, si hubiera triunfos individuales, aun así hay una vía más excelente, pues los sueños individuales no se comparan con la unión de muchos que se acoplan. Que juntos van labrando un camino, con todo en contra, con grillos atados a los pies, bajo el sudor, bajo el dolor de sentir que es un imposible y bajo las lágrimas de sangre que brotan de errores pasados…
Un triunfo solitario no se compara con la lucha lado a lado, aunque se vea distante la meta. El saber que no eres solo y que cuando te sincronizas ayudas a muchos a danzar en la gran obra de la vida, te hace danzar con pasión, para que de ella surja y nazca la belleza como una flor de loto. Y sabes que es una danza que se verá hasta más allá de tus fronteras. Comprendes que no es la meta lo que debes esperar sino aprender a danzar y a tomar lo que el camino te va dejando, el propio camino te va forjando. Y comprendes lo grande que es renunciar a tus sueños personales para que otros puedan soñar. Y lo haces sin pena ni dolor pues nada se compara con un sueño inmenso, uno que te supera por lo grande por lo hermoso y que se hizo tuyo también, aunque hasta ahora lo entiendes.
Luchar para llegar a aliviar el dolor de muchos que no pueden ni siquiera expresar lo que sienten,
luchar para llenar el vacío que provoca el perder el sentido, y esa pregunta: ¿Por qué?
Son los que se unen sin pausa, diluyéndose en el anonimato, a veces con torpeza mientras tratan de sincronizarse, son ellos los que logran labrar un sendero… abrir las vías…
Y son ellos los que sueñan que habrá un día cuando no existan barreras, y el miedo, el terror, serán malos recuerdos, una pesadilla. Porque el cielo estará más cercano a la tierra y cada uno será todo lo que pueda ser.
Y es que el mundo no termina aquí en mis pies, continua …
hacia un horizonte que a lo lejos me llama,
es un coro de voces,
me hablan de la fuerza de la unión,
de lo alto y lo bello que pueden sonar cuando arropan mi voz,
cuando la hacen fuerte y la hacen llegar adonde no puedo yo sola…
Solo quisiera quedarme así,
sintiendo latir mi corazón al ritmo de un coro mayor,
uno que va creciendo y va abrazándolo todo,
tan solo con la fuerza de su sonido,
una vibración que alienta mi corazón…
y va desatando los nudos…
y va rompiendo las cadenas…

Flori *)

Blogs y amigos

Mis amigos blogger son reales, solo que no puedo verlos cara a cara.

Pero puedo leer sus pensamientos.

Esos pensamientos que a sus amigos cercanos a veces no les interesa mucho.

Es gracioso pero cuando te lee un amigo a quien ves todos los días, o un familiar, o le dices que te lea, no presta mucha atención a lo que escribes, eso me sucede. Los amigos cercanos simplemente te quieren y te aprecian sin importar lo que digas. Esto es muy gracioso, es hermoso y puede ser una bendición. Pero como todo tiene sus limitaciones cuando quieres compartir una “idea” y sobre todo si no la comprenden. Es algo con lo que hay que aprender a vivir. Me refiero por supuesto a los buenos amigos. Y quizá algún amigo hasta crea que estas un poco loco por escribir “cosas” y  dejarlas flotando en la nube…

Pero a los amigos blogger si les importa lo que dices, pues hay que destacar que para los bloggers las palabras escritas son prácticamente nuestro único medio de contacto.

El otro día me conseguí con una conocida y se me ocurrió agregarla al facebook. Para mi sorpresa se la ha pasado tratando de confrontarme, puesto que solo coloco mensajes de amor y paz, ella cree que no hago lo suficiente con respecto al tema político y social que nos toca vivir. Ella tiene una posición radical oposicionista y aunque estoy de acuerdo con ella no comparto sus acciones, así de complicadas estan las relaciones en estos días con nuestros vecinos e iguales.

Y por más que trato de explicarle mi postura ella simplemente ni siquiera me escucha. He optado por quedarme tranquila. Igual no me gusta andar discutiendo. Y tampoco quiero perder el poco contacto que tenemos al caer en la discordia.

