Reflexiones

¿Creer o no creer?

¿creer o no creer?

Quería escribir acerca de esta pregunta inicial. Y había pensado incluso algunas posibles respuestas, según mi experiencia. Pero luego pensé, y me acorde de lo que el apóstol Pablo, llamado antes Saulo de Tarso hacia cada vez que llegaba a una ciudad, él como era un erudito, no les hablaba desde su óptica, sino desde la perspectiva de ellos. Así les explicaba desde sus creencias. Hay que ser muy generoso para esto y muy culto, para ponerse en el lugar del otro para que te pueda comprender que le quieres decir. Pero debo decir que tan solo haré lo posible como siempre hablaré desde mi perspectiva porque no me considero tan sabia para colocarme en otras posturas, aún me falta demasiado, al menos en este tema, eso creo.

Comenzaré diciendo que es la Palabra la que convence, más aún es el Espíritu en la palabra Él que nos convence.

No somos nosotros como seres humanos, es decir, en nuestra humanidad los que podemos convencer.

Hay muchos escritos desde la antigüedad incluida la mitología griega, que hablan acerca de los dioses, o de esa ley que está por encima de las leyes humanas. Cuando Pablo les hablaba a los griegos en sus cartas, como la carta a los Romanos, la carta considerada más completa, les menciona acerca de esto, por eso digo que les hablaba de sus creencias y les plantea en contraste la grandeza del Dios Hebreo. Pero para ir un poco más allá, mucho del pensamiento occidental nos viene de estos escritos antiguos, de donde la Biblia que fue traducida en parte también por los griegos, resalta como el más excelso. Pero no es la Biblia en sí sino el Espíritu detrás de ella lo que hace que tenga vida, y que vaya manteniéndose inquebrantable en el tiempo.

Pero debo señalar que siempre hay que dejar en la libertad de cada uno, en la medida de su experiencia y su preparación, esta búsqueda y este encuentro con la Palabra de Dios, y con el Dios de la Palabra.

A veces me pregunto si es Dios quien nos busca y por eso somos expuestos a ciertas experiencias, que no todos, o somos nosotros los que lo encontramos de acuerdo a nuestro corazón, porque es un asunto de sensibilidad el mirar, sentir, y creer.

Decía Jesús en mateo 11:16-19:

“16 »¿Con qué puedo comparar a esta generación? Se parece a los niños sentados en la plaza que gritan a los demás:
17 »“Tocamos la flauta,
y ustedes no bailaron;
Cantamos por los muertos,
y ustedes no lloraron.”
18 »Porque vino Juan, que no comía ni bebía, y ellos dicen: “Tiene un demonio.” 19 Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Éste es un glotón y un borracho, amigo de *recaudadores de impuestos y de *pecadores.” Pero la sabiduría queda demostrada por sus hechos.»”

El insensible, el que esta endurecido, no reacciona ante lo que ve, no se conmueve. Me refiero al caso extremo de aquel que es expuesto a una verdad tan grande y no puede mirarla, ni sentirla.

Más tarde es Pablo quien dice en su Carta a los Romanos 1:18-20:

“18 Ciertamente, la ira de Dios viene revelándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los *seres humanos, que con su maldad obstruyen la verdad. 19 Me explico: lo que se puede conocer acerca de Dios es evidente para ellos, pues él mismo se lo ha revelado. 20 Porque desde la creación del mundo las cualidades invisibles de Dios, es decir, su eterno poder y su naturaleza divina, se perciben claramente a través de lo que él creó, de modo que nadie tiene excusa.”

Es decir, al mirar la creación podemos intuir que Dios existe.

Pero hay que tener un corazón dispuesto, que por supuesto no depende de ninguna condición social, estatus o nivel conocido, es una condición interna.

Sin embargo, Pablo aclara el porqué algunos no pueden comprender las cosas de Dios. El dice que es porque se disciernen, es decir, se distinguen es con el espíritu. Con esa parte interna que te habla y con la cual se puede intuir.

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. (1 Corintios 2:14)”

Habría que aclarar que tenemos ese espíritu cuando creemos.

Ahora, una de las promesas más grande que Dios nos hace es cambiar nuestro corazón de piedra por un corazón de carne.

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. (Ezequiel 36:26)”

Este corazón de piedra incrédulo, es mencionad mucho por Jesús. Por la dureza de los corazones es que no podemos ver, creer.

Es tan necesario ese corazón suave, como el de un niño para dejar por fuera la impiedad.

Creo que para mí esa es una de las promesa más grandes de Dios.

Y como me gusta voltear las cosas al derecho y al revés me pregunto si por eso es más sencillo llegar a Dios cuando se tiene un corazón tierno, es posible. Y también es Él quien hace que ese corazón sea más suave. Entre tantas posibilidades, a veces es Él quien nos toca aun cuando nos revelemos, o luchemos en contra, eso le paso a Jeremías.

“Y dije: No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude.(Jeremías 20:9)”

Jeremías termino haciendo lo que Dios quería porque no podía resistir ese fuego en su corazón, el se compadeció de las personas y siguió con su misión de hablarles lo que Dios le pidió.

