El proceso de crear…

Foto by © Beau Peregoy
Foto by © Beau Peregoy

Me llama mucho la atención cómo es el proceso de crear algo, desde el sueño inicial hasta las metas propuestas llevadas a cabo. Mientras más claros sean los sueños, más claro estará el camino, más despejado. A veces hay que expandir los sueños, otras veces hay que delinearlos.
El proceso es lo más importante luego del inicio. El proceso puede no tener final, o tenerlo, todo depende de los objetivos y la meta que se tenga.
En este sentido, en la actualidad no se crea tanto, sino que se recrea. Igual esto no tiene porque ser un problema. La originalidad la imprimimos nosotros mismos de acuerdo a nuestra manera de hacer las cosas, nuestra forma, que puede ser más o menos particular.
Así, uno construye su lugar de trabajo, sus labores, su casa, y hasta su habitación y la forma de arreglar su cama.
Es famosa la alquimia que se produce en la cocina, tan famosa a través de la historia, el proceso de “crear”, combinando ingredientes y a través del calor producir la mezcla de los condimentos y como resultado el aspecto, los colores, el sabor, el aroma.
El afán incansable de atrapar una imagen en el tiempo y así quedarnos a contemplarla, es casi como un capricho… la fotografía y esa sugerencia que nos hace, nos guiña el ojo, o nos conmueve.
La música, llegando a ser una debilidad muchos no conciben la vida sin ella, es casi como una droga y tan sugestiva que puede llegar a ser peligrosa.
La escritura y en ella el proceso de crear es para mí o tiene que ser como la música, tiene que transmitir no solo ideas sino que tiene que hacer sentir algo, encender una chispa talves… claro es un ideal como el de la luciérnaga enamorada de la luna, la cual nunca podrá alcanzar… pero se vale y claro, siempre se vale soñar…
En todo nuestro andar existe un proceso de creación… nuestra vida, y ese proceso dura toda la vida.
Para hacer una analogía a veces uno tiene un sueño cuando va creando un blog, y lo va escribiendo, y pone categorías, o “temas que va a desarrollar”, y así va escribiendo.
Por mi parte solo encontré hacerlo de la forma más libre posible, escribo de acuerdo a lo que voy pensando, lo que me inspira, también lo que me preocupa, y aunque parezca mentira, trato de hacerlo la mayoría de las veces de una forma impersonal.
Lo curioso es que los temas han ido creciendo a su antojo, talves de una forma que no planee. Pero creo que eso es lo bueno de este sistema, la capacidad que se tiene para organizar luego el material. Entonces cuando miro las palabras a la derecha veo más o menos los temas en los que me he interesado. Creo que en este sentido es bastante bueno tener un blog. Uno termina conociéndose un poco, dependiendo claro, de la sinceridad que le imprima.
Para mí lo importante es mantenerlo libre, o dejarlo libre, soltarlo… aunque uso categorías trato de no aferrarme a ellas.  Para mí el blog es un hobby, y como todo hobby cuando se imponen o se reglamentan horarios o temas, pierde la frescura y la diversión que debe representar para el que lo escribe, y se convierte en una carga. Por mi parte no me amarro a horarios, ni formas, no me gusta la rigidez o la estructura idéntica para todo, en mi caso es así… pues me aburriría terriblemente hacer todo igual. Otra cosa que he aprendido es que si lo disfrutas eso lo vas a transmitir en tus entradas. Por eso, mientras más flexible mejor. No digo que a otras personas no les funcione de otra manera.
Mi marco es el ave volando, ella lo encierra todo…
Hay otros detalles esenciales. Pero se mantienen así, sin mucha complicación. Son más bien nortes, referentes, o guías… Son la composición básica sin la cual lo demás no tendría punto de inicio, ni el proceso tendría un camino…
En total lo que quiero decir es que a veces definimos los proyectos y en el camino ellos van tomando su propia forma y hasta nos guían, y también nos describen, nos ayudan y mucho.
En fin, también es bueno tener siempre en cuenta que un proyecto refleja apenas un aspecto de nuestra personalidad, que puede ser una pincelada nada más, eso depende de la energía que le entreguemos. Y también de acuerdo a como se va desenvolviendo un proyecto, uno tiene el poder de reorientarlo, o dejarlo así…

