Vanderlei de Lima

En vez de revolcarse en el odio, el dolor o el rencor pudiera uno con un toque de locura decirle a la vida: “¡te amo por todo lo que me das!”. Talves ella entonces se voltee y te mire… y te mire…

Vanderlei de Lima es un corredor de Brasil, quien participo en las Olimpiadas de Atenas en el año 2004, en el maratón… como muchos saben el maratón es de 42.195 metros y los corredores de alto rendimiento hacen este recorrido en poco más de dos horas. Cuando Vanderlei llevaba aproximadamente casi dos horas se atravesó una persona intentando detenerlo, el se asusto mucho como luego contó, pero lo sorprendente es que luego que consiguió zafarse con ayuda del publico continuo su camino, sin odios, sin rencor. Por experiencia se sabe que una vez que se está corriendo pararse para luego continuar es mucho más agotador que simplemente seguir pues hay que sacar energías nuevamente y el organismo tiene que hacer un esfuerzo mayor, por lo que un corredor nunca desearía que nada interrumpiera su ritmo. Vanderlei además iba primero en esta carrera y de mantener ese ritmo sería el ganador. Pero debido a la interrupción lo aventajaron y llego en tercer lugar. Lo que a mí me conmueve es la manera como el llega a la meta, tan agradecido, sin confesar ni una pena, ni un lamento siquiera. De la misma forma recibe su premio, su medalla de bronce, mientras que en Brasil no tardan los reclamos y las protestas, muchos preguntándose ¿qué tal si Vanderlei no sufre ese incidente, no hubiéramos tenido el tan anhelado oro Olímpico?
En su país muchos mostraron una gran molestia pero en cambio la actitud de Vanderlei no fue para nada enfadarse sino que fue una actitud hermosa, para mí, producto de una gran humildad… Y esta gran humildad, su gran sonrisa, su actitud de agradecimiento al llegar a la meta, de ganador por decirlo así, le valieron otra medalla más grande que aquella perdió, la medalla Pierre de Coubertin, medalla al verdadero espíritu deportivo, otorgada solamente diez veces desde que fueron creados los juegos.
Ahora yo me pregunto, si ante los obstáculos de la vida, esos que nos arrebatan el protagonismo, algún premio, aquello anhelado, fuéramos más humildes, no simplemente  conformistas sin ilusión, sino grandes ganadores agradecidos con lo que tenemos o con nuestros logros, ¿no tendríamos algo muchísimo más grande que ni siquiera esperábamos…? Talves así la vida simplemente nos sorprenda agradecida…

Flori *)

Anuncios

4 comentarios en “Vanderlei de Lima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s