Reflexiones

Resultados y procesos

Vivimos en una época en la que importan mucho los resultados, llegar a la meta, el premio obtenido, lo inmediato. Época de obtener más por el menor precio, de ganar más con el menor esfuerzo, del resultado sobre valorado.

En las escuelas se educan niños para obtener literales “A, B, C…, o un numero que califique su desempeño en una prueba de un día que debe medir el resultado.  Llevado al extremo es lo que conduce a algunos chicos a estresarse demasiado por las pruebas de fin de curso. Y me pregunto, ¿qué ha pasado con el proceso?, se le ha restado tanta importancia que se descuida y se desvaloriza. Por lo cual entonces, los chicos no se esfuerzan mucho tampoco.

Puedo observar esto en muchos ámbitos, las personas van a los lugares para obtener resultados, y no es que no tengan razón, el resultado es lo que mide el esfuerzo, pero cuando se desvirtúa el proceso se puede incurrir en todo tipo de errores.

En la piscina donde llevo a mi hijo a nadar he observado a padres muy preocupados porque sus hijos aun no aprenden otros estilos además del libre con la rapidez que ellos quisieran, e incluso los escucho decir: “si no mejoras te voy a retirar, no voy a estar en esto perdiendo el tiempo si no avanzas…” y yo me pregunto, ¿acaso no valoran el tiempo que el niño o niña invierte cada día al hacer los ejercicios, al nadar, no saben que con solo practicar el estilo libre ya están contribuyendo a su desarrollo, el simple hecho de realizar una actividad física ayuda a los niños a mantenerse saludables. ¿Cuándo fue que se empezó a valorar tanto el resultado, produciendo frustración en los niños por no permitirles que puedan aprender y avanzar a su ritmo?

Es como cuando se lee un libro, y se dice: “ya lo termine”, y bueno, qué te quedo? lo mejor de leer un libro, no es el momento en que estas disfrutando de su lectura?

Cuando estudiaba me sentía muy contrariada cuando algunos profesores pasaban los temas rápidamente sin profundizar, sin detenerse, quedándose solo en la superficie y obteniendo resultados rutinarios. Es la cultura de la inmediatez que no permite ahondar ni crear intereses profundos.

Hace mucho me di cuenta que los que logran llegar a algún lado son aquellos que perseveran, profundizan y le dan tiempo al tiempo para llegar al ritmo que puedan llegar…, la rapidez trae resultados igualmente poco valorados. Mientras más rápido obtienes algo, menos lo valoras, la cuesta arriba es la que permite vivir no solo la llegada, sino también ese proceso muchas veces despreciado.

Si a nuestros niños se les enseñara a valorar cada día, cada actividad como importante por si misma, sin la ambición desmedida por la recompensa, ellos sería más felices.

Mi madre me decía cuando niña: “hija, no te afanes tanto, da lo mejor de ti, has lo mejor que puedas, ya después se verá…

Si se valorara más el proceso, el camino, cada recodo, parada, cada momento, casi sin darnos cuenta, llegaríamos a metas extraordinarias.

Flori *)

Foto by Flori

 

Anuncios

14 comentarios sobre “Resultados y procesos

  1. Las grandes cosas reqieres un proceso. Los jovenes y otros no tanto hablan del resultado, pero a veces el resultado puede ser engañoso, alumnos que entregan un trabajo intachable al maestro y que solo fue el resultado de pegar y copiar, cambiar alguin formato y ponerle algunas fotos. En ambio si se superviza el proceso, puede que el final no sea del tdo enorme, pero si el proceso se aprendió, seguramente volvera a florear muchas veces y por toda la vida… un gusto leerte beso rub

    Me gusta

    1. Exactamente a eso me refiero, a veces los resultados pueden ser engañosos, y no decir mucho acerca de la realidad. El aprendizaje es una cuestión de dedicación y se va forjando día a día.
      Gracias por tus palabras Rub, un beso.