Entonces pienso, qué diferente son mis conocidos del blog. La mayoría son sumamente educados y no por ello menos apasionados. Tal vez sea que tenemos otro nivel de comunicación, más elevado diría yo. Nos leemos y callamos, opinamos y sentimos. Entramos y nos retiramos todo con mucho tacto. Esas son las relaciones que escribiendo creo que he cultivado.

No solo nos leemos, sino que creo que tratamos de comprendernos, ya sea a través de un lenguaje emocional, sentimental, o un lenguaje más ligero, más fresco.  Unas para hablar de amor, otras de política, sociedad. A veces de nostalgias, temores, simplemente impresiones o una crítica. Y así nos vamos formando una idea de la persona. Eso ocurre cuando llevas tiempo siguiendo a alguien. Ocurre que a veces lo esperas, y hasta lo llegas a extrañar.

Muchos de mis antiguos amigos ya no están en la blogosfera. Algunos se han retirado por un tiempo, otros no sé si volverán. Pero me ha quedado su imagen, su forma de expresarse, su peculiaridad. De muchos he aprendido, y sigo cada día aprendiendo sobre todo la humildad de saber que me queda tanto por descubrir en esos vastos océanos que son las personas. Mis amigos blogger son así, como vastos océanos, por los que a veces me dan la oportunidad de navegar.

Creo que la experiencia de un blog es enriquecedora no tanto por lo que das sino por ese intercambio constante que sucede, te leo, me lees, voy y vienes. Algunos no vienen, a otros no voy, no siempre las relaciones son reciprocas, pero en mi caso es por falta de tiempo, pues se necesita concentración y habilidad para leer, no es solo leer por encima, se aprende a leer y a buscar el mensaje principal y a no quedarse en la superficie, esto es costoso, necesita su dedicación y esfuerzo si existe consideración por lo que se lee. Es hermosa la experiencia. Creo que por eso no dejo de escribir, ni dejo de leer.  Y con mis amigos escritores me siento acompañada en sentimientos, en ilusiones y sueños compartidos. Creo que nos sumergimos a nadar en el mismo mar y como decía un muy querido amigo que hace tiempo no veo y que extraño mucho, uno llega a comprender que: “Somos hojas del mismo árbol”.

Para terminar, para aquellos que no saben que escribir, que se han desanimado, que creen que se han salido de alguna temática, o temen salirse, creo que lo más atinado es simplemente escribir lo que se siente en el momento, es la mejor forma como pueden fluir las palabras, por lo menos eso me ha servido hasta ahora. Escribir lo que miro, lo que me ilusiona y también lo que me espanta, o lo que me preocupa. El tema del momento es ese que no se puede sacar de la cabeza y que se queda atrapado en el corazón… se que todo finalmente fluirá… pero como decía Whitman: “la gran obra continua y tu puedes aportar una estrofa”.

A mis queridos amigos y amigas blogger les digo: ¡Seguro que ustedes no saben cuánto los aprecio!

Flori *)

“En todo tiempo ama el amigo,
Y es como un hermano en tiempo de angustia”.
Proverbios 17:17

La quiero a morir

Quería compartir una canción… Una de las letras más bellas que he escuchado…

Un tema delicado del cual existen varias versiones. La han cantado muchos artistas conocidos.

Si se escucha bien se puede notar que puede tener distintas dedicatorias si se separa en estrofas… toda junta es un sueño, un poema…

La versión original es una balada en francés, creada en los años 70 por Cabrel. Es de donde nacieron todas las demás… muy tierna:

(Para escuchar las canciones hay que parar la música al lado derecho del blog, o hacer clic en el titulo)

En español:

Y esta es la versión como la conocí.
La letra es la misma.
Es salsa latina, fíjense a quien está dedicada:

Ustedes dirán cual les gusta más…

Flori *)

