Desafíos

Una cosa que me parece bastante atractiva es hacer lo contrario de lo habitual, las respuestas inesperadas, las actitudes deliberadas, esas que no van con lo esperado. El desafío de la caricia por el golpe, la locura que rompe el orden establecido… la grandeza de ir no un poco, sino mucho más allá… desconcertar…

¿Y a quién le puede importar, si llena tanto por dentro, si es un bálsamo para la humanidad para el alma… por qué no desafiar?

¿De qué depende amar, de qué … Muchos dirán… y que es amar?  Yo les diría: amar es dar, y más que dar, es darse hasta la saciedad, hasta sangrar… ¿no decía Khalil Gibran:

“Pero, si amas y debe la necesidad tener deseos,
que tus deseos sean éstos:
Fundirse y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.
Saber del dolor de la demasiada ternura.
Ser herido por nuestro propio conocimiento del amor.
Y sangrar voluntariamente y alegremente”

Se dice que nacimos para ser felices, pero creo que nacimos para amar… esa es la verdad, y es desafiante, es tan contraria a lo enseñado, que eres un loco si amas demasiado…

Y me parece tan atractivo desentonar, desconcertar de esta manera…

Flori *)

© Christine Ellger
Foto by © Christine Ellger

 

El pájaro canta hasta morir de Colleen McCullough

La verdad tenía mucha curiosidad por leer este libro, había visto la serie hace tantos años, que incluso no recordaba bien los detalles, ni el porqué ese pájaro buscaba una espina para empalarse… porqué pasaba su vida buscando esa espina, y menos porque en ese momento emitía su más hermoso canto…

El mismo libro dice que es una leyenda Celta, una leyenda al fin y al cabo.

Creía que se trataba de algún sacrificio especial que solo algunos podían hacer, pues lo mejor se obtiene luego de un gran sacrificio, dice, y es verdad.

Me pongo a pensar luego de leer el libro, que no es algo especial o extraño lo que hace este pájaro, pues eso deja ver entre líneas,  sino que la mayoría de las personas hacen este recorrido por su vida, hacen elecciones que aunque le causen dolor no pueden cambiar.

Lo que va difiriendo son los motivos, algunos eligen su camino guiados por la ambición, la vanidad,  a pesar del costo de abandonar otras cosas que le son más nobles lo que de alguna manera atormentan su corazón de por vida, es el caso de Ralph de Bricassart… Otros eligen un camino atraídos por un amor que los invade a pesar de sí mismos, olvidando que la entrega total en el amor de alguna manera los herirá hasta lo más profundo, es el caso de Meggie Cleary.

Pero todos lo hacen,  todos van por ese árbol buscando su espina para enclavarse y cantar hasta morir … lo que hay de cierto en esto es que la mayoría de los seres humanos toman sus decisiones pensando que son lo mejor, sin cuestionarse demasiado, y sufriendo las consecuencias sin mucho cuestionamiento.

Raras son las especies que hacen cambios o giros en sus caminos, pues la mayoría está convencido de que su canto el mejor que pueden emitir a pesar de que pueda doler…

Hay cierta belleza en esto… la escritora aclara al final que el pájaro no es consciente de lo que hace, pero el ser humano sí….

Por mi parte esta novela me encanto, los paisajes de la vieja Australia, la selva negra, la hacienda de Drogheda, la familia Cleary, llegue a sentir que estaba con ellos por esos mundos perdidos …  La seguridad de Meggie me fascino, primero la niña, la joven y  luego la mujer indomable, segura de su destino,  prácticamente carente de miedos,  y con una sola certeza:  el amor que sometía al final y siempre su corazón, capaz de soportarlo todo…

Digamos que en cuanto al amor, nos cuenta de aquellos incapaces de entregarse distraidos por sus sueños de grandeza, vanidad, ambiciones y otras seguridades… y de aquellos que se entrega muy a pesar de todo, incluso a pesar de sí mismos…

Flori *)

La mejor mujer del mundo

Hay una imagen que tengo en mi mente desde hace años, mi madre junto a su cama y en una mesita de noche muchos libros, junto a ellos una foto de nosotros aun pequeños, colocada en un pequeño recuadro con pinceladas hechas a mano por ella misma.