Flori *)

Mantener el camino

Siguiendo el hilo de los hijos, los proyectos, las artes y cualquier anhelo que se pretenda realizar, una vez que ya está encaminado, con las riendas andando, lo único que quitaría un poco el sueño es que se mantenga así…

Ese afán de control de verdad puede arrebatar el sueño.

En ese deseo que no se pierdan las fuerzas, las ganas y el animo…

Que no se tuerza…

“Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6.  ¿Es una recomendación, es una promesa?

No podemos saberlo porque en mi opinión particular las palabras son una promesa para uno cuando tocan adentro el corazón, y las tomamos y las hacemos nuestras, son palabras que tocan nuestra situación particular, y las creemos, las sentimos espontáneamente.  Es lo que se conoce como “Rhema”.  Una inspiración. Siendo así, es una promesa si la creemos.

Que a la larga los hijos tomaran sus propios caminos, es cierto, y no se puede hacer nada al respecto, no sin pretender opacar las voces de su propio corazón.

Pero lo innegable es la influencia que se ejerce. No es igual cuando se hace algo con poco convencimiento que cuando se hace con gran convicción. La convicción agrega poder a las acciones, a las palabras, a las expresiones, a todo lo que se hace.

Independientemente de lo que se crea hay que tener fe en lo que se hace, y si no pues hay que cambiarse, o hacer otra cosa o renovar la mente y buscar adentro los principios que nos sustentan, cambiarlos sino son acordes a lo que anhelamos de verdad.

Digo todo esto porque todo lo que hacemos hay un momento en que se tiene que soltar y echar a volar, y ese momento es cuando quisiera que no se pierda el esfuerzo, el sudor y las lagrimas soltadas, que no se pierdan.  Pero para perder ese miedo, lo que se hace, tiene que ser hecho de corazón.

Cuando haya que soltar lo que hicimos al menos nos debe quedar la certeza de que lo dimos todo, y allí nos daremos cuenta de lo inagotable que es el dar, siempre vamos a sentir que se pudo haber hecho más y dado más… y que no es posible en nuestra finitud.

Creo que adentro hay un afán de entregar el corazón de darlo por entero ya sea a otro, a otros, una causa, un sueño, a Dios mismo.

Creo que dentro de cada uno a veces sin saberlo tenemos ese abismo que ruega por ser llenado, cubierto, una especie de brecha que ruega por ser saltada hacia la eternidad…

Lo único cierto es que lo que damos cada día queda en alguna forma, si somos solo amor algún día iremos a unirnos a esa esencia misma, y esa esencia por ser infinita sabemos que va expandiéndose cada vez más y más, solo estamos completos en el infinito, en Dios mismo.

Y no es algo que hay que aceptar o creer porque sí,  es algo a lo que algunos llegan por convencimiento o mejor dicho por esa misma convicción que provoca el amor…

El amor: “Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. ” 1 Corintios 13:7

El amor es sufrido pero es el único camino por el cual todo, absolutamente todo vale la pena, las lagrimas, el llorar, el reír, el contentarse, el inquietarse, el calmarse… el descansar y el vivir simplemente.

Respuestas de que pasará con todos nuestros anhelos no las hay por el momento, pero si existe la certeza de que el amor infinito hace llegar todo a un buen puerto.  Cuando tenemos esa certeza nos damos cuenta cuanto puede doler mirar así, mirar el mundo sabiendo cuan ausente parece el amor.  Cuando lo tocamos el amor duele pues nos va purificando,  y luego al mismo tiempo nos traslada a lo sublime de la paz,  nos alegra, y otras nos deja un sabor agridulce mientras en nuestra mente tratamos de comprender.  En esa certeza: descansamos, mientras vamos andando.