Ciertamente cuando uno está bajo sus alas el corazón cambia. Y no es que se quede luego estático, sino que cada día sigue transformándose, la promesa es que llegue a ser como el de Cristo…

“Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.(2Corintios 3:18)”

Confieso que yo llegue a Dios por sus Palabras, por la fuerza tan poderosa que hay en ellas, cuando las leo, cuando las recuerdo, cuando siento ese amor de Dios en mi corazón, un círculo se cierra, es como que si ya todo temor se calmará y ya no necesito más nada, él llena toda necesidad, responde toda pregunta, sacia la sed de mi alma.

Sé, y comprendo que una de las misiones que tiene todo creyente es ser un embajador de Dios con los que le rodean, para que también lo conozcan.

“Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.(2 Corintios 5:20)”

Para que los demás por medio de nosotros puedan conocer a Dios. No es sencillo ser embajador, como todas las cosas de Dios para que sean genuinas, deben ser necesidades que nazcan desde adentro, un fuego interno, como la misma fuerza del amor. Y así nace la expresión…

Así que digo esto porque también uno aprende a distinguir, y discernir cuando el embajador está representando a Dios. Nosotros cuando somos creyentes somos llamados a ser embajadores y los demás pueden conocer a Dios al ver nuestro andar, en la cotidianidad, en la sencillez, y en esa disminución que se produce en el yo para que seas TU… es morir y volver a nacer cada día…

Así, podemos ver la gloria de Dios en su creación, cada vez que esta danza al compaz de Él…

Flori *)

Imagen de la web
Imagen de la web

“Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.”

— Confucio

 

Anuncios

12 comentarios sobre “¿Creer o no creer?

  1. SOY CREYENTE Y HABLO DEL SEÑOR EN CADA UNA DE MIS PALABRAS, EXPRESO ALEGRI POR CONOCERLO Y ASPIRO SIEMPRE A HACER EL BIEN. OTRA COSA DISTINTA ES QUE CUANDO LA BIBLIA SE ESCRIBIO, SE TARDO MUCHO, LOS PERIODISTAS DE ENTOCES NO TENIAN LA PREPARACION SUFICIENTE PARA PODER EXPRESAR VEHEMENTE LO QUE VEIAN U OIANA, LA FE ES PROPIA DE CADA SER HUMANO, PUES HEMOS ASISITIDO A LO LARGO DE LA HISTORIA A CIONVEDSIONMES AL CRISTIANISMO QUE NOS HAN DEJADO BOQUIABIERTOS, SE LO DEBEMOS A LA PALABRA DE DIOS QUE SE EXPRESA S8IEMPRE A TRAVES NUESTRO, LOS CREYENTES. HAS HECHO UN BUEN RAZOPNAMIENTO SOBRE ALGO QUE LOS NO CREYENTES, ALLA ELLOS, INCIDEN EN SU ATEISMO, UN FUERTE ABRAZO FLORI

    Me gusta

    1. MUY CIERTO AMIGO. SOLO TE DIRIA QUE EXISTEN GRANDES LIBROS LLENOS DE ESA VEHEMENCIA QUE MENCIONAS, LOS SALMOS, PODRÍA SER UNO, TAMBIEN LAS CARTAS DE PABLO, Y OTROS.
      GRACIAS POR LLEGAR Y COMENTAR UN FUERTE ABRAZO LAMBERTUS.

      Me gusta

  2. Para| reflexionar, para atesorar. Lo voy a leer más de una vez. Tú sabes como pienso, y muchas veces me he perdido dentro de mí. Mi corazón no es de piedra, por ser incrédula. Por momentos pienso en que alas nos están llevando.Te voy a decir las mismas palabras que a Joaquín. Mi madre era muy creyente, y cuando miro al cielo pienso que ella me está amparando, porque siempre creí en el amor de ella. No sé si logro explicarme.
    Un fuerte abrazo.
    Stella.

    Me gusta

    1. Bueno, querida Stella, te puedo aclarar que en este texto me refiero a la dureza de corazón hacia Dios. Cuando uno conoce a Dios no puede dejar de conmoverse… A veces no podemos percibir el amor de Dios cuando ya estamos “llenos”. Por eso decía Jesús “Bienaventurados los pobres de espíritu”. Ahora, si este escrito te llevara a buscar más yo me sentiría contenta, pues muchas cosas no se pueden abarcar en pocas líneas, mucho queda por fuera…
      Y sí te comprendo, y a veces es nuestra madre quien finalmente nos motiva y nos abre las puertas. A mí me paso, busque donde ya había visto que mi madre había buscado.
      Un fuerte abrazo de vuelta.

      Me gusta

    1. Cuando uno mira un violín sabe el valor que tiene, y lo hermoso que es. Cuando el músico lo toca, el violín cumple el propósito para el cual fue creado, el violín no se siente prisionero, se siente realizado…
      Pero es así como decía, para mí no son solo letras.
      Gracias por llegar aquí querido amigo.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s