La música

La música llega adonde no pudieron llegar las palabras… tiene poder para alegrar, entristecer, exaltar o abatir el alma, y todo lo hace porque llega en todo el sentido de la palabra a las emociones, contacta por dentro con esa fibra sensible que tenemos.
Se ha dicho que “Sin música la vida sería un error”, esto lo dijo Friedrich Nietzsche, claro que es pues, una exageración… Como todo arte nos muestra la belleza que puede estar presente a nuestro alrededor, en este caso, en los sonidos. Realmente la música nos hace la vida diferente cuando la escuchamos, cuando rompe con el silencio para transportarnos a esa parte de nosotros mismos de la que a veces ni siquiera nos percatamos, tenemos por dentro un alma, un espíritu que se mueve, que respira, que vive o muere cada día…
Creo que no todo lo que escuchamos como música responde a este sustantivo, al menos al que se refiere a una música bien lograda. La música tiene forma, estructura, ritmo, sentido, tiene como mínimo cierta armonía y definitivamente comunica un mensaje, eso no debe obviarse.
La música transmite un mensaje como intenta hacerlo la palabra, pero la música puede ser más contundente, más profunda en su calar.
La música puede edificar, sensibilizar, instruir, mostrar, llevarnos incluso a lugares insospechados del entendimiento, de los sentimientos y de los sentidos, sin movernos de lugar…, sin palabras, y puede hacerlo porque de alguna forma es un don, una dádiva por decirlo así. En palabras del filosofo Platón “La música es el impulso del sonido para llegar al alma y educarla en la virtud (…) La música es una ley moral. Confiere alma al universo, alas a la mente e impulso a la imaginación, es un amuleto contra la tristeza y lo vivifica todo.”
Pero lo que más me interesa de la música es esa capacidad de descubrir inquietudes que estaban escondidas, sentimientos o emociones que no pueden de pronto traducirse en palabras y que están allí… uno puede sentir que es un cóndor, bailando con el viento al escuchar el Cóndor pasa de Paul Mauriat…
Y es así cómo la música nos arrastra… En este punto se puede entender lo cuestionable del mensaje que transmiten ciertos géneros, mensajes muchas veces de destrucción que se manifiestan incluso en los conciertos de Rock pesado por ejemplo, para mencionar el género más comentado en este sentido. Se critica a los intérpretes de estos géneros, sus estilos de vida, y yo me pregunto, si son ellos directamente los que toman estas iniciativas o son arrastrados por lo que por dentro de ellos genera este tipo de música?
En este sentido recuerdo aquellas marchas que se dice se utilizaban para infundir temor a los adversarios antes de una batalla, en la guerra… hasta para esto sirve la música.
La música, no así otras artes, puede traspasar la limitación que puede tener cualquiera que la escucha para comprenderla, para sentirla… son ríos que pueden nadarse, espacios que pueden volarse al dejarla sonar… así de contundente es ella… es, valga la comparación, como una droga, ninguno está protegido contra sus efectos.
La música no tiene aquella limitación por la cual debe tratar de ser comprendida, empezar a escucharla es empezar a sentirla.
La música no necesita un “receptor” ella invaden el espacio al sonar, no necesita traductores, lo mismo que me transmite a mi puede transmitirlo a alguna persona en la China, o en Perú, solo por decir un ejemplo. Según  Magdalena Martínez  “La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón.”  Cabe aclarar que solo me estoy refiriendo a la música, no a las canciones, que por lo demás pueden estar en consonancia con la música o no.
Es el caso de la canción que fue escrita por Armando Robles Godoy, para darle una letra con más lírica que la anterior a la música del Cóndor Pasa, para tratar de expresar con palabras lo que esa melodía transmite, sensación de libertad…

El caso contrario es el de Beethoven quien compuso la novena sinfonía para tratar de darle música al poema “Oda a la Alegría” de Friedrich von Schiller; y de gran manera sobrepaso las expectativas pues ¿quién no se llena de emoción escuchando esta pieza magistral?.
Así tenemos a Mozart un genio considerado en su tiempo como creador de “música popular”, y quién diría hoy que es música popular?, compuso “Estrellita” a la tierna edad de 5 años, esta es una de las que más me gustan junto con la Marcha Turca… es así pues, que no queda duda que el mensaje de la música no tiene fronteras ni barreras idiomáticas, o límite alguno, es sencillamente universal.
Como dice León Gieco: “La música es una cosa amplia, sin límites, sin fronteras, sin banderas” .
¿Cómo no amar la música?

