A veces, sólo un segundo…

Cuando se disfruta poco de los días… se añora lo bueno o lo recordado, y se tiende a engrandecer… sin embargo eso grande puede ser tan solo un detalle delicado que se ha quedado. Es lo que expresa aquel famoso dialogo de Alicia en el país de las maravillas:
“Alicia: ¿Cuánto tiempo es para siempre? Conejo blanco: A veces, sólo un segundo.”
Pero el tiempo sigue su curso sin detenerse, y nos va arrastrando con el a nuevas realidades, ¿queridas? no, muchas veces no, a veces tan solo por ser nuevas. Aferrándose a repetir un pasado irremediablemente dejado atrás, nunca lo nuevo será igual. A veces ni mejor ni peor sino tan solo diferente. A veces se deforma al compararse y se tiñe como de amarillo, pierde la frescura… en ocasiones solo falta la ayuda de alguien sin pasado que nos haga reír y atrape ese instante… y nos traiga de vuelta.

Flori *)

Foto by © Jelena Simic-Petrovic
Foto by © Jelena Simic-Petrovic

“Alicia: ¿Cuánto tiempo es para siempre?
Conejo blanco: A veces, sólo un segundo.”
Lewis Carroll

Anuncios

8 comentarios en “A veces, sólo un segundo…

  1. Siempre hay algo que lo hace diferente , pero como se puede disfrutar realmente de las cosas. No por culpa de tu alrededor vas a verlo negativo sino que es tu cabeza , y ahora te pregunto : como una persona con una cabeza privilegiada como puede disfrutar tan poco de las cosas y simplemente fijarse en los detalles que no tendrian que estar? respondeme porque hace tiempo que busco ayuda y lo unico que quiero es disfrutar, https://twitter.com/1personita (aqui te dejo mi link por si quieres ver mi blog y mis relatos de quejas y decepciones

    Me gusta

    • Vaya, bueno mi respuesta sería que puede ser una cuestión de actitud, la manera deliberada como se enfrentan las cosas, una actitud positiva ante la vida o negativa. Aunque tengamos una mente privilegiada influyen elementos como la crianza, la manera en que crecimos viendo ejemplos, lo que nos avocamos a buscar en nuestro tiempo presente, es decir lo que leemos, lo que creemos o queremos creer, mucho depende de nosotros mismos. A veces cuando el dolor es persistente y sin motivo alguno o con motivo, hay que buscar ayuda porque no es sano estar así para nosotros… en fin…
      Un saludo 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s