Una noche, entrando de improviso a su habitación, la encontré como otras veces haciendo una oración… entonces le pregunte, ¿Cómo estas?, ella estaba triste, yo lo presentía, pero ella solo tomo el pequeño recuadro entre sus manos y me dijo: -hay muchas cosas que se las he entregado a Dios, cosas que ya no espero… pero ahora lo único que quisiera, con lo único que aun sueño cada día es que ustedes sean felices.-  Esas palabras me conmovieron profundamente, y yo sabia porque las decía, y comprendía la sinceridad con la cual las decía.

Esto ocurrió hace muchos años.

Creo que ella me enseño una manera de amar que toco mi vida más allá de lo que he podido imaginar. La manera de comprender la vida, la manera de vivirla y de ser, se las debo a ella,  y a veces me digo cuan grande es mi madre, sus talentos, su sabiduría, las virtudes que sin esfuerzo ella aun muestra cada día, toda esa sencillez que muchas veces fue objeto de critica por algunas de sus amistades, esa sencillez que se confunde con alguna carencia, con falta de cualquier ambición. Y es que esa sencillez es autentica, es inherente a ella, todas esas son cosas que yo no he encontrado prácticamente en este mundo…

Ella es especial para mi, como lo era cuando tenía cinco años… Creo que ella no sabe ni se da cuenta de todo lo que ella es, y es parte de su encanto, creo que ella es de verdad la mejor mujer del mundo…

Te amo mamá.

Flori *)

image

Romper esquemas

Las recetas, una vez concluí que no me gustaban, ¿porque? pues creo que vivimos así como siendo constantemente adaptados a normas, comportamientos que si bien son ideales, pueden en determinados momentos, muy puntuales, cegar el raciocinio, o los instintos incluso más básicos, como la supervivencia, o aquellos más hermosos como la compasión.
Las recetas son buenas para la cotidianidad, para no tener que decidir qué hacer a cada instante e ir por el camino más rápido y eficientemente, pero como todo no son buenas en exceso, qué pasa entonces cuando no funcionan, cuando las cosas empiezan a fallar o más dramáticamente ante un evento inesperado, ¿cómo actuar?¿qué buscar? ¿qué considerar?, si se tienen que romper algunas reglas, puedes hacerlo? tienes valor? si algunas cosas están muy afincadas será muy difícil… lo ideal sería que lo irrelevante este sujeto a cambios… pero la vida es un cambio constante, olas que vienen y van, un mar que se abre constantemente ante la proa que es la vida que avanza sin parar… y que debe avanzar, al menos para algunos es así, y así es emocionante y vale la pena cuando se puede arriesgar, ¿qué arriesgar, he allí el dilema…
Estar apegado demasiado puede hacer daño, a conceptos, a ideas… incluso las ideas acerca de nosotros mismos, de los demás, del mundo como tal, hasta de la forma de hacer las cosas.
A mí me gusta estar dispuesta a cambiar, a correr, a seguir, a moverme de mi sitio, a un poco de incomodidad si es necesario.
Si uno se pone a ver hasta para amar hay que estar dispuesto a un poco de incomodidad, no demasiada, talves, pero así es. De hecho cuando se ama de verdad se está dispuesto a “beber veneno por licor suave” y hasta “creer que un cielo en un infierno cabe” como decía Lope de Vega en su famoso soneto. Y es el amor verdadero el que está dispuesto a romper todos los esquemas, como aquel samaritano que se detuvo a ayudar al hombre herido, en este caso hizo algo no esperado de él.
Quizá la mayor mentira que hemos aceptado y consumido es el hecho de juzgar, cuán errónea ha sido tantas veces esa tarea… Juzgamos a cada instante según nuestros parámetros de la vida. Pero si lo analizamos bien el mismo Jesús juzgo al ciego, no físico, sino al que no podía ver con el corazón… y ya decía Buda: “No creas nada aunque lo haya dicho yo mismo, si no coincide con tus propias convicciones”.
Abrir la mente! Parece que se cierra con los años… Pero si se está dispuesto, pueda que nuestro cuerpo envejezca pero nosotros podemos renacer de tiempo en tiempo como las plantas cuando son podadas, aceptar las podas que eventualmente la vida nos da… y aprender a mirar, desear abrir los ojos a todos por igual… y mirar desde otros ángulos, diferentes…

Flori *)

Foto by © Maria Ibdah
Foto by © Maria Ibdah

 

Cuando no quede nada…?, Espera.

