Cambios

A veces suelo comparar la vida con un río que va avanzando, unas se queda en un remanso y otras se sucede en cascadas, altibajos, con cambios y más cambios. Lo que un día me dio felicidad palidece y va perdiendo el encanto dejando espacios, lagunas. ¿Por qué palidece el horizonte? ¿Por qué desaparece cada día al caer el sol o acaso solo se hace invisible? Aunque casi todo se desgasta con el tiempo.

Si hiciera cortes en el tiempo, descubriría que siempre he mirado un poco más allá del momento, creyendo que siempre me ha faltado algo, esperando alcanzar algún día la altura suficiente para considerarme completa, dándome cuenta que hay muchas cosas que no cambian, cambia mi manera de mirar, se adapta, a veces es aplastada, o aplanada, las circunstancias se empeñan en aplanar la forma como percibo las cosas. Sin embargo, dentro de mi he comprendido que esta es la vida, no es lo que a uno le suceda, no son siquiera las circunstancias, es la manera de afrontar esas circunstancias. Una manera que cambia según cambian mis conceptos, unos que tienen vida porque van cambiando conmigo, creciendo, sufriendo, a veces transformándose, y ya quisiera que siempre fuera para crecer…

Lo que hoy pienso no es lo mismo de ayer, no será lo mismo mañana. Creo que tenemos así como un pedazo de impresión que nos va forjando la vida.
Cuando miro a un niño veo la ternura que poco a poco se ira diluyendo, esa fragilidad que luego dará paso a la transformación, al hombre.
Si cierro los ojos puedo recordar cuan temerosa era, impresionable, tímida, apegada a los brazos de mi madre, hoy agradezco haber perdido muchos temores, pero he adquirido otros quizás más abstractos, quizá existenciales. He perdido mucho si, algunas cosas que no desee perder.  Ilusiones que alimentaban la dulzura, que hacían pequeño cualquier esfuerzo. Pero así como algunas aves vuelan a lo lejos otras se posan por momentos, y aprendes a apreciar esos momentos, y aprender a apreciar quien eres en ese momento.

Creo que por ello cada día es diferente en su totalidad. Si se hace un balance han pasado muchas cosas, han cambiado otras tantas desde el día de ayer, estamos como en el océano sobre la marea que sube y baja y se mueve constantemente.

Pocas cosas son inalterables…
Me confío a las palabras eternas de consuelo del Padre, esas que el tiempo no ha podido deteriorar, y amo por ello a Dios quien siempre me habla de amor a pesar de todo.
Quizá lo más difícil sea mantener el corazón suave, tierno, que se deje conmover por el atardecer. Sin la promesa del amor, sin dejarlo que viva adentro creo que no hay encanto, no hay magia.  El amor, no el que viene de afuera, el que dejas latir al compás de tu corazón cada vez que miras…

Pocas cosas son inalterables, solo a esas pocas cosas hay que amarrarse, a esas me amarro, porque son ataduras que liberan el alma.

Flori *)

Foto by Flori
Anuncios

6 comentarios en “Cambios

  1. Todo cambia, la vida es eso cambio, cambia el rio, el paisaje, “Mira la tumba del rey Hu, antes tan temido” los valores del ayer ya no son los de ahora. Hay pilares que se mantienen, como es el amor hacia uno mismo y a los demás. Y sin embargo el amor ha sido opacado, cuando hay guerras, cuando un sujeto golpea a sus padres o mata el hermano, o cuando dos países generadores de religión se matan por docenas, pero el hombre se sostiene por la esperanza de que el alma se transforme y el hombre empiece a amarse a sí mismo, empezando por respetar ala tierra. beso querida amiga

    Me gusta

    • Hay cosas que no se pueden institucionalizar porque pierden su esencia y su sentido, su razón, su motivo, las cosas del corazón, lo espiritual, cuando se transforma en “religión” pierde su esencia y se desvirtúa terriblemente. En parte esa es la causa del fracaso en nuestro mundo de la “religión”. Hay mucha religión Rub pero hay poco sentimiento, hay muy poco amor. En consecuencia poco respeto…
      Gracias por tus palabras siempre tan acertadas.
      Un beso querido amigo.

      Me gusta

  2. los senderos por los que caminanos cada dia no son ihuales siempre, unas veces por el estado del espiritu otras por los pesamientos, otras por la necesidades pero siempre hay una que no puede cambiar y se prendida en el corazo y el estado de animo que nos infunde la oracion, la vida es un flujo de emociones, inas veses felices y otras tristes pero al fin y al cabo emociones, lo explicas muy bien. un abrzo flori

    Me gusta

    • Tienes razón amigo, la mayor fluctuación ocurre muchas veces en el estado de animo, lo que vemos nos influye, lo que pensamos tambien condiciona las emociones. La oración nos vuelve al equilibrio a ver las cosas desde una perspectiva más amplia por eso nos da paz.
      Gracias Lambertus.
      Un abrazo amigo.

      Me gusta

    • Es una buena pregunta, pues es muy difícil no endurecerse, no aplanar la mirada…, yo te diría que no nosotros mismos no podemos lograrlo sin ayuda de Dios.
      Gracias querido amigo.
      Un abrazo de vuelta para ti 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s