El amor no será vencido jamás, pues el se recrea y nos recrea, toma nuestros sueños y les da forma, los suelta y los cuida como más nada puede hacerlo.  Nuestra mente necesita ese cuidado de Él mientras crecemos, y nuestro crecimiento nunca para hasta que podamos verlo cara a cara…

Foto by © Sandra Löber
Foto by © Sandra Löber

” Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. ” 1 Corintios 13:12

Flori *)

Bryson Andres

La belleza…

Cuando veo que alguien hace algo hermoso, inspirador, inmediatamente pienso: Es especial, quien hace algo de forma casi sublime… y es que la belleza parece estar casada con lo perfecto.

Me siento arrobada, embelesada y ¿cómo no?, y es que la música logra eso en mí.

La primera vez que supe de Bryson fue a través de las redes sociales. Lo encontré como un humilde músico de calle… e inmediatamente capturo mi atención, el transmitía algo profundamente especial, detrás de todo.

“Las desgracias a veces traen una cierta catarsis en la vida de uno que refuerza muchas veces epifanías o habilidades, que lo pueden propulsar a la cúspide del éxito.”   Así comienza su biografía a su corta edad…

De padres filipinos, nacido en Hawái y criado por sus abuelos en Anchorage, Alaska. Después de algunos problemas debido entre otras cosas a su TDAH o ADD; se intereso en el violín. Me parece inspiradora su historia, porque por experiencia se que estos chicos que sufren este trastorno cuando se interesan por una actividad llegan a ser brillantes.

En la red Bryson tiene varios videos que llegaron a ser virales, es que sinceramente es impresionante. Si pudiera lo apoyaría también como otras personas lo han hecho.  Sin embargo como no faltan piedras en el camino, lo han defraudado algunos que le han ofrecido negocios pero que no han llegado a nada, pero veo que a pesar de todo él ha logrado continuar y en la actualidad se ha hecho un nombre por sí mismo como músico ambulante que va por el mundo. Un sueño bohemio y hermoso. Yo solo espero que él no pierda ese impulso y ese amor que se nota que le tiene a la música debido a las criticas y obstáculos que no faltan. Que continúe, es obvio que le ha faltado apoyo, pero él es una muestra más de que la vida puede ser dura desde el inicio, en su transcurso, y que a pesar de eso se puede surgir en medio de ella con gran belleza como la flor de loto.

De él me encanta el valor que muestra a pesar de todos los problemas y limitaciones que pudiera tener… me encanta su historia, su música, la sencillez y la autenticidad que este chico inspira… no es para nada alguien fabricado, es realmente un chico que ama la música.

En este video se puede observar lo que él hace, va sobreponiendo los sonidos y va creando poco a poco la ilusión de una orquesta…

Flori *)

Más de Bryson Andres en: http://www.reverbnation.com/brysonandres

Provecho

Cuando se tiene la intención de apreciar, cualquier oportunidad es tomada sin desperdicio. Nada queda en el aire, nada se pierde.

Es la actitud. Si se está disponible para tomarlo todo para provecho.

Si se está dispuesto a recibir lo que la vida nos quiera mostrar. Abrir las manos y tomar lo que nos da.

Lo contrario es una lucha constante, la resistencia, la perdida de energía. El seguir igual, el estancamiento.

El aprovechar el tiempo, los recursos, las oportunidades, que caen como rocío con cada amanecer, multiplica las posibilidades de recibir más. Y me refiero a recibir aprendizaje.

El escuchar activo.  El hacer hincapié en lo hermoso de todo lo que se mira, abre las perspectivas, pues una vez que encuentras el camino, ya puedes levantar la vista hacia adelante y hacia arriba…

Flori *)

¿Por quién late tu corazón?