-¿Cuando no queda nada que se puede hacer?.

-Volver a comenzar.  Pero no de la misma manera, no otra vez igual. Porque ya sabes que no será igual.  Con todo despedazado.  Talves puedas hacer otra cosa, diferente, si es que quieres hacer algo.

-Pero sabes que no tengo ganas, ni fuerzas. Para mí todo ha acabado, solo queda un desierto hostil, donde antes había flores… y la amargura que crece con rabia…

-Me preocupa tu estado.

-No quiero forzar un comienzo. Siento que es artificial. Como poner una bomba de aire a un moribundo. No quiero. Prefiero seguir por donde voy y arrastrarme en mi tierra y darme cuenta que no hay nada. Es más quisiera solamente arrancarme cualquier raíz que por dentro quiera revivir… tengo miedo…

– Siempre da miedo amar.

-Pero parece que tú no comprendes nada.

-Te comprendo, mucho más allá de lo que crees. Te comprendo porque estuve en tu lugar.  Ame, y ame hasta cuando no querían ni saber de mi.  Y dolió.  Dolió hasta la muerte.  ¿Y no es eso el amor, un sacrificio que solo es tal si llevas tu cara bien limpia y lavada, y tu ser perfumado, tanto, que nadie nota ese dolor que por dentro apaga cualquier rebeldía… Nadie que no haya amado entiende esto.

-Pero yo no tengo la fuerza que tienes tu. Soy  tan débil… estoy tan destruido… y soy tan pequeño… soy como un niño golpeado, despreciado en lo más hondo de su ser por quien debió protegerlo…

-Querido… que podría yo decirte que te calme?.  Solo deja que te abrace, no apartes mis brazos, espera conmigo a que el sol amanezca.  Por favor no te vayas, espera, me quedaré aquí contigo, no estás solo,  espera.  No arranques de tu ser lo hermoso que queda… no lo hagas por favor… Sé que tu no crees en Dios, pero Él fue quien me dio las fuerzas cuando pase por ese desierto amargo que ahora cruzas tu. Cuando quise acabar con todo, porque era más fácil terminar que soportar… Él  me sostuvo. Él  me mostró quién era Él, quien es Él, el único que puede “abrir caminos en el desierto y ríos en la soledad”. 

-Quisiera tener eso que tienes tu.

-Lo tendrás.  Lo sé. El amor, el camino correcto, es un camino que puede ser muy doloroso y difícil, pero si no renuncias a mantener esa chispa que enciende otra vez tu corazón, vivirás.  Suena paradójico, pero ese pequeño retoño que se niega a morir y al que le tienes miedo porque crees que te hará sufrir de nuevo, es la vida de tu corazón, al final lo único que importa es que puedas sentir y ser sensible a la voz que te habla desde adentro, no lo dejes morir…, aunque te digo, si muere, no llorarás, pero tampoco reirás, ni siquiera te darás cuenta de nada. Y no es eso como estar muerto?. Pero estar vivo y amar de verdad quizá sea puro llorar por dentro y por momentos ver la luz… o talves como dice la canción “el amor es un frío y roto Halleluyah”. Pero no te cierres… espera. Deja que te abrace hasta que amanezca… 

Flori *)

