Reflexiones

La opción más valiente

Estuve ojeando un libro bastante rato, se llamaba “Los códigos del amor”, y me llamaron la atención varias ideas, pero solo una permaneció titilando en mi mente, una que ni siquiera tuve la delicadeza de anotar, pues anote varias, pero esa no… decía algo así como: cuando observes un hecho recuerda que pertenece a un contexto más grande, a algo global, no lo mires como un hecho aislado, recuerda que pertenece a algo mayor, algo que quizá no puedas de momento comprender.

Luego han sucedido muchas cosas, muchas reacciones, hechos lamentables, y respuestas aun más duras de juzgar, ante lo cual me decía: Espera… deja ya de juzgar, recuerda las cosas no son como las ves, así aisladas, pertenecen al fluir de una serie de acontecimientos en cadena… viéndolo así, no se puede juzgar a la ligera… a nadie…

La mejor respuesta es esperar… y luego actuar, no sin pasión… no sin amor… aunque parezca fuera de lugar, sin amor nada tiene sentido. Es el amor lo que despierta la sensibilidad hacia un mundo que sufre, ante los inocentes y a veces no tan inocentes, que sufren. La piedad. Es por amor que uno puede salir a la calle y decidirse a hacer algo, quedarse de brazos cruzados cuando alrededor todo se derrumba es una opción más sencilla, pero no la más valiente.

Responder con amabilidad a la agresividad no es sencillo, pero es un acto de valentía. Seguir luchando desde la responsabilidad que nos toca y negarse a confundirse con “el sistema” requiere un esfuerzo que no es natural… Aunque todo te diga ¿para qué? si no vale la pena… ¿para qué si ya todo está viciado…?, para qué?.

Pues para encender una luz…

No hay que perder la esperanza, hay que mantener viva esa chispa de esperanza que nos hace soñar con un mundo mejor, con una escuela, un hospital, un parque, una plaza, unas calles más sanas por las cuales andar, y por las cuales si podamos dejar a los niños andar sin miedos…

Yo sueño con un mundo mejor… Y porque es casi un deber soñar, como es un deber pensar.

Muchas veces por piedad no podemos quedarnos sentados. Vamos a andar, vamos a construir y a buscar conciliar y encontrarnos en las necesidades y no tan solo quedarnos en la ambición ilimitada y egoísta que solo se da el lujo de permanecer debido a la ignorancia.

Es cierto que cuando los sistemas están tan viciados es difícil aun imaginar un cambio…

Pero si creo que es posible al menos apoyar lo que creemos nos ayudará a salir del abismo donde nos encontramos.

No considero que seamos victimas, no creo en el victimismo, pues nosotros cada día elegimos. Pero sucede que olvidamos que elegimos no solo por nosotros, también por el futuro, por los niños que tenemos confiados a nuestro cuidado. Por aquellos que aún ni siquiera han nacido… por nosotros mismos… ¿Y qué de la libertad?, esa que no solo puedes pelear y reclamar para ti, sino también para los demás?

El amor sigue siendo la única respuesta, ese amor desinteresado que solo busca el bien, lo agradable, lo perfecto, el respeto, y el levantar una sociedad más responsable.

Parece difícil, pero somos nosotros los que juntos formamos un gran bloque, somos nosotros los que juntos podemos hacer algo, y empezar a caminar sin miedos, sin penas, con la frente en alto, con la valentía de expresar lo que sentimos de verdad, con el coraje de atrevernos a soñar, y empezar a actuar, y empezar a administrar lo que nos corresponde…

Responder a los hechos con responsabilidad, responder con amabilidad… siempre será la opción más valiente.

Flori *)

Anuncios

6 comentarios sobre “La opción más valiente

  1. El amor es la única respuesta, flori, aunque a veces cueste, cueste mucho.

    Todos los acontecimientos, aun los más insignificantes, están conectados, del mismo modo que también lo estamos entre nosotros. El mal trae más mal y el bien produce bien.

    Iluminar es una bonita misión que cada uno en su ambiente puede llevar a la práctica. No hacen falta gestos heroicos; basta con los detalles, con las aparentes insignificancias.

    Bonita reflexión la tuya, flori.

    Me gusta

    1. Sucede que hay males que parecen incrustarse, que hacen decaer al más fuerte, y perder la esperanza por algo mejor… suena sencillo decir el bien produce bien, pero a veces se necesita ver esa respuesta anhelada, para al menos mantenerse y no decaer las manos…
      Sucede que hay sociedades donde el gesto más sencillo es un acto heroico Zambullida… pero así sucede, por eso aferrarse a la esperanza también es un acto heroico, y no es por lo pequeño que se termina construyendo lo grande?
      Bueno, para explicarme, hablo de la situación de mi país…

      Gracias por llegar y por tus palabras.

      Me gusta

  2. Si es difícil conseguir la paz y las buenas intenciones en una simple comunidad de vecinos ¿cuanto más dificil es conseguir la bondad y las buenas intenciones en paises enteros?.
    Los individuos sólo pueden alcanzar su entorno más cercano y en él sembrar comprensión y bondad, con éso hacen mucho.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s