El Perdón

 

© jose arley agudelo
Foto by © jose arley agudelo

He escuchado que nadie sabe como puede ser una experiencia hasta que no la viva, la versatilidad de un testimonio viene de aquel que ha vivido lo que comenta.

A veces se critica a las personas que no pueden rehacer sus vidas, que les cuesta levantarse, que yacen con la cara abatida, y se dice, vaya! si fuera yo, seguiría adelante, sin más ni más, pero la experiencia me dice que no es tan sencillo.

He encontrado que lo que más nos estanca como seres humanos, no es el dolor, no es la pena, sino la falta de perdón, no en vano se habla tanto del perdón.

Personas que tienen sus vidas atascadas en la encrucijada del dejar correr y dejar pasar, pues lo importante no es solo olvidar, es perdonar. Debe haber una grandeza en esto que se comprueba al practicarlo.

Sucede que cuando nos causan un daño y se abre una herida, esperamos que esta falta sea restituida, y a veces esa restitución no llega, por más que queramos o esperemos, con o sin razón, entonces enganchamos el sentimiento de dolor a la persona que lo causo…

A veces esperamos que espontáneamente llegue el sentimiento de perdonar, pero este se demora, y mientras, se daña algo por dentro, y nuestra vida se transforma en un caos interior que a veces no queremos ni saber, es allí cuando nos cuesta rehacer lo que de alguna manera se rompió.

Lo ideal sería no esperar a que el sentimiento llegue, sino perdonar al momento, aunque sea para nosotros mismos, aunque el otro no lo sepa.

Una vez alguien se le acerco a Jesús y le pregunto: “Maestro, hasta cuantas veces debemos perdonar? y él contesto: hasta setenta veces siete”, es decir, sin limites, el sabia porque lo decía, él sabia que era o es la única manera de acercarnos a la verdadera paz interior, esa felicidad cálida que permanece.

Cuando perdonamos, la manera de sentir cambia, vemos al otro de manera distinta, y es como si lo dejáramos ir.

Por otro lado si no nos acercamos al Padre cada día para aliviar nuestras mochilas, para beber de esa fuente eterna de vida, será difícil perdonar, incluso, a nosotros mismos. Yo creo que esta vida es más grata cuando podemos desahogar las penas, confesarlas perdonando el mal sinceramente, y buscando las maneras de vivir en paz, cuando de nosotros depende buscar estar en paz, ya sea alejándonos muchas veces de aquellas situaciones que nos causan mal. Buscar la paz, lo bueno, lo justo, lo sano, la belleza, y todo aquello que de alguna manera llene nuestra alma para poder afrontar la vida.

Creo que es una manera de ver la vida con otra perspectiva. Ver al hombre de la calle como ese ser humano que va cambiando conforme pasa el tiempo, como voy cambiando yo, que tiene dolores como los tengo yo, y que su camino puede ser empedrado igual que el mio aunque no lo parezca. Cuando no se puede esperar a que otros cambien, aun podemos cambiar nuestra perspectiva, y aprender a perdonar.

Flori *)

Anuncios

24 comentarios en “El Perdón

  1. Que bonita foto para ilustrar éste post tan importante, porque perdonar al prójimo como perdonarnos a nosotros mismos, es fundamental para obtener la paz interior tan necesaria para vivir.
    Gracias por éste estupendo escrito.
    Un Abrazo 🙂 .

    Me gusta

  2. Según estaba leyendo tu reflexión sobre el perdón, estaba pensando en lo mismo que te ha escrito Joaquín. Si somos capaces de perdonarnos a nosotros, de aceptarnos tal y como somos, he llegado a la conclusión de que no cuesta perdonar al que nos ha hecho daño.
    Tus palabras y tu fotografía son preciosas.

    Me gusta

  3. Saber perdonar…, que importante a veces hay gente que hasta muere y no perdona…, aprender a perdonar es de grandes personas…
    Siempre tu blog tiene palabras como flores en un jardín…
    Un beso

    Me gusta

    • Es que todo nace a partir de nosotros mismos.
      “¿Quién puede vanagloriarse de no tener defectos? Examinando los suyos, aprende cada uno a perdonar los de los demás” Pietro Metastasio (1698-1782) Poeta italiano.

      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Muchas veces es difícil perdonar. Hay quien se pasa la vida de rencor, en rencor.
    El perdón libera, quita las ataduras. Eres más libre perdonando. Mucha gente confunde olvido con perdón. Así lo entiendo yo.
    Una belleza de foto que como siempre acompañan a tus palabras.
    Un abrazo.
    Hasta pronto Florí.

    Me gusta

  5. Cuando nos atascamos en el perdón, flori, es porque nos cuesta perdonarnos a nosotros mismos. Aplicamos al prójimo la misma vara de medir que utlizamos con nosotros mismos. Luego, hay casos excepcionales, pero son los menos. Interesante reflexión y fantástica foto, como siempre.