De lo imprescindible

Una vez estando sentada frente a un jefe que tuve, y al lado de una compañera, recibiendo los regaños acostumbrados, llegue al punto de decirle: “está bien, lo comprendo, sé que nadie es imprescindible” y él me respondió.”¿Cómo? ¡no digas eso!” Pero yo por supuesto, no creí en la sinceridad de sus palabras.
Su genio era tan insoportable que luego de un tiempo, el mismo día nos fuimos mi amiga y yo. Y ese día a pesar de quedarnos desempleadas nos sentimos felices. Después ese jefe me llamo y lo atendí por educación, claro que con sus palabras de que regresara, su pedido de perdón, me hizo llorar. Lo perdone en ese mismo momento, pero le dije que no regresaría y así fue…
De eso hace varios años.  Pronto olvide los insultos continuos y el malestar. Pero nunca he olvidado cuando dijo: No digas que nadie es imprescindible!. Lamentablemente él no era un dechado de virtudes, ni yo tampoco. Hoy sé, con más certeza que debido a que no somos perfectos, es que es tan necesaria la educación, controlar los modos, el mal carácter y todas esas limitaciones que muchos poseemos. No he sabido más de él, ni si habrá cambiado… no lo sé.
Lo que si aprendí es que uno no puede quedarse en un trabajo siendo constantemente maltratado, sub-empleado, sub-pagado, eso corroe algo por dentro hasta el punto de uno sentirse mal a cada momento sin saber bien el porqué. Aprendí que hay situaciones que pueden ser insoportables dependiendo de nuestra fortaleza y madurez.  Y que a veces es mejor quedarse libre para hacer algo mejor.  Y que adentro tenemos algo así como un tanque de amor, y si ese tanque no se llena al menos un poco, vamos a andar sintiéndonos mal… y si para colmo tenemos personas que nos humillan constantemente uno puede ser lanzado a un abismo. No es bueno ni sano vivir en ese tipo de pobreza. Ni en el martirio sin sentido.  Porque si al menos fuera por una causa loable, eso sería otro tema.  Pero sufrir por sufrir, se que al menos hay personas que no pueden estar así por mucho tiempo sin buscar una alternativa.
Creo que dentro de uno hay avisos de esa necesidad de estar en paz consigo mismo y con el entorno, una necesidad de justicia, de dignidad, de ecuanimidad.
Aquel hombre tenía razón en una sola cosa, aunque no lo practicara, y esas palabras se quedaron fijadas en mi mente: podemos ser imprescindibles… Sería hermoso que así fuera.  Y quiza para algunas personas lo somos aunque nos guste o no, aunque lo aceptemos o no.  Y si, hay cosas imprescindible también, como el amor lo es. El buen trato. Ya sea en el hogar, en el trabajo.
Que lastima que muchos jefes o personas a cargo no le den la suficiente importancia a las palabras de aliento, a un espaldarazo, a un: “lo hiciste bien”.  Es muchas veces tan necesaria la práctica de la amabilidad.
Vivimos en un mundo tan violento, tan insensible.
Mucha gente no sabe la necesidad tan grande que hay de amor en el mundo.
Al menos si lo sabemos, vamos a saber también porque a veces nos sentimos vacios, tristes, sin sentido. Y al menos iremos buscando separarnos de comportamientos o dinámicas de maltrato. Y empezar a ser más bien promotores de la amabilidad, la dedicación, el respeto al ser humano, desde el que barre las calles, en una tarea aparentemente nada importante, hasta el que parece hacer algo trascendental.
Y que bueno sería que el hogar sea el refugio, el resguardo, para renovar las fuerzas para ir a enfrentar el mundo…
A veces me pongo a pensar cómo no vamos a estar tan mal, a veces los ambientes de trabajo son hostiles; y al llegar al hogar tampoco se encuentra un refugio…
El refugio es un amor verdadero, sincero, constante, y sobretodo desinteresado. Sin el, vamos por la vida desnudos, expuestos… sin protección, con el tanque de amor vacio y el alma sedienta…

Flori *)

Foto by © Maureen Bisilliant
Foto by © Maureen Bisilliant

“Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera:
Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí;
No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario,
No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová?
O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios”.
Proverbios 30: 7-8

