Reflexiones

De lo imprescindible

Una vez estando sentada frente a un jefe que tuve, y al lado de una compañera, recibiendo los regaños acostumbrados, llegue al punto de decirle: “está bien, lo comprendo, sé que nadie es imprescindible” y él me respondió.”¿Cómo? ¡no digas eso!” Pero yo por supuesto, no creí en la sinceridad de sus palabras.
Su genio era tan insoportable que luego de un tiempo, el mismo día nos fuimos mi amiga y yo. Y ese día a pesar de quedarnos desempleadas nos sentimos felices. Después ese jefe me llamo y lo atendí por educación, claro que con sus palabras de que regresara, su pedido de perdón, me hizo llorar. Lo perdone en ese mismo momento, pero le dije que no regresaría y así fue…
De eso hace varios años.  Pronto olvide los insultos continuos y el malestar. Pero nunca he olvidado cuando dijo: No digas que nadie es imprescindible!. Lamentablemente él no era un dechado de virtudes, ni yo tampoco. Hoy sé, con más certeza que debido a que no somos perfectos, es que es tan necesaria la educación, controlar los modos, el mal carácter y todas esas limitaciones que muchos poseemos. No he sabido más de él, ni si habrá cambiado… no lo sé.
Lo que si aprendí es que uno no puede quedarse en un trabajo siendo constantemente maltratado, sub-empleado, sub-pagado, eso corroe algo por dentro hasta el punto de uno sentirse mal a cada momento sin saber bien el porqué. Aprendí que hay situaciones que pueden ser insoportables dependiendo de nuestra fortaleza y madurez.  Y que a veces es mejor quedarse libre para hacer algo mejor.  Y que adentro tenemos algo así como un tanque de amor, y si ese tanque no se llena al menos un poco, vamos a andar sintiéndonos mal… y si para colmo tenemos personas que nos humillan constantemente uno puede ser lanzado a un abismo. No es bueno ni sano vivir en ese tipo de pobreza. Ni en el martirio sin sentido.  Porque si al menos fuera por una causa loable, eso sería otro tema.  Pero sufrir por sufrir, se que al menos hay personas que no pueden estar así por mucho tiempo sin buscar una alternativa.
Creo que dentro de uno hay avisos de esa necesidad de estar en paz consigo mismo y con el entorno, una necesidad de justicia, de dignidad, de ecuanimidad.
Aquel hombre tenía razón en una sola cosa, aunque no lo practicara, y esas palabras se quedaron fijadas en mi mente: podemos ser imprescindibles… Sería hermoso que así fuera.  Y quiza para algunas personas lo somos aunque nos guste o no, aunque lo aceptemos o no.  Y si, hay cosas imprescindible también, como el amor lo es. El buen trato. Ya sea en el hogar, en el trabajo.
Que lastima que muchos jefes o personas a cargo no le den la suficiente importancia a las palabras de aliento, a un espaldarazo, a un: “lo hiciste bien”.  Es muchas veces tan necesaria la práctica de la amabilidad.
Vivimos en un mundo tan violento, tan insensible.
Mucha gente no sabe la necesidad tan grande que hay de amor en el mundo.
Al menos si lo sabemos, vamos a saber también porque a veces nos sentimos vacios, tristes, sin sentido. Y al menos iremos buscando separarnos de comportamientos o dinámicas de maltrato. Y empezar a ser más bien promotores de la amabilidad, la dedicación, el respeto al ser humano, desde el que barre las calles, en una tarea aparentemente nada importante, hasta el que parece hacer algo trascendental.
Y que bueno sería que el hogar sea el refugio, el resguardo, para renovar las fuerzas para ir a enfrentar el mundo…
A veces me pongo a pensar cómo no vamos a estar tan mal, a veces los ambientes de trabajo son hostiles; y al llegar al hogar tampoco se encuentra un refugio…
El refugio es un amor verdadero, sincero, constante, y sobretodo desinteresado. Sin el, vamos por la vida desnudos, expuestos… sin protección, con el tanque de amor vacio y el alma sedienta…

Flori *)

Foto by © Maureen Bisilliant
Foto by © Maureen Bisilliant

“Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera:
Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí;
No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario,
No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová?
O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios”.
Proverbios 30: 7-8

Anuncios

10 comentarios sobre “De lo imprescindible

  1. Somos cada vez más violentos. Algunos descargan en el trabajo, las peripecias sufridas en el hogar, y otros hacen del hogar una sucursal de mando.
    Es difícil aunar, educación, conocimiento, recursos humanos, y lograr rendimiento.
    Todo ésto lo digo con conocimiento de causa, y efecto.
    Poder desprenderse de un trabajo, que asfixia, sería lo ideal, pero no siempre se puede.
    Qué bueno volver a leerte…y compartir.
    Gracias Florí. Un abrazo y hasta pronto.

    Me gusta

    1. Es cierto que es difícil aunar todo pues seria lo ideal. Aunque uno puede ser capaz de sentirse bien con lo mínimo necesario lo que garantice al menos respeto. Ya cuando no hay respeto todo ambiente se derrumba por si mismo.
      Igualmente entiendo que no siempre se puede dejar un lugar hostil.
      Gracias a ti por llegar aquí y dejarme tus palabras.
      Un fuerte abrazo querida amiga.

      Me gusta

  2. Las relaciones en el trabajo son comlicadas, es deseable encontrar un jefe que sea comprensible. En general, mientras eres ùtil adelante, si ya no rindes por cualquier causa, siempre en la sociedad hay un ejercito de obreros. Gracias por compartirlo querida amiga– besos y fores para ti.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s