Recién veía un programa de televisión sobre medicina, y me llamo la atención dentro de los casos planteados, un hombre cuyo corazón debía ser operado, una válvula estaba deteriorada. 

La escena transcurría en el hospital, un hombre de edad sentado frente al médico, era informado del resultado de los exámenes… e informado de que debía ser operado del corazón…

Casi antes de concluir la conversación el médico le pregunta ya para finalizar:
¿Quién vino con usted?-
-Nadie…- respondió el paciente-
El médico le dice entonces: -Pues no puedo operarlo si no trae a nadie con usted, si algo sucede, si las cosas luego de un tiempo no van bien, necesito que alguien este con usted…
El paciente respondió – Bueno… hay alguien… mi ex-esposa, ella puede venir conmigo…-

Y así lo acordaron…

Más tarde, tras las cámaras el médico dijo: -Cuando veo a pacientes que se encuentran solos, me preocupa, esto significa que están aislados socialmente…, una vez opere a un paciente que vino solo, y fue un grave error que evito volver a cometer, ellos necesitan a alguien a su lado… si un corazón no tiene por quien latir, sencillamente no latirá…-

Ya en la habitación le dijo a la ex-esposa: -El será operado y habrá fiesta, pero luego de una semana todos se irán y si luego de unos días las cosas no van bien y se encuentra solo, eso no será bueno para su corazón…-

Más tarde  dirigiéndose a la pantalla dijo: -Allí esta ella, el no quiere volver a casarse con ella, pero un vínculo aun los une, puedo darme cuenta al mirarlos… el amor…  Al fin y al cabo el amor es la mejor medicina, la que puede curarlo todo…-

Flori *)

Miguel… lograste tu meta.

Tengo un hijo, a quien le gustan los deportes, el fútbol, la natación, el atletismo. Cuando surge la ocasión lo llevo a las carreras que se organizan para niños de su edad, y el con alegría participa. El sábado, nos fuimos temprano toda la familia a un evento infantil, fue allí que conocimos a Miguel.

Su mamá, una mujer joven, con ánimos, se acerco a preguntarme acerca del lugar, pues era la primera vez que asistía. Me preguntó si conocía a J.R, un entrenador que vio correr a su niño en Chacao, y lo invito a participar; le dije que sí.

Y así fuimos conversando, mientras el niño caminaba observe que tenía algunos problemas motores… Seguimos caminando hasta llegar al campo, donde nos separamos para buscar los números que los niños usarían en las franelas.

Luego las carreras empezaron a realizarse sucesivamente, y así fueron llegando los primeros, los segundos, los restantes de cada categoría.

Cuando le toco correr a Miguel lo vi llegar sin dificultad.

Pasado un rato volví a ver a la señora en medio de la gente que caminaba de un lugar a otro.

Ella se acerco y me pregunto, cómo le había ido a mi hijo, le respondí que bien, y le pregunte como le había ido al suyo, y me contesto: -Llego de último, pero eso no importa, estaba muy contento, me dijo: ¡mamá llegue!, y a mi se me salieron las lágrimas… los doctores me dijeron hace tiempo que el no caminaría, y hoy, pudo llegar…-

Esto me lo decía con alegría, tanta, que me conmovió… le pregunte si podía tomarle una foto a Miguel, ella me dijo que sí; e intercambiamos teléfonos para avisarnos acerca de futuras carreras…

Lo que para muchos era un evento más, una carrera más, para Miguel era un logro extraordinario… La felicidad de su mamá, de él, era la de quienes han logrado algo grande.

Me quede mirando a mi hijo y lo abrace con fuerzas… Que grandes regalos tenemos y disfrutamos en medio de la cotidianidad, el solo hecho de caminar, de correr, puede ser un milagro… es un milagro… lo recordé ese día por Miguel, sobre todo por la alegría suya y de su mamá.

Gracias Miguel, por tu alegría, lograste tu meta!