Apariencias

Foto by © David Orias
Foto by © David Orias

La vida es sueño… ¿no son ideas todo lo que nos rodea?, pensamientos…
Pensamientos de adaptación, siempre obligándonos a ser felices con nosotros mismos, a mirarnos si se quiere, el ombligo, y pulirlo…
Reconozco que realmente no me interesa.
Cuando te has cansado de tratar de cumplir expectativas y llegar a ser…
No me interesa mirarme, y no es que no me ame.
Pero no me interesa tanto mi apariencia porque talvés es algo que me acompaña, una gracia que no necesita ser explotada ni ofrecida… para mi tan solo necesito ser agradecida.
Y necesito presurosamente sacar mi mirada de mi y mirar hacia arriba… hacia donde el sol sale y se oculta con paciencia, hacia donde las nubes dibujan nuevos días y las estrellas me enseñan que no estoy sola y me enseñan tantas cosas…
Me pongo a mirar, a observar todo ese delirio por la apariencia, la exaltación de lo exagerado, y el rechazo constante a lo trivial al aire el oxigeno que nos da el aliento para respirar.
No sé si soy una vieja prematura, desadaptada quizá…me pongo a pensar y acaso no debo serlo?, creo que si… siempre lo he sido.
Me gusta ser la voz discordante cuando todos se doblegan. Me gusta diferir, mirar el lado contrario de las cosas. Mirar una luz por un agujero cuando solo hay oscuridad. Sacar a juro el lado que sirve, cuando todos los demás tan solo se quejan… por algo, por algo pasan las cosas, y creo que nada es casualidad todo fluye aun en el aparente caos y el río que se atasca por tanta basura acumulada, pronto rugirá en furor desbordándose en consecuencia natural…
Los escombros creen que se ríen del río, pero no es así, aunque lo que mire diga otra cosa… el equilibrio, la justicia que tan solo busca el bien hace del deterioro un detonante para voltear todo a su favor de manera estrepitosa pues no le queda más, esa es una ley natural…
Y nosotros los que exaltamos un amor tierno pese a todo, olvidamos que hasta el amor tierno se puede volver fuego consumidor para dar lugar al renacer, que solo es posible tras las cenizas…
Creemos que nos las sabemos todas pero nos dejamos llevar demasiado por las apariencias y estas son tan engañosas…

Flori *)

Mantener el camino

Siguiendo el hilo de los hijos, los proyectos, las artes y cualquier anhelo que se pretenda realizar, una vez que ya está encaminado, con las riendas andando, lo único que quitaría un poco el sueño es que se mantenga así…

Ese afán de control de verdad puede arrebatar el sueño.

En ese deseo que no se pierdan las fuerzas, las ganas y el animo…

Que no se tuerza…

“Instruye al niño en su camino,
Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6.  ¿Es una recomendación, es una promesa?

No podemos saberlo porque en mi opinión particular las palabras son una promesa para uno cuando tocan adentro el corazón, y las tomamos y las hacemos nuestras, son palabras que tocan nuestra situación particular, y las creemos, las sentimos espontáneamente.  Es lo que se conoce como “Rhema”.  Una inspiración. Siendo así, es una promesa si la creemos.

Que a la larga los hijos tomaran sus propios caminos, es cierto, y no se puede hacer nada al respecto, no sin pretender opacar las voces de su propio corazón.

Pero lo innegable es la influencia que se ejerce. No es igual cuando se hace algo con poco convencimiento que cuando se hace con gran convicción. La convicción agrega poder a las acciones, a las palabras, a las expresiones, a todo lo que se hace.

Independientemente de lo que se crea hay que tener fe en lo que se hace, y si no pues hay que cambiarse, o hacer otra cosa o renovar la mente y buscar adentro los principios que nos sustentan, cambiarlos sino son acordes a lo que anhelamos de verdad.

Digo todo esto porque todo lo que hacemos hay un momento en que se tiene que soltar y echar a volar, y ese momento es cuando quisiera que no se pierda el esfuerzo, el sudor y las lagrimas soltadas, que no se pierdan.  Pero para perder ese miedo, lo que se hace, tiene que ser hecho de corazón.

Cuando haya que soltar lo que hicimos al menos nos debe quedar la certeza de que lo dimos todo, y allí nos daremos cuenta de lo inagotable que es el dar, siempre vamos a sentir que se pudo haber hecho más y dado más… y que no es posible en nuestra finitud.

