Venezuela… en mi corazón

Imagen de la web
Imagen de la web

Quisiera escribir lo que pienso acerca del problema que por años vive mi querido país… quisiera de verdad derramar mi corazón, pero me siento impotente, me siento con las manos atadas, con el corazón tan comprimido que se comprimen las palabras… no puedo hablar. No puedo pensar, no quisiera ni siquiera ver las noticias es demasiado, demasiado doloroso lo que vivimos.
Veo niños, porque son tan jóvenes, veo viejitos, veo gente  tan indignada que han dejado sus brazos caídos, sus ojos ciegos, sus oídos sordos, dormidos… andando  tan ocupados buscando un poco de comida, corren a casa antes del anochecer.
Otros que pueden ser cualquiera caen cada día victima de la violencia, una violencia que no es nueva.
Estamos tan imbuidos en tanta información distorsionada, en tantas ansias de poder que ya no se personalmente hasta donde llegan los alcances de la manipulación. Eso si es terrorífico y feo.
Pero la desesperación no da cabida para pensar. Hay personas que quieren que todo acabe ya.
Pero la desesperación nunca ha sido buena consejera.
La desesperación es el hoyo más oscuro del alma…
Cómo podremos ayudarnos… desde mi ventana cada tarde veo a la gente cada día caminando, marchando, fielmente, con las banderas… y lo hacen pacificamente.
Cuando el 12 de Febrero esos jovenes fueron asesinados mi corazón estaba allí…, y creo que otra vez salieron al mundo crueles realidades que se suceden, no solo ese día… cada día… Creo que cada vez que un hermano muere, un venezolano, un ser humano, muere también una parte de nosotros mismos. Mueren sueños, mueren esperanzas… El terror quiere mandar.
Pero yo me pregunto, será que podemos unirnos… ¿será que podemos por fin reconocer quién es el enemigo?.
El enemigo no es mi hermano venezolano.
Querida Venezuela… querido hermano venezolano, querida hermana venezolana, para mí no tienes color, para mí no importa el partido, para mi somos hermanos… te llevo en mi, porque no se vivir en otro país, ni sé cómo podría estar en otro lugar.
Aquí estoy, pendiente y mirando y escuchando… no quiero que te hagan más daño.

Flori *)

Anuncios

9 comentarios en “Venezuela… en mi corazón

  1. Conmueve hasta las lágrimas, sentir en tus palabras la impotencia ante el desarrollo de éstos acontecimientos…
    Que Dios le de a Venezuela la luz que tanto necesita, para ver que no sirve la lucha fraticida, a nada conduce, a nada lleva sólo a la congoja, a la desolación. Para tí y los tuyos la fuerza necesaria para sobrellevarlos.
    Te escucho, te siento, te arropo en éste abrazo.
    Stella.

    Me gusta

    • Amén querida Stella. Me llega tu abrazo y tus palabras. Mi oración es la misma que Dios nos de sabiduría y su luz y su misericordia. Gracias por estar lo aprecio muchísimo. Un abrazo grande y que Dios te bendiga.

      Me gusta

  2. Querida amiga, en este momento tan difícil para Venezuela, con pasiones desatadas vemos desde la óptica de México, que van por un camino que no conviene a nadie, esperemos que ambas partes puedan ceder y ponerse de acuerdo para que Venezuela tome un respiro y las pasiones se enfríen. En lo particular el señor maduro, me parece inmaduro y el ansia de poder lo domina. El caos económico es difícil, la ola de inseguridad y la polarización que se nota- que es lo mas peligroso- pueden desencadenar en graves desordenes. Te acompaño y te abrazo por que Venezuela rescate madurez, prudencia y honestidad… beso amiga y mi abrazo en silencio.

    Me gusta

    • Es que no se distinguen cuales son las partes, Rubén, se mezclan entre sí, se confunden. El inocente esta en el medio. Cuando la violencia reina no existen los bandos, son los violentos contra todo, y no respetan posiciones ni nada, es la anarquía amigo. Es algo que nos mantiene tensos, no se lo deseo a nadie. Aunado a crisis de todo tipo… después de la oscuridad confió en que llegará la luz.
      Gracias por llegar y por tus palabras Rub.
      Un abrazo de vuelta querido amigo.

      Me gusta

  3. Querida amiga me ha emocionado tu escrito lleno de sentimiento y dolor impotente, ¿ qué desgracia tenemos los humanos para caer en violencias y muertes? somos seres tan limitados que sucumbimos a nuestros instintos demasiado fácilmente.
    La lucha por la justicia y la libertad nunca acaba.
    Un Fuerte Abrazo mi querida amiga Flori 🙂 .

    Me gusta

    • Estamos en un país que cayó tanto en la política que se olvido de las estructuras que lo hacen funcionar. Estamos apaleados con tanto control en todos los sentidos. Y con la monopolización del poder.
      Ahora vivimos el recrudecimiento de un sistema dañado.
      La justicia es lejana cuando todo esta tan parcializado. Dios nos ayude a encontrar el equilibrio porque se ve lejano amigo, aunque no imposible, y cuando más lejos estamos más difícil y duro se torna enderezar las cosas. Pero hay sueños, y hay esperanzas, sin ellas no nos queda nada.
      Un abrazo querido Joaquín.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s