    Me gusta

  6. Yo creo que se perdona, el problema es mas olvidar ¿no?. el rencor, o será que aún no hemos perdonado totalmente, puede ser. Lo que es una pena es vivir de esta manera, estar a mal por no poder perdonar, olvidar………….para personas como yo, que pensamos demasiado, no perdonar sería un martirio, estaría siempre dándole vueltas.
    Tu foto preciosa, muy acorde con tus palabras de hoy, muchos besos Flori

    Me gusta

    • Tienes razón Manoli, perdonar se parece a olvidar, pero no es lo mismo, porque se puede olvidar por momentos, pero al recordar vuelve la pena y el dolor. Perdonar es más bien dejar de esperar que el que ofendió pague lo que debe.
      Y para darte una respuesta a esa pregunta, ¿se perdona totalmente?, yo creo que solo sucede en el amor. Es así como a un hijo se le perdona y uno no puede ni siquiera estar enojado… no te ha sucedido que no puedes estar enojada? eso solo pasa en el amor.
      Y como siempre habría que revisar el corazón cada día. Pienso que sería estupendo que uno pudiera lavarse cada mañana el corazón y dejarlo limpio, como se lava la cara…
      Gracias Manoli, besos para ti también.

      Me gusta

  7. gracias flori por tus reflexiones me ayudan a ver mas claro el camino, el perdón como la oportunidad para ser libre de las cargas que me impiden avanzar. ese regalo del señor que me da paz interior y realmente me libera. te amo.

    Me gusta

  8. Flores para la hermosísima foto por acá también. Efectivamente, el perdón está “de moda” últimamente, con muchos autores escribiendo al respecto. Coincido un poco con Manoli. Personalmente, no me gusta el perdón.

    Primero, porque coloca al perdonador en una posición de algún modo superior, como si fuera un juez y así, coloca al perdonado en una posición inferior. Esto se presta a una serie de aberraciones en las relaciones, como siempre que se establecen niveles o jerarquías entre dos seres humanos.

    Segundo (y creo que más importante), porque hay cosas que sencillamente son imperdonables, no importa cuán poético puede ser el acto de perdonar. Lo que quiero decir es que el perdón implica de algún modo aceptar o estar de acuerdo con una acción dañina y no veo una razón para aceptar o aprobar o estar de acuerdo con tal cosa. No la hay. Si alguien hace algo dañino para alguien más, debe primero tomar responsabilidad por su acción y entonces repararla. Sólo así podrá haber paz verdadera, no forzada ni fingida, tanto para el “infractor” como para el “agraviado”.

    La grandeza no la da el perdón, ni siquiera el olvido, sólo la comprensión. Entender por qué y cómo es que el otro actuó de esa manera. Y ayudarlo a que repare el daño causado.

    Me gusta

    • Karen:
      Ante todo gracias por llegar y por las flores.
      Bueno, muy completo el comentario, y justamente tocas aspectos que se piensan, esto de que el perdón coloca al que lo ofrece en un nivel superior puede ser cierto en la medida que la persona siente que esta “dando” algo al otro y olvida que para si también. Según un cuento de Buda deberíamos despojarnos de todo ego para no sentir nunca que se nos ofende y esto como seres humanos llenos de sueños, esperanzas, expectativas y necesidades puede ser muy difícil. Podríamos aproximarnos con la humildad sincera, aquella por la que una persona no se siente superior a otra.

      En segundo lugar concuerdo contigo hay cosas que son imperdonables cosas que no deberían suceder. Sin embargo no creo que perdonar sea estar de acuerdo, viéndolo así seria absurdo tener que perdonar, osea, si estas de acuerdo?. Perdonar es más bien (según pienso) dejar de cobrar una deuda.
      Hay deudas que no se nos pagan, que quedan así. Es allí donde dejamos de esperar cobrar y de esperar que sea pagada: Perdonamos. Y esto es, principalmente para alcanzar esa paz de la que hablas.
      Hay un camino interesante que una vez escuche y es que hay casos en los cuales se condona la deuda, pero no se vuelve a prestar el dinero (por ejemplo).
      Como sociedad hay cosas que como dices no se pueden aceptar, para ello existen las leyes para poder convivir en paz y disminuir las injusticias.
      En todo caso el perdón es más un acto de sanidad para el que decide aplicarlo, ello no implica necesariamente volvernos vulnerables, débiles o transigentes, es más bien un acto para permitirse sanar el dolor constante y dejar que la paz pueda llegar.

      La comprensión hace mucho, sobre todo cuando una persona quiere reparar un daño causado.

      Para concluir, te digo que cada uno de nosotros tendríamos que hallar dentro de nosotros la manera de lidiar con las deudas, o asuntos sin resolver, y sinceramente buscar esa paz que le permita ser autentico, ser como es, sin la amargura y el dolor que provoca el resentimiento.

      Me gusta

  9. excelente reflexión sobre el perdón Flori… un abrazo enorme..muchas gracias por compartirlo..
    Me encanto esto: “Una vez alguien se le acerco a Jesús y le pregunto: “Maestro, hasta cuantas veces debemos perdonar? y él contesto: hasta setenta veces siete”, es decir, sin limites, el sabia porque lo decía, él sabia que era o es la única manera de acercarnos a la verdadera paz interior, esa felicidad cálida que permanece.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s