Creo que adentro hay un afán de entregar el corazón de darlo por entero ya sea a otro, a otros, una causa, un sueño, a Dios mismo.

Creo que dentro de cada uno a veces sin saberlo tenemos ese abismo que ruega por ser llenado, cubierto, una especie de brecha que ruega por ser saltada hacia la eternidad…

Lo único cierto es que lo que damos cada día queda en alguna forma, si somos solo amor algún día iremos a unirnos a esa esencia misma, y esa esencia por ser infinita sabemos que va expandiéndose cada vez más y más, solo estamos completos en el infinito, en Dios mismo.

Y no es algo que hay que aceptar o creer porque sí,  es algo a lo que algunos llegan por convencimiento o mejor dicho por esa misma convicción que provoca el amor…

El amor: “Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. ” 1 Corintios 13:7

El amor es sufrido pero es el único camino por el cual todo, absolutamente todo vale la pena, las lagrimas, el llorar, el reír, el contentarse, el inquietarse, el calmarse… el descansar y el vivir simplemente.

Respuestas de que pasará con todos nuestros anhelos no las hay por el momento, pero si existe la certeza de que el amor infinito hace llegar todo a un buen puerto.  Cuando tenemos esa certeza nos damos cuenta cuanto puede doler mirar así, mirar el mundo sabiendo cuan ausente parece el amor.  Cuando lo tocamos el amor duele pues nos va purificando,  y luego al mismo tiempo nos traslada a lo sublime de la paz,  nos alegra, y otras nos deja un sabor agridulce mientras en nuestra mente tratamos de comprender.  En esa certeza: descansamos, mientras vamos andando.

El amor no será vencido jamás, pues el se recrea y nos recrea, toma nuestros sueños y les da forma, los suelta y los cuida como más nada puede hacerlo.  Nuestra mente necesita ese cuidado de Él mientras crecemos, y nuestro crecimiento nunca para hasta que podamos verlo cara a cara…

Foto by © Sandra Löber
Foto by © Sandra Löber

” Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. ” 1 Corintios 13:12

Flori *)

Equilibrio

Uno como padre o madre quiere que los hijos escuchen las ideas, sueños, que tenemos para ellos, quiere que sigan el camino que les hemos trazado. Pero puede ser difícil que ellos comprendan lo que se les pide, aunque sean cosas muy básicas. Se genera una lucha de intereses, un conflicto de ideas. Pero son esto: tan solo ideas.

Es difícil hacer llegar las ideas cuando no se ha conquistado el corazón. Es una tarea ilusa si no se ha llegado primero a los sentimientos.  Pienso que la mejor forma de llegar a alguien es a través de su corazón.

Cuando las palabras están cubiertas de amor son música. Cuando están desprovista de él, son ruido.

Y para que no se me mal interprete, con amor no me refiero solo a la dulzura, esta es solo un aspecto, creo que el amor también es firmeza, o más bien consistencia. Es esa suave y delicada combinación entre disciplina y soltura, dejando el suficiente espacio para el disfrute pero sin llegar al extremo de la inseguridad. Es cuidar el equilibrio.

No creo en los extremos. Con demasiada soltura se llega a caer en la indiferencia y en esa terrible inseguridad que nos hace sentir insignificantes. Pero demasiada disciplina termina estrangulando la creatividad, y tan solo provee el deseo de escapar de toda norma o regla, creyendo que son simples yugos sin sentido. A veces, irónicamente demasiada soltura también genera este resultado. Los extremos aunque parezca absurdo, se tocan y llegan a igualarse.

Habría que pasearse entre esos linderos y cuidar ese suave y delicado equilibrio que busca mantener la sanidad.

Habrá momentos que exigirán inclinarse ligeramente hacia un extremo u otro para retomar el balance.

Nosotros como padres, no somos o no tenemos todas las respuestas ni toda la sabiduría necesaria para guiar a nuestros hijos, ni siquiera la tenemos para guiar nuestras vidas, muchas veces. Pero el hecho de amar nos posiciona casi instantáneamente en la necesidad de buscar cambios en esas conductas que por años no hemos sido capaces de ver pero que nuestros hijos las reflejan poderosamente. Ellos terminan siendo desde que nacen maestros de nosotros. Un reflejo en el que quieres mirar tan solo lo hermoso, un espejo que te muestra lo feo que muchas veces eres, y que te doblega y motiva a cambiar por él, o ella.