      Me gusta

  2. Es verdad que cada vez les exigimos más, antiguamente la cosa no iba así, pero también es verdad que los niños ahora están más cómodos y se dejan de ir más, antes no nos tenían que decir tantas veces las cosas y nosotros, como tu has comentado, éramos más responsables (tú te dabas cuenta que temas eran, en los que no se profundizaban).
    No soy de la opinión de exigir hasta el punto de “tienes que ser el mejor” me basta con que aprovechen lo que se les ofrece y saquen provecho de ello. Un besazo

    Me gusta

    1. También me basta con que se aproveche el momento, es el tema de las oportunidades. Por cierto, en cuanto a los niños es muy bueno aprovechar esos instantes en que te hacen preguntas para orientarlos, no dejar pasar esos breves instantes de interés en que se les puede enseñar y ellos lo absorben totalmente como una esponja.
      Gracias por pasar y por tus palabras muy buenas,
      un beso para ti también.

      Me gusta

    1. Ambos, los que exigen mucho, y los que no, no han aprendido a conocer las necesidades de sus niños.
      También creo que cada padre intenta hacer lo mejor posible, no soy de juzgar, también estoy en la tarea de educar y no es fácil…, pero en el camino vamos aprendiendo. Un beso.

      Me gusta

  3. Estamos inmersos en la cultura del triunfo en el menor tiempo posible, y eso a los chic@s les afecta, al punto, que todos quieren ser famosos, destacar, etc…
    Es difícil, por no decir imposible, sustraerles del influjo del momento.
    El tema de los padres es otro cantar, no tienen perdón si caen en sus redes.
    Un abrazo.
    P.D. Hermosa reflexión Flori.

    Me gusta

    1. Es difícil educar, los niños van aprendiendo, creciendo y nosotros con ellos…,
      El tema de los padres, bueno…, a veces también son influidos por el momento y es lamentable, porque la mayoría lo hace sin darse cuenta.

      Un abrazo, y gracias Mercedes.

      Me gusta

  4. Muy sabio lo que dices. Pocos se dan cuenta de que la meta no está al final del camino, sino que es el camino mismo. La vida, en definitiva.

    Los resultados son importantes, pero son árboles que no nos dejan ver el bosque.

    Saludos.

    Me gusta

  5. Lo queremos todo YA MISMO y eso supone pagar un precio, flori.

    La educación aquí también es lamentable. A mí me preocupa mucho. No tengo hijos, pero si los tuviera, me iría a otro país. Antes en España teníamos una fantástica educación que estaba entre las mejores del mundo. Después de una nefasta reforma, todo se vino abajo y el esfuerzo pasó a ser relegado. Los pobres niños no saben nada de nada. Una pena.

    Me gusta

    1. Todo cuesta algo, bueno sería que el costo siempre fuera una inversión y no un gasto…

      Irse a otro país…, bueno, aquí esa opción no es tan sencilla… aunque muchos se han ido justamente para allá, donde estas.
      Parece que el problema de la educación es algo extendido. Me consuelo pensando que la educación fundamental es la del hogar.

      Gracias por pasar, un abrazo.

      Me gusta

  6. LO MEJOR ES ENSEÑAR A TODOS -DESDE NIÑOS ES MEJOR- A DEJAR FLUIR Y A ACEPTAR TODO TAL COMO ES. EL DESEO DESNATURALIZADO DE CONTROLAR TODO NOS LLEVA A CAMBIAR LA VIDA COMO SE NOS PRESENTA Y A CREAR NUESTRA PROPIA VIDA ARTIFICIAL QUE NO TERMINA SINO, EN SUFRIMIENTO POR MANO PROPIA.
    ENSEÑAR EL QUE TODO TIENE UNA RAZÓN Y A NO BUSCAR ESA RAZÓN ES LO MEJOR QUE PODEMOS TRANSMITIR; ESTÁ EN CADA UNO ESFORZARSE O NO POR ENTENDER ESTE CONCEPTO.

    Me gusta

    1. Lo más saludable es dejar fluir la vida misma. Sin embrago es un aprendizaje que requiere su propio ritmo, en cada persona, si lo buscan y necesitan… es decir cada quien tiene su camino y cada cual intentará entender lo que en su momento necesite entender…

      Gracias Victor por tus palabras.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s