Romper esquemas

Las recetas, una vez concluí que no me gustaban, ¿porque? pues creo que vivimos así como siendo constantemente adaptados a normas, comportamientos que si bien son ideales, pueden en determinados momentos, muy puntuales, cegar el raciocinio, o los instintos incluso más básicos, como la supervivencia, o aquellos más hermosos como la compasión.
Las recetas son buenas para la cotidianidad, para no tener que decidir qué hacer a cada instante e ir por el camino más rápido y eficientemente, pero como todo no son buenas en exceso, qué pasa entonces cuando no funcionan, cuando las cosas empiezan a fallar o más dramáticamente ante un evento inesperado, ¿cómo actuar?¿qué buscar? ¿qué considerar?, si se tienen que romper algunas reglas, puedes hacerlo? tienes valor? si algunas cosas están muy afincadas será muy difícil… lo ideal sería que lo irrelevante este sujeto a cambios… pero la vida es un cambio constante, olas que vienen y van, un mar que se abre constantemente ante la proa que es la vida que avanza sin parar… y que debe avanzar, al menos para algunos es así, y así es emocionante y vale la pena cuando se puede arriesgar, ¿qué arriesgar, he allí el dilema…
Estar apegado demasiado puede hacer daño, a conceptos, a ideas… incluso las ideas acerca de nosotros mismos, de los demás, del mundo como tal, hasta de la forma de hacer las cosas.
A mí me gusta estar dispuesta a cambiar, a correr, a seguir, a moverme de mi sitio, a un poco de incomodidad si es necesario.
Si uno se pone a ver hasta para amar hay que estar dispuesto a un poco de incomodidad, no demasiada, talves, pero así es. De hecho cuando se ama de verdad se está dispuesto a “beber veneno por licor suave” y hasta “creer que un cielo en un infierno cabe” como decía Lope de Vega en su famoso soneto. Y es el amor verdadero el que está dispuesto a romper todos los esquemas, como aquel samaritano que se detuvo a ayudar al hombre herido, en este caso hizo algo no esperado de él.
Quizá la mayor mentira que hemos aceptado y consumido es el hecho de juzgar, cuán errónea ha sido tantas veces esa tarea… Juzgamos a cada instante según nuestros parámetros de la vida. Pero si lo analizamos bien el mismo Jesús juzgo al ciego, no físico, sino al que no podía ver con el corazón… y ya decía Buda: “No creas nada aunque lo haya dicho yo mismo, si no coincide con tus propias convicciones”.
Abrir la mente! Parece que se cierra con los años… Pero si se está dispuesto, pueda que nuestro cuerpo envejezca pero nosotros podemos renacer de tiempo en tiempo como las plantas cuando son podadas, aceptar las podas que eventualmente la vida nos da… y aprender a mirar, desear abrir los ojos a todos por igual… y mirar desde otros ángulos, diferentes…

Flori *)

Foto by © Maria Ibdah
Foto by © Maria Ibdah

 

Anuncios

11 comentarios en “Romper esquemas

  1. Que belleza de palabras!!! Escribes taaaaan bien!!!
    Yo soy de rutinas, pero cuando se rompen que bien sientan ¿No? No soy de recetas ni de reglas, me suele gustar transgredirlas, porque no me gusta nada llevar corsé, ni pantys, ni tacones altos, ni maquillaje a tope, ni sujetador… Andar descalza y que no me digan exactamente cómo debo hacer. Recetas con intuición salen tan ricas o más que las que miden los ingredientes.
    Soltar, soltar, soltar, para poder fluir como merecemos.
    Besos Flori.

    Me gusta

    • Lo más difícil para mi es que me digan no tanto como debo hacer, sino como debo ser…, las recetas son más ricas cuando se hacen con ganas, poniendo el corazón y aplicando los ingredientes con generosidad.
      Gracias Begoña, por llegar por aquí.
      Besos de vuelta.

      Me gusta

  2. Si hay algo al que el hombre le teme es al cambio. Esas podas que cada tanto recomiendas, pueden hacer reverdecer a las plantas jóvenes, a las mayores las puedes perjudicar, hasta perder su forma.
    Como tú lo has dicho,no hay recetas válidas, porque no existen…Menos que menos en el amor..
    Simplemente es mi manera de pensar divagando, si es que logro hacerlo.
    Magnífica la fotografía, toda una alegoría. Las nervaduras no dejan ver la belleza en su totalidad de la hoja, la hoja impide ver el monte, y en solitario a lo lejos, como un punto final un árbol…
    Un fuerte abrazo mi querida Florí.

    Me gusta

    • Es un poco irónico que a medida que crecemos en edad nos da tanto miedo cualquier cambio… sobre las podas, lo poco que se de las plantas es que va a dañar más a la que este más débil, a la fuerte, la llena de vida va a reverdecer, claro, el autor de la poda es el que debe tener cuidado de no dañar su forma…
      Me encanta el análisis que haces de la fotografía, me gusto esa foto en especial porque es poco común el ángulo, y sin embargo es bella.
      Otro abrazo grande para ti querida Stella

      Me gusta

  3. Estoy de acuerdo contigo, a veces es necesario romper los esquemas e ir más allá de nuestra “zona de confort”, es entonces cuando realmente aprendemos a vivir. Me encantan todo tipo de reflexiones sobre cosas comunes, de hecho yo también escribo un blog sobre eso, estoy empezando y me encantaría que te pasaras y me dieras tu opinión! Aquí te dejo el enlace, saludos

    http://mimundoymisideas.blogspot.com.es/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s