Un sueño que quieres proyectar más allá de ti mismo y que llegue adonde quiera llegar…

Creo que el sueño mayor para los hijos es que finalmente puedan volar por sí mismo, sin ataduras, en libertad…

Creo que cuando uno está perdido lo único que nos guía es el amor, ese amor divino, incondicional… ese al que no le importa nada en si mismo sino solamente la realización total del ser amado, porque es en realidad esa parte de ti que puede ir más allá, e inclusive a lugares que no imaginaste…

Y eres feliz tan solo viendo una sonrisa sincera que brote desde su corazón… eso es suficiente y a la vez lo es todo, y es por lo que se llega a luchar y a soñar cada día cuando somos padres.

Flori *)

Foto by Flori
Foto by Flori

“Los hijos son muy parecidos a los
cometas de juguete —quieren volar, pero necesitan
la estabilidad de la cuerda. Los cometas de juguete
no están diseñados para permanecer en el hogar
protegidos posesivamente para siempre. Aunque la
separación es dolorosa, Dios diseñó el papel de los
padres para preparar su cometa para volar.
No nos dejemos afectar emocionalmente por
los vientos cambiantes que hacen que nuestro frágil
cometa caiga una y otra vez. Sigamos corriendo
con él, dándole más y más cuerda hasta soltarlo en
las manos soberanas de Dios”.

Tomado de http://www.esperanzaparaelcorazon.org
La crianza de los hijos por June Hunt .

Versiones

El otro día escuche unas palabras en la película “Her”.
Parafraseando, el protagonista decía algo así como:
“…a veces, siento que he sentido todo lo que nunca voy a sentir, desde ahora no sentiré nada nuevo, solo… unas versiones menores de lo que ya he sentido…”
Eso que dijo, es algo que muchas veces he pensado en mi vida, es una reflexión que llega cuando hay tristezas…
La película aunque tiene unas bases muy ficticias, es muy real en cuanto a lo que se puede sentir y pensar cuando uno se siente solo.
Y muy sincera al describir las etapas del andar de dos personas… y como va cambiando la relación hasta llegar a un punto, donde no hay retorno y el pasado se vuelve tan entrañable…
Muy sincera en cuanto a la velocidad con la que vamos cambiando constantemente.
Y vamos exigiendo tanto al otro.
Y queriendo que llene carencias, o sospechando, y desconfiando…
Siempre andamos en busca de alguien que recree eso que nos falta, y que anhelamos sentir, o a veces eso que sentimos pero ya se fue.
Ese entusiasmo por la vida, por esas cosas que nos hacen sentirnos vivos.
No voy a contar la película, merece que la miren, con una mente abierta y ver ese mensaje que quiso dar quien la hizo.
El final me pareció tremendamente certero como conmovedor, como son las relaciones, como la vida misma, a veces triste. Y no por ello menos hermosa.
Es increíble por todo lo que los humanos tenemos que pasar, aun cuando estamos acompañados, podemos sentirnos completamente solos.
Nos queda ese instante de conexión, de amor. Esos breves momentos cuando nos sentimos parte de otro y al otro parte de nosotros. Porque verdaderamente el amor es esa fusión, esa unión donde se pierden uno en el otro. Aunque luego sigan cada uno su camino.

Flori *)

“Estoy recostada en la luna
Mi amor, estaré ahí pronto
Es un lugar callado, con estrellas
Fuimos tragados por el tiempo
Estamos aquí en el espacio
A un millón de millas de distancia

Hay cosas que me gustaría saber
No hay ninguna cosa que te oculte
Es un lugar oscuro y brillante
Pero contigo, mi amor, estoy segura
y estamos a un millón de millas de distancia

Estamos recostados en la luna
Es una tarde perfecta
Tu sombra me sigue todo el día
Asegurándose de que estoy
bien, y estamos
A un millón de millas de distancia”

Karen O – The Moon Song