Cuando no hay motivos…

Escribir por escribir, es como hablar por hablar,
por el simple placer de hacerlo…
hoy estoy escribiendo
sin tener de repente ninguna palabra,
quizá seria mejor el silencio,

aunque Whitman decía que el silencio es el peor de los errores
pero creo que es solo si las palabras están atravesadas en tu garganta

Me doy cuenta que en la vida se van perdiendo cosas
como la ilusión de aquella palabra que no se nos dijo,
que hacia tanta falta escucharla
aquellas palabras que nos hubieran hecho más fuertes,
más queridos,
más seguros,

o más felices…

Hay sentimientos que pasan como la marea que sube por la noche y baña la arena hasta muy adentro,
y luego por la mañana tan solo queda el rastro que nos confirma que el agua estuvo allí,

sentimientos que crecieron porque los nutrimos, y un día cualquiera al amanecer nos damos cuenta que se desvanecieron sin aviso…

o se fueron por otra causa que escapo incluso a cualquier previsión, por un capricho del corazón, y no sabemos el porque, por eso de que no llegamos a conocernos por completo nosotros mismos…

y si supiéramos por que se nos van?
por que no quieren venir cuando uno los busca?
habrá que inventarlos para ver si regresan?
para ver si al menos quisieran venir?

Me pregunto si será la tristeza una buena amiga? aquella que no te deja hacer nada… habrá que aceptarla el tiempo que se quiera quedar?,
me imagino que como todo también se irá…

y que quedará?

Hay momentos en la vida donde se vive como en un espacio atemporal,
en el que el tiempo parece congelarse
y cada día pasa casi igual,
las inquietudes se van,
las dudas se apartan,
casi nada se espera,
todo se calma en demasía…
nos quedamos como dormidos,

será que es un descanso que necesitamos sin saberlo, sin buscarlo?

un descanso para nuestras ansias, para aquellos sueños que se prolongan en el tiempo…

para que en algún momento en que nos volvamos a despertar tener las energías y las fuerzas para seguir buscando aquellas cosas de nuestra vida que creíamos perdidas ?

y poder luego hacerlas realidad para otro ser humano,

y así tener la fuerza para regalar una palabra, que puede hacer a alguien

más fuerte,
más querido,
más seguro,

o más feliz…

Flori *)

Anuncios

¿En qué mundo vivimos?

A veces me sorprende como todo, las ideas que tengo acerca de la vida, las expectativas van cambiando, no se si evolucionando, yo espero que si.

Quise empezar a escribir en este blog, (o en cualquiera) para ir colocando ideas que tengo y hoy leyendo las de hace unos meses veo como inclusive muchos aspectos cambian, parece que todo depende de como uno este, o como se sienta en el momento. Las palabras son como pinceladas en un cuadro, dadas dependiendo del estado de animo, de como se ve el paisaje en ese momento, si transmite paz, alegría, o tal vez tristeza, una certeza o inseguridad.

En mi caso no siempre veo el mundo igual, no siempre puedo expresar las mismas cosas, a veces cuando tengo una idea tengo que atraparla o sino se me va, o ya no la siento al otro día igual.

Hoy se que uno puede decir muchísimas cosas y hasta alardear de algo, pero todo eso puede en un momento cambiar, en segundos. Es como cuando uno no se conoce a sí mismo, no sabe como puede reaccionar en una situación que supuestamente ya estaba dominada. Y de repente se empiezan a cuestionar muchas creencias.

Hace mucho tiempo siendo muy joven me di cuenta de esto y trataba de hacer como en las fotografías, atrapar instantes, por medio de palabras, pues ya sabía como cambian las percepciones de las cosas, de la gente, de los lugares.

Algo de lo que hoy me doy cuenta es que a veces las personas estando inclusive en el mismo lugar, vivimos en mundos diferentes. Para algunos su mundo es otra persona, llámese pareja, hijos, familia.. para otros son las fiestas, los amigos y pasarla bien, para otros es el trabajo y los define lo que hacen, para otros son anhelos y sueños que algún día llegaran, otros encuentran su mundo en su mente con sus ideas, haciéndose una vida a veces soñada simplemente y nada real, esto aunque me parece gracioso, me ha pasado también.. para otros su mundo es creer en algo, tener fe. Yo veo el mundo de los niños pequeños, me doy cuenta de que es tan fascinante, un mundo donde conviven la fantasía y la realidad, donde creen a los adultos, con tan solo confiar en ellos, cualquier cosa que les digan.

A veces veo el mundo de aquel que no tiene nada, que vive pobre, que su sueño es una comida, una cama calentita.

Alguien me dijo una vez que aquellos que mas tienen poco valorizan ayudar o colaborar con el que menos tiene, y aunque parezca absurdo la gente mas necesitada es muchas veces la que mas da.. pero tiene sentido porque muchas veces el que siempre ha tenido no conoce lo que es la necesidad.

Uno no ve lo que no conoce, de hecho el cerebro humano no reconoce lo que nunca ha visto, percibido, o vivido.

¿Cuantos mundos hay a nuestro alrededor? Es como la persona que no puede reírse de si misma porque nadie lo enseño, nadie le dijo nunca: mira, no seas tan exigente contigo misma, relájate, aceptate! ; porque en la medida que lo hagas contigo también lo harás con los demás. A veces se puede dejar de hacer lo que se supone que hagas!, y no pasa nada!… como a veces puedes hacer algo, y no quedarte allí sin reaccionar.

Creo que antes pensaba que uno debe ser de tal manera, pero como dice un amigo: “ciertas condiciones aplican”.  Creo que se trata sobre todo de usar siempre que se pueda el sentido común, como también la generosidad. Creo que por encima del rencor o malos sentimientos siempre se puede hablar, decir lo que se siente, expresarse, dejar salir lo que se tiene por dentro, y obvio, defenderse si nos agraviaron, pero dejar la puerta abierta para que el otro también se exprese. Y al final buscar la armonía, y si no se puede, por lo menos nos expresamos, y esto vale mucho, nos ahorraríamos muchas ulceras y dolores de estomago.

Antes creía que uno debía callar en ciertas circunstancias, pero hoy creo que es mas sano hablar, expresarse, manifestarse. Por lo menos tenemos ese deber con nosotros mismos. Y seguir adelante, aceptar que todos somos diferentes que cada quien vive en su propio mundo, movido por intereses distintos cada cual, intereses que van cambiando con el tiempo también, ojala siempre fuera para bien.

Sucede que se tienen expectativas muy altas, uno siempre espera lo mejor, pero las cosas son como son, independientemente de nosotros. Cada ser humano es distinto, y cada persona inclusive va cambiando con el tiempo, al igual que la visión que tiene de la vida.  Nosotros mismos hoy, ya no somos lo que fuimos ayer.

Flori *)

Foto by Flori