Flori *)

Foto by Flori

 

Instantes que definen vidas

Foto by Flori

El tiempo corre continuamente en una eternidad, definida para nosotros, seres mortales, o inmortales cuando el tiempo deja de limitarnos.

En la rutina que se nos presenta a diario nos cruzamos al caminar con muchos seres para los cuales existe la palabra exacta, la acción requerida, esa que puede convertir un día rutinario en un día especial.

Momentos en los cuales una expresión tiene toda la fuerza para quedarse y calar…  son instantes cruciales que llegan y de la misma manera se desvanecen. ¿Quien los puede notar?

¿Cuando se junta lo importante con lo urgente?

¿Que es lo importante?

¿Cuando urge lo importante?

En nuestros tiempos la soledad nos puede consumir como el frío, sobre todo ese frío de la indiferencia. El problema es cuando se cuela en nuestra vida y dejamos de notar lo que nos rodea. Hechos que ocurren a nuestro lado y hacemos como si no miráramos… A veces son más sutiles; solo se notan si eres capaz de interpretar lo que miras, o si tan solo miras o escuchas, y notas la importancia de lo que sucede porque algo dentro de ti enciende una alarma.

Otros eventos son menos concretos pero igual de importantes, como la oportunidad de nutrir el alma de un niño, cuando respondes esa pregunta… es salvar la vida del hombre, de aquel desconocido que hoy no encuentra motivos para seguir.

Existen momentos cruciales. Ahora mismo, que pueden pasar desapercibidos cuando dejamos de pensar que todo lo que hacemos o dejamos de hacer tiene una repercusión alrededor. Pasan desapercibidos, cuando dejamos simplemente de pensar…

Ese momento se presenta cuando el día clama por una acción o una palabra, cuando alguien calladamente pide, o no pide; pero tu estas allí para hacer o decir lo que hace falta.

Flori *)

Cultivar el alma

Leí por allí hace bastante tiempo un articulo de periódico sobre los problemas de la vejez en la mujer, decía en resumen que muchas de las alteraciones emocionales producto de los cambios hormonales pueden mitigarse y hasta evitarse, cultivando el alma, el espíritu… lo decían un grupo de psiquiatras.

Este articulo me llamo la atención y no lo he olvidado. A diario se de personas que al llegar a edades más adultas se sienten solos, deprimidos, a veces olvidados, y con muchos problemas en sus relaciones. Para ir un poco más allá, esto es algo que afecta actualmente a la mayoría de la población, incluso a los más jóvenes, sin distinción de sexo.

¿Porque nos sentimos así, así de deprimidos, solos, amargados a veces?

Por otro lado según algunas investigaciones las personas que saben reír parecen no tener problemas psicológicos, saber reír!, es un patrón que nos puede mostrar cuando alguien esta bien, aunque solo en apariencia.

Y saber sonreír, aprender a encontrar alegría es importante, pero no solo aquella alegría superficial, sino la más interna que se parece a la paz, la que se refleja en el rostro y el semblante.

Pero, ¿como se encuentra esta paz?.

Había un cuento en el que alguien le preguntaba a un hombre que ¿para que llevaba un pedazo de pan y una flor?, y el hombre respondía: “el pan es el alimento para el cuerpo, y la flor es el alimento para el espíritu”.

El espíritu necesita alimento, este se puede halla en una flor, en tantas partes… quizá como hombres y mujeres perdemos la capacidad de ver, de oír, percibir.

Otra clave es hacer aquello que nos guste o nos llene por dentro, ya sea escuchar música, leer, escribir, pintar, dibujar. Aquello donde pongamos en practica nuestra creatividad, y que sea más bien como jugar.

