Señalado para los laureles…

Suelo ver la vida como una melodía, un conjunto de sonidos…, otras veces como una carrera que se realiza…  “Realiza”, esta palabra encierra el sentido al que me refiero.
Llevo tiempo observando que en realidad no importa mucho lo que somos o la manera como uno se proyecta hacia afuera, si somos grandes o pequeños, hermosos o carentes de belleza, si ricos o pobres, inteligentes o torpes,  no importa en realidad la forma ni la manera, lo que si tiene relevancia es aquello que nos mueve, el deseo que nos impulsa a andar a través del camino. Las palabras, las acciones, vendrán de lo profundo, aquello que no se puede ver ni medir…

Uno de los escenarios que más me atraen son las pistas de carreras, allí puedes ver a los corredores, unos corpulentos y fuertes, resultado del entrenamiento, otros son así de manera innata.  Se pasean por el camino con seguridad, con la fuerza que les da un cuerpo entrenado y una mente que sabe que ha superado obstáculos.  Conocen sus limites, hasta donde pueden llegar, y la manera como hacerlo. Han llegado al tope, donde  subir de nivel es muy difícil.  La costumbre de los vencedores, privara de novedad a los que observan.

En el mismo escenario, quizá entre estos mismos corredores, esta el que aun sigue explorando sus condiciones, que aun sigue soñando con llegar a lo máximo de su entrega… el que todavía sigue luchando con su mente para romper sus propios limites.

He visto durante la carrera jóvenes desplazándose triunfantes, satisfechos con su trabajo, y he visto otros pocos, aquellos que están en el proceso de subir de nivel, estos son los que me llaman la atención, son pocos porque son los que hacen extremos sacrificios para mejorar, son aquellos que siguen corriendo cuando ya han acabado todas sus reservas, yo los miro y me pregunto ¿cómo lo hacen?, ¿cómo logran hacer la diferencia en ellos mismos? ¿cómo superan la escasez de aire, y la falta de fuerzas para  seguir en una especie de trance, sin disminuir la velocidad…?  Yo hablo de esa brecha de tiempo en la que realizan ese tránsito que luego los coloca en un nivel superior, un tránsito que no se nota y es de las acciones más bellas en la vida de un corredor, pues con cada cambio de nivel el próximo se hace cuesta arriba, por lo cual es algo para ellos muy loable. Yo creo que hay un momento en que tienen que desprenderse del dolor físico y dejar de tomar fuerzas de su cuerpo para empezar a tomarlas de su espíritu, domina el espíritu olvidando lo físico, desplazándose a la misma velocidad cuando en casos anteriores han decidido por dentro ceder y rendirse, solo el que lo hace lo sabe…

No en vano se compara la actitud del corredor con la manera de llevar la vida, otra carrera en la cual el pulso se tensa y muchas veces decae el aliento cuando nos supera la prueba, cuando hay que buscar muy adentro las fuerzas. De acuerdo a nuestras posibilidades seguimos adelante con lo que tenemos, lo justo y lo que se espera, o se rompen las barreras y se recrea lo que nos falta, y así cruzamos esos limites que nos mantienen atrapados bajo la misma manera de hacer.  La excelencia, la perfección, la belleza, lo grande… si bien son metas muy lejanas son también estímulos que nos impulsan a movernos por encima de nosotros mismos. Y no me refiero solo a lo físico, me refiero también a la manera de movernos y actuar internamente, con nosotros mismos y con los demás en todos los sentidos.

Hay algo que alcanza el corredor que se atreve a subir el nivel, a escalar a otro escenario, va a sentir mucho dolor es cierto (algo que no sentirá el corredor comúnmente), y va a sentir también que subirá su temperatura, literalmente tendrá una fiebre muy alta, y empezará a perder el aliento, pero si se mantiene el suficiente tiempo, su cerebro segregara lo necesario para mitigar el dolor, pues, hasta la naturaleza conspira para ayudarnos, y empezará a sentir que ya no va corriendo sino que sus pies se mueven solos, va flotando…, ya no estará en la tierra, sino que irá tocando el cielo…

Flori *)