Flori *)

Pequeñas maravillas

Creo que dejamos tanto de creer en las pequeñas maravillas… bendiciones diría yo… esas sorpresas que te tiene la vida en los recodos, aquello que no planeaste pero que te sucede y te ilumina de una manera tan especial.
En un mundo donde todo parece dicho no se nos habla de esos pequeños instantes que nos cambian la vida.
La familia nace muchas veces de manera inesperada, y quizá ese sea el vinculo más amenazado en este mundo, el que comienza de forma inesperada. Ojala los padres pudieran sentir ese pulso de vida en el corazón antes de pensar, digo, los que puedan tener esta duda. Y querer dar la espalda.
Igual la que comienza de forma planeada.
La duda, el temor, solo pueden disiparse con claridad, con transparencia. Buscando el bien superior siempre para los más pequeños, los niños. Son ellos los que llevaran adelante el futuro y los que algún día nos dirán las palabras que hagan falta… para seguir…
La familia es el lugar más intimo y más autentico donde aprendemos a conocernos, a amarnos. Es el ambiente idóneo donde reconocemos que necesitamos recibir y dar apoyo. Necesitamos reconciliarnos, y a pesar de las tristezas o los errores encontramos la fuerza para seguir adelante.
El puntos es que no todo se vislumbra como parece, como vemos por el mundo, pues dentro de la familia ocurren casi milagros, son esos pequeños instantes que al final duran más…

Flori *)

El mar y el río…

Mis conceptos se quedaron varados en la orilla de una playa que los revolvía de ida y  vuelta,  los revolvía y los deshacía poco a poco como solo puede hacerlo el agua salada…

les quito color para desvanecerlos y me obligo, me obligo a dejarlos…

fue cuando descubrí que existen momentos cuando las formas pierden su sustancia… pierden el propósito que un día tuvieron… pierden sus colores,

se caen las formas y que me queda?

de frente el ancho mar… impresionante, inmenso…

el ir y venir de las olas,  un compas igual al de mi corazón,
desvaneciendo constantemente aquello que se queda rezagado a la orilla… vestigios quedan,  y aun así siempre serán ajenos a el…  vestigios extraños a su suavidad, aquello que se queda rezagado a la orilla…

pero el río,  nunca se cansa de recorrer la tierra contra todo obstáculo para finalmente liberarse en el mar… es su maleabilidad esa que le permite ser fuerte y ser débil, esa que no se amarra a las formas, lo que le permite entrar…

siendo de una misma naturaleza,  al mirarse se reconocen, y luego sin excusas se confunden, y ya nadie sabe dónde termina el río y donde empieza el mar,  juntos bailan ese compas que va diluyendo todo…

es el amor lo único que se queda en el corazón… entra sin rasgarlo, para llenarlo…

Flori *)

¿Por quién late tu corazón?

Recién veía un programa de televisión sobre medicina, y me llamo la atención dentro de los casos planteados, un hombre cuyo corazón debía ser operado, una válvula estaba deteriorada. 

La escena transcurría en el hospital, un hombre de edad sentado frente al médico, era informado del resultado de los exámenes… e informado de que debía ser operado del corazón…

Casi antes de concluir la conversación el médico le pregunta ya para finalizar:
¿Quién vino con usted?-
-Nadie…- respondió el paciente-
El médico le dice entonces: -Pues no puedo operarlo si no trae a nadie con usted, si algo sucede, si las cosas luego de un tiempo no van bien, necesito que alguien este con usted…
El paciente respondió – Bueno… hay alguien… mi ex-esposa, ella puede venir conmigo…-

Y así lo acordaron…

Más tarde, tras las cámaras el médico dijo: -Cuando veo a pacientes que se encuentran solos, me preocupa, esto significa que están aislados socialmente…, una vez opere a un paciente que vino solo, y fue un grave error que evito volver a cometer, ellos necesitan a alguien a su lado… si un corazón no tiene por quien latir, sencillamente no latirá…-