Sin embargo cuando lo que hacemos pierde su sentido lúdico, quizá porque lo ceñimos a una “receta”, se pierde la alegría de hacerlo. Pienso que no pueden haber recetas estrictas, porque se cae en la rutina y en consecuencia se pierde el sentido de lo que se hace o se busca; lo mejor es buscar dentro de la marcha el cambio constante, o más bien dejar que fluya la creatividad, cambiar los esquemas es bueno para la mente y permite que no perdamos ese sentido de enriquecerse internamente con lo que se hace. Allí esta el secreto del artista, saber romper los moldes, o mejor dicho no tiene moldes necesariamente, sino que para el o ella, lo principal es “crear”.

¿Cual sería el norte durante la marcha?: hacer las cosas con amor, con gusto.

Me da tristeza ver que por no saber buscar ese alimento del alma o no saber hallarlo en muchas ocasiones nos encontramos alterados, tristes, y sin saberlo siquiera. Es como que uno necesita a diario ese aliento, y como alimento al consumirlo nos saciamos y luego tenemos otra vez hambre. A veces tan solo es recordar esas máximas que nos dan calor al corazón, a veces es la necesidad de sentir ese calor simplemente.

Marchar adelante, hacer cambios constructivos, inventar, tomar conciencia de que le ponemos esa esencia de nosotros mismos a cada cosa que hacemos, saber que esa pizca distintiva va allí diluida,  y que esa distinción puede ser para darle brillo a cada actividad que nos involucre o para opacarla; de nosotros depende.

Pero necesitamos alimentar el espíritu para tener esa fuerza, ese coraje para seguir adelante y ser un lucero en la oscuridad.  A veces ese alimento es solo una frase que nos llene el alma, a veces solo mirando al horizonte, escuchando una canción que nos hace soñar, que nos hace conscientes de cuanto podemos hacer, por nosotros, por los demás.

Alimentar el espíritu para afrontar la vida, las vicisitudes, con sabiduría. Creo que esta educación es tan necesaria como cualquier otra; y es una educación para cualquier edad. No se nos educa para la vida, pero puede hallarse esta sabiduría, sí, cultivando el alma.

Foto By Flori

En la foto aparece una de las plantas que tengo en mi balcón. Esta frase la leí hace años: “Si no puedes tener un jardín en tu casa, puedes tener una maceta de flores en tu balcón”

Flori *)

 

Toda critica nos sirve para reflexionar

Alguien me dijo un día a manera de critica que Dios estaba por todas partes en mis escritos…
Lo tome como una observación, pero era algo que ya sabía. Y le dije, bueno, trataré de escribir también para aquellos que no creen, para decirles las cosas que he aprendido. Y estuve pensando, reflexionando…  y me di cuenta de algo.
Lo que soy hoy no ocurrió por casualidad, no pienso ni escribo así por coincidencia o sin una explicación. No escribo “A pesar de”, sino “Por…”

Todo lo que escribo, todo lo que hago, todo lo que siento y la manera en que entiendo la vida es gracias a Dios, a creer en El, es, por El. ¿Cómo no nombrarlo?
¿Acaso tendría sentido?,  ¿no estaría mintiendo?, no sería poco generosa sino le muestro a los demás la mayor fuente de mi inspiración?

A veces hay personas que no nombran a Dios porque quieren llegar a un mayor numero de personas, porque creen que serán juzgados, mal interpretados, rechazados. Y yo me pregunto, acaso lo justo, lo noble, lo bueno, no termina la mayoría de las veces siendo rechazado, superado incluso por las nuevas tendencias, por el materialismo?

Yo no juzgo a nadie, porque creo que debo reconocer que yo también he cometido estos errores; no es fácil ser valiente y seguir a Dios en una sociedad que se desborda en otras cosas. Pienso que al creer y aceptar una manera diferente de pensar, al querer cambiar, no debemos olvidar lo que antes fuimos, lo que antes creíamos, en el sentido que nos sirva para no juzgar a nadie hoy.