Foto by Flori

“Cuando el atleta salta a la palestra, la multitud cual mar embravecida ruge en las graderías tal como hierve la sangre entre sus venas y el músculo se tensa para el esfuerzo máximo; pero él -señalado para los laureles-, ya no está allí ni escucha porque su alma se ha disparado hacia el infinito”  Píndaro

 

Anuncios

12 comentarios en “Señalado para los laureles…

  1. ¿Dónde está el límite del ser humano?, porque dónde no alcancen sus músculos lo hará su mente. El ser humano es sorprendente en su resitencia ante las dificultades, como asombroso en sus logros.
    Magnífico escrito, que toca tan bién tema tan importante.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    Me gusta

    • Pues sí Joaquín, explorar nuestras capacidades es un tema que no se agota, basta proponernos metas y con ellas vendrán las fuerzas para alcanzarlas.
      Gracias por tus palabras.
      Un fuerte abrazo amigo 😉

      Me gusta

  2. Siempre al cambiar de senda, se logrará algo muy importante en el esfuerzo, por la superación. Es grandioso lo que puede el ser humano.
    Cuando ya no tenga ninguna trocha, porque ya no pueda casi seguir andando, pediría si es posible que mi destino no se acorte, y que siga en un camino diferente, pero igual de fructífero.
    Poder leer y sentir lo que tan bien escribes, puede ser para muchos, otra senda.!
    Un abrazo muy fuerte.
    Hasta pronto.

    Me gusta

    • Poder leer lo que aquí me escribes, también abre para mi las posibilidades, el saber que puede ser de inspiración para otros mi propia visión de la vida… Para mi no es solo cuestión de correr sino trepar por los tiempos y hacer más con menos…, como tu dices buscar otras sendas.
      Un abrazo querida Stella y gracias por llegar.

      Me gusta

  3. Has hecho una bonita comparación: la vida con un corredor de fondo. La vida conlleva esfuerzos y hay que estar en forma para poder llegar a la meta, sin haber perdido la ilusión y con el ansía de seguir corriendo para no decaer.
    Un bello texto, Flori.
    Un fuerte abrazo

    Me gusta

    • Estar preparados, y como dices para estar en forma no nos podemos descuidar ni un día, sabes, basta dejar de correr cinco días seguidos y pierdes todas las condiciones. Conservar la ilusión, soñar, seguir, de eso se trata.
      Gracias Mercedes.
      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  4. El deporte ayuda mucho a encarar la vida, es lo que me dice mi hno. que siempre ha sido un gran deportista y que ha llegado a competir. Uno sabe que para triunfar tiene que esforzarse, luchar y que las metas no son a corto plazo. Hay caídas, pero enseñan a levantarse y a seguir adelante.

    Preciosas nubes, flori.

    Me gusta

    • El deporte enseña el valor de la disciplina, y esto es algo que para comprenderlo hay que vivirlo. La satisfacción que da el estar capacitado para competir ya es bastante…
      Gracias Zambullida.
      Un abrazo.

      Me gusta

  5. Correr, correr y seguir corriendo. La mirada lejos, el sudor cayendo en grandes rodajas y el viento que te golpea la cara. Sientes que tu máquina se desplaza y el corazón le grita a los oídos. Aprietas los dientes, y tu nariz es una mariposa que aletea. Y en tu carrera, no sabes en que momento te desprendiste y ahora tus pies no tocan el suelo. Sabes que vas volando y dentro de ti oyes el himno a la alegría o la tercera de Bethoven, es un minusculo fragmento que al incrustarse en tu alma, sólo tu sabes que vuelas. Es grandioso. Besos Rub

    Me gusta

    • Tu lo has dicho bien Rub…, con toda la poesía que solo se puede sentir al hacerlo, al correr, porque tu también fuiste corredor.
      Gracias por tus bellas palabras que adornan este texto.
      Un beso querido amigo.

      Me gusta

    • Si te paras no solo dejaras de alcanzaras tus metas, sino que también simplemente dejaras de sentir el latido de tu corazón, tu respiración, y aunque vivas no sabrás que vives…, seguir y vivir, vivir de verdad es afrontar la vida, nada más…
      Un beso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s