Ya en la habitación le dijo a la ex-esposa: -El será operado y habrá fiesta, pero luego de una semana todos se irán y si luego de unos días las cosas no van bien y se encuentra solo, eso no será bueno para su corazón…-

Más tarde  dirigiéndose a la pantalla dijo: -Allí esta ella, el no quiere volver a casarse con ella, pero un vínculo aun los une, puedo darme cuenta al mirarlos… el amor…  Al fin y al cabo el amor es la mejor medicina, la que puede curarlo todo…-

Flori *)

Encontrarte

¿Cómo explicar, cómo transmitir aquella gracia tan grande que se siente cuando has tenido el cielo cobijándote?,

con un corazón tan lleno que adentro no cabe,

tiempos cuando el cielo era una luz inmensa y el amor la fuerza que nunca merma,

cuando las lágrimas huían porque estaba contigo y sobre todo, eras tu en mi. Mi gracia, tu amor…

Pero un día sucedió que cuando fui a buscarte no pude hallarte, no pude encontrar aquel cobijo.  Supe que me aleje demasiado de ti,

y me dije no importa, por que estoy feliz, pero me faltaba la calidez que solo daba aquel cobijo,

así fue que me acostumbre a vagar por las montañas, por los bosques, buscándote, ellos consolaban mi alma de tu ausencia, eran destellos de lo que una vez conocí…

quería encontrar aquella gracia tan grande que sentía había perdido…

y fue la caída la que me hizo llorar, y preguntarte otra vez, dónde estas? porque no me permites otra vez, mirarte?

Así seguí, sin ti.  Fue entonces en mi soledad cuando empecé a mirar otros rostros, otros que iban desabrigados, sin saber, sin la esperanza de encontrarte al menos alguna vez… fue entonces cuando mi mano extendí, y en mi pobreza a otros tejí aquel abrigo, aquel que contigo una vez conocí…  fue cuando pude sentir que estabas allí… con las manos maltratadas y los ojos llenos de esperanza, de que por fin te encontrara…

Por fin supe que amar no es sentirse poderoso, que amar es crear un sueño que se teje muchas veces en el dolor de la frialdad, un sueño que anhela ser concebido y nacer, para cobijar…

que quien ama se duele, porque tiene un corazón siempre expuesto a la intemperie…

que para encontrarte hay que sentirte en cada cielo, en el camino, en los valles… en el rostro que te mira a cada instante… Hay que mirarte allá en el silencio que grita el deseo de encontrarte…

Flori *)

Survival

Estaba volviendo a leer unas palabras que escribí acerca del hecho de ser vencedor… el mismo hecho de respirar ya nos hace vencedores, la vida comienza en una carrera contra el tiempo y el espacio, de alguna manera lo olvidamos pero la primera gran prueba la ganamos, al nacer. Luego recordé, aquella canción “survival” de Muse,  el himno que usaron para estas olimpiadas, “supervivencia” dice… la música es muy fuerte o pesada, pero si uno lo analiza, para estos atletas no hay términos medios, están en un extremo por decirlo así de la exigencia física y mental para poder siquiera llegar a participar en estos juegos, por ello creo que la música fue bien elegida.

Muchos critican el hecho de que la competencia hace que se elogie solo a los ganadores, pero a veces uno no se da cuenta el gran sacrificio que implica prepararse para una disciplina física, y todo lo que se suda, se llora y hasta se lastima para poder alcanzar esos niveles cada vez más altos de si mismos.. esto tiene un costo muy alto que no se puede percibir a simple vista. Hasta Pablo, el apóstol, comparaba el crecimiento espiritual con una carrera, reflejando de alguna manera lo difícil que puede ser.

En la vida muchas veces uno rueda por el piso… muchas veces, antes de poder correr de verdad… antes de poder siquiera levantarse, pero creo que el hecho de estar aquí ya nos hace vencedores, bastaría, seguir con ese animo y esa fuerza que hace que la vida se manifieste…

Flori *)