Ayer cuando venía en un bus, en una de las paradas se subió un joven, diciendo estas palabras: “buenas tardes, miren vengo de estar dos años en la cárcel, fui al terminal para comprar un pasaje y no me alcanzo el dinero, vengo a pedirles que me ayuden con algo”…  se hizo un gran silencio, todo el mundo se quedo callado y nadie saco nada de sus carteras; el muchacho entonces dijo en un tono mas humilde “por favor no se incomoden, no he venido a robarles, solo les pido que me ayuden, solo quiero irme a mi casa”, no sé porque pero algo me dijo que era sincero. Era expresidiario, todos, incluso yo sentí miedo, pero luego no se porque me sentí identificada con su necesidad; es decir, le creí.  Solo alcance a darle unas monedas y su rostro se ilumino, me dijo “gracias!”.

Me pongo a pensar a veces somos tan duros para juzgar, y puede ser porque también nos hemos sentido agredidos y heridos por otros, muchas veces.
Cuento todo esto porque hace años no hubiera pensado lo mismo… solo hoy alcanzo a ver las cosas así.
Se que Dios es el único que puede ver a cada persona como un hijo.  Solo El puede darnos su perspectiva.
No es igual salir a la calle sin importarnos mucho cualquier persona, que salir y ver a cada uno o incluso aquel chico como un hijo, no es igual, después de conocer a Dios y su perspectiva, mas nunca se siente lo mismo.
No volvemos a ser, ni a sentir igual…

Ayer pensaba, a veces no le damos importancia a gastar unas pocas monedas, a veces decimos y que importa el dinero?, pero para aquel que sale a la calle a vender algo, a buscar algo porque lleva días sin comer, unas monedas pueden llegar a ser muy importantes. Hasta un pedazo de pan puede ser algo muy grande. Dios es consciente de todas estas cosas, por eso convirtió las piedras en pan, porque sintió dolor por aquellas personas que tenían hambre. Y es así, mientras más consciente somos de la necesidad que hay en el mundo, más dolor también sentimos..

Dios me dio una nueva vida, y con ella la oportunidad de mostrarle a otros como es El, desde mi pequeña perspectiva.

Y si algún escrito toca el corazón de alguien a preguntarse sobre Dios, a inquietarles a buscar o a saber… ya sería para mi bastante saber que se puede encender una chispa. En todo caso dependerá de la persona misma, no de mí.

Por mi parte no puedo negar lo que creo, no quiere decir que no cometa errores, ni que sea mejor ni peor. Solo son mis convicciones, si a alguien le puede servir saberlo. También me gusta respetar y apreciar a los demás y sus convicciones. Porque todo es parte de la libertad que tenemos cada uno de “ser” y de “pensar” y de creer o no creer.

Por eso no comparto las criticas acerbas, porque creo que cada quién tiene sus motivos para creer y sentir lo que siente. Sin embargo, siempre acepto cualquier observación, cualquiera, porque toda critica siempre nos sirve para reflexionar. Y es así como aquellas palabras que me decían: “Dios esta por todas partes en lo que escribes”, me sirvieron para darme cuenta que muchas reflexiones las hago pensando de acuerdo a la Palabra de Dios, la Biblia.  Entonces, cuando es así,  ¿Cómo no nombrarlo?

Flori *)

El límite de las palabras

¿Qué tan limitadas son las palabras?

Se nos ha dicho que el lenguaje hablado o escrito es la forma de comunicación más limitada que existe, debido a que en la mente de cada persona se forma un concepto de cada palabra de acuerdo al aprendizaje que va teniendo. Entonces se tiene que la palabra “rojo” por ejemplo, a alguien le trae buenos recuerdos y a otro no. Se tiene que hay palabras que son ofensivas para una persona, y no estoy hablando necesariamente de palabras obscenas, sino de cualquier palabra. Es tan delicado a veces el proceso de comunicación cuando nos enteramos de como funciona. No es de extrañar por que tantos conflictos a la hora de “comunicarnos”.

Y esto en cuanto a las palabras, luego vienen las frases o los mensajes, también estructurados de acuerdo a nuestra experiencia o lo que conocemos del mundo. Cuando digo “allá en el río” me imaginare el río que conozco y tu imaginarás el río que conoces, por ejemplo.

