Reflexiones

Un ángulo para ver…

El otro día venia en un bus escuchando una canción, no recuerdo la letra pero me llamo la atención que aunque tenia tiempo sin oírlo reconocí la voz del cantautor, sus inflexiones me recordaban un patrón conocido, hermoso por demás… pensé, puede cantar cualquier canción y siempre cautiva ese juego particular que hace con su voz, es su sello dirían algunos… su voz transmite la misma emoción que hace años y parece que el tiempo no hubiera pasado… y parece la misma canción pero es otra, diferente… me vino a la mente ese movimiento que hace con la batuta el director de una orquesta ese preciso momento cuando mueve sus manos simulando el infinito…
El infinito, dos óvalos que parecen entrelazarse, solo podemos imaginarlo un instante, sería así como un instante que se mantiene y no decae, donde se levanta el vuelo y el alma se eleva por encima de lo terrenal…
Es cuando uno se adentra en los ojos de otro y puede mirar que adentro hay mucho más, más de lo que puede expresar, un mundo, un universo que se conecta con lo demás en lo común, que se eleva por el cielo en lo particular. Todos llevamos el mismo caprichoso corazón,  así como puertas por abrir, y ventanas por las cuales aun no nos hemos asomado y que no sabemos que se siente al mirar…
Se especula razonando, y toda especulación carece de base si es sobre algo que no se ha vivido, son, por decirlo de alguna forma y valga la redundancia: especulaciones “irreales”.
Cuando se viven las situaciones es cuando se llega a comprender qué es: estar allí.
Quiero decir que tenemos solo un ángulo de la vida, solo un momento y un espacio para sentir en la propia piel la experiencia que nos toca.  Y llegamos a ser hermanos en la experiencia del dolor, del querer, del deseo y la lucha constante en muchos ámbitos.  Tenemos las puertas abiertas para todo ello, y una ventana por la cual mirar al infinito, a ese universo donde una batuta dirige un compás que dicta que todo se mantenga sin parar.  Si reímos sabemos que es porque lloramos, si nos alegramos es por que estuvimos esperando, si bailamos, si corremos, es porque descansamos, si tenemos paz es porque aprendimos a soltar, si encontramos a un ser más grande es porque nos supimos pequeños, si lideramos es porque aprendimos a seguir con humildad…
¿Qué sería la vida sin la lluvia, el desierto, la oscuridad que resalta las estrellas? ¿Qué sería la vida sin todos estos obstáculos que pueden hacernos descubrir la fuerza interna que nos impulsa.  Si no hay esperanza, ¿que nos queda? y se llama esperanza cuando no hay certeza, cuando hay certeza en lo que se espera se llama fe.
Pero sería bueno que al menos nos quedara la duda de que no todo es como tan solo podemos mirar desde nuestro ángulo…
Buscar comprender que siempre nos quedarán más ventanas por abrir que nos muestren partes de nosotros y del mundo aun por descubrir… y de la gama de emociones y sentimientos esa que no tiene fin, el amor… inspiración para seguir y encontrar que se descubren universos tan solo mirando a los ojos a alguien más…

Flori *)

© Juliana Nan
Foto by © Juliana Nan

 

Anuncios

9 comentarios sobre “Un ángulo para ver…

  1. Afortunadamente tenemos la cualidad de apreciar la belleza y de soñar con el infinito por medio del amor, sin amor todo es más difícil y se nos cierran muchas puertas.
    Bella fotografía adorna éste estupendo post.
    Un Abrazo 🙂 .

    Me gusta

  2. Cuando uno se sienta decaído, recomiendo leerte. Para mí eres una gran ventanal que da a un jardín perfumado, agregale música y me verás asomada feliz a ése vergel.
    Un fuerte abrazo.
    Hasta pronto

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s