Por que estoy contando todo esto, pues para explicar porque a veces estamos hablando con una persona y parece que esta no capto la idea de lo que le dijimos, aunado están las expectativas que cada uno lleva a la hora de comunicarse y mientras más expectativas mayor la tensión a la hora de hablar. Uno se pregunta, ¿Será que me entenderá? ¿Cuales palabras o mensajes debería utilizar?, o ¿Debería callar?.

Apenas hacemos bosquejos de lo que queremos decir, tan solo logramos armar frases que tratan de expresar ideas, sentimientos, experiencias. De allí el éxito de la comunicación audio-visual, esta entra por mas de un sentido, por lo cual es mas efectiva.

Por eso la importancia de buscar la mejor manera de decir las cosas, sobre todo en un mundo donde hay tanto auge de información y “palabras”.

Si logras en un principio transmitir un mensaje, luego te encuentras con los filtros, la persona una vez que logra oírte seleccionará lo que cree y comparte y desechará lo que no cree. Y las personas terminan desechando mensajes de manera voluntaria, y también de manera involuntaria. Pues es muy difícil guardar o procesar en tu mente algo que no aceptas, o no conoces, es más ni siquiera lo escuchas, no pasa por tus oídos. Es cómico pero es así. Cuando escuchamos una palabra desconocida por primera vez (un ejemplo exagerado), tienen que pronunciárnosla lentamente para poder captarla, igual cuando nos cuentan algo que nunca habíamos oído, pedimos una y otra vez detalles para ubicarnos, para hacer asociaciones, para buscar en nuestros archivos de memoria, y todo esto es a nivel inconsciente.

Imagino que pasa en nuestro cerebro cuando nos empiezan a narrar cosas que ya desechamos, o decimos, “no, no me interesa”, o ni siquiera comprendemos. Este proceso de filtrar es necesario también para ser mas eficientes a la hora de usar nuestra memoria y razonamiento.

¿Qué determina lo que guardamos en nuestra mente?, ¿Cómo creamos filtros?, todo depende de nuestro carácter, intereses, educación, cultura, hasta de nuestra biología o herencia, tantas cosas, todo esto determinará nuestras motivaciones.

De todo esto la parte que a mi particularmente me preocuparía sería esta: “no vemos, no oímos, lo que no conocemos”.  De allí la importancia de aprender a desaprender lo que ya sabemos para dar “espacio” a lo que no conocemos. Y no me refiero a grandes cosas, más bien a detalles, sutilezas que nos harían la vida más pacifica por ejemplo, si es lo que uno busca. En este sentido hay gente por todos lados en el mundo clamando a grandes voces que cuidemos del planeta, pero casi nadie “escucha”. Otros gritan a grandes voces en las plazas “busca a Dios”, pero casi nadie oye… se nos habla mucho de las crisis existenciales y de la soledad del hombre actual que vive rodeado de mucha gente, saturado de información y de tecnología pero “solo”, “mas solo y separado que nunca”, pero pocos “escuchan”.

Será que tenemos, pues si queremos claro esta, que aprender a escuchar otra vez, y escuchar no es solo estar allí, sino comprender al menos que significa para la persona que nos habla lo que nos esta diciendo.

Si lo analizamos bien, escuchar de esta manera es un proceso agotador para nuestra mente. Si nos dedicamos a escuchar así no tendríamos tiempo para pensar en lo que vamos a responder, salvo para confirmar que estamos comprendiendo lo que se nos dice.

Si cuando al hablar con alguien le preguntáramos: “¿Y para ti, qué significa esto?”, se podría llegar a otro nivel de compresión, se podría entonces pasar del simple intercambio de información a los sentimientos, y quizás se podría entonces establecer una “conexión”, que es verdaderamente lo que significa la comunicación.

Flori *)