Reflexiones

Oasis

foto by fondosypantallas.com

Cuentan que en el desierto pueden observarse espejismos, oasis palpables, con palmeras, abundante agua. El que los percibe no puede saber si son producto de su imaginación o no, tendría que acercarse al lugar para constatarlo.

En nuestras vidas ocurren situaciones aún más complejas, podemos descubrir oasis, tocarlos, refugiarnos en ellos, beber de sus aguas, sin saber si son o no espejismos… lo que sentimos real, en un instante puede dejar de serlo?, no es tan simple. Si pudimos beber agua, refrescarnos… estuvimos de hecho allí. ¿Que cambia entonces?, supongo que nosotros. Supongo que en algún momento de nuestras necesidades somos capaces de mirar un oasis precioso, y correr a sumergirnos en el; creo que lo más maravilloso del oasis es lo que hace por nosotros: refrescarnos, devolvernos la vida.

Hay oasis que hacen mucho, son capaces de devolvernos nuestros sueños, darnos la convicción de ir por ellos; literalmente saciamos nuestra sed para seguir el camino; será por eso que las personas no se quedan viviendo en los oasis, sino que son lugares pasajeros, extraordinarios, pero temporales; son superados por nuestra percepción al transitarlos.

Cuando nos vemos satisfechos y volvemos atrás la mirada nos desconcierta no poder mirar otra ves lo hallado; simplemente queda grabado para siempre en nuestra memoria, como un punto, una encrucijada con la cual quedamos agradecidos, sin poder entender como pudo estar allí en algún momento…

Flori *)

 

Anuncios

14 comentarios sobre “Oasis

  1. Siempre hay oasis en medio del desierto para reparar fuerzas y seguir adelante. Luego, hay otra clase de oasis; estos son falsos: nos los fabricamos para huir de la realidad. Hay quienes no llegan a enfrentarse nunca a la realidad. Terrible. No obstante, la verdad, aunque se esquive, acaba, tarde o temprano, saliendo a nuestro encuentro.

    Me gusta

    1. La verdad sale a nuestro encuentro, y es allí donde ya no se puede ver el oasis, mas sin embargo, a pesar de todo, si durante ese tiempo nos recuperamos de algún desierto terrible, y de alguna manera abrimos los ojos y tomamos fuerzas para salir adelante, ese oasis, ilusorio o no, sirvió para despertarnos…
      no enfrentarse nunca a la realidad es terrible! en ese caso no estaríamos avanzando, sino hundiéndonos en el desierto…
      Como decía un comercial muy famoso: “Toma lo bueno!…” en todo hay que tomar solo lo bueno. Es lo que quise decir de alguna manera.
      Y muy ciertas tus palabras Zambullida, gracias por ellas.

      Me gusta

  2. Muchas veces en el camino, cuando estas cansado y tienes sed. A lo lejos te parece ver un oasis “Con mucha agua” pero en realidad no lo es¡¡ Cuando llegas te das cuenta que es un espejismo…
    Debes seguir caminando, quizás encuentres agua o simplemente morirás de sed…
    Esto lo escribí en un momento de tristeza…
    Un beso…

    Me gusta

    1. Quizás encuentres agua…
      nuestra mente, nuestro corazón es tan impetuoso a veces, que de hecho encontramos agua, la bebemos, a veces es un agua que nace de nosotros mismos, a través de quizás, un espejismo…
      no moriremos de sed querido amigo!! dentro de ti, dentro de nosotros, y sobre todo allá en lo alto, nuestro Padre siempre nos cuida con su inmenso amor…

      Un beso…

      Me gusta

  3. Vi una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor. Al principio la creí giratoria; luego comprendí que ese movimiento era una ilusión producida por los vertiginosos espectáculos que encerraba. El diámetro del Aleph sería de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba ahí, sin disminución de tamaño.
    Vi el populoso mar, vi el alba y la tarde, vi las muchedumbres de América, vi una plateada telaraña en el centro de una negra pirámide, vi un laberinto roto…

    (Jorge Luis Borges, extractos de El Aleph)

    Me gusta

  4. Muy linda tu entrada Flori…¿Qué seria de nosotros sin estos oasis? En ellos encontramos la fuerza para seguir el camino…

    Felis semana Flori , un abrazo grande para ti lleno de mis mejores deseos

    Me gusta

  5. Es curioso que los oasis sólo sean de paso. La verdad es que cualquiera podría, egoistamente, quedarse allí el resto de su vida e intentar evitar que los demás pudiesen saciar su sed. Sería una opción cómoda, sencilla…
    Me ha hecho recordar un experimiento que se hizo hace poco en EEUU: colgaron un montón de billetes y dinero en un árbol en plena calle. La mayoría de las personas pasaban sin darse cuenta; otros lo veían pero no se acercaban porque probablemente no se lo creían; los que se acercaron, cogeron un billete y se marcharon, dejando el resto de dólares ahí, permitiendo que otras personas pudiesen coger otro aunque podrían haberselos llevado todos.
    Eso da esperanza de que el ser humano no es malo por naturaleza.
    Felicidades por el texto!
    Besos!

    Me gusta

    1. Gracias Gaherrsa; por cierto, el experimento que mencionas es muy curioso, y la conclusión a la que llegas la comparto plenamente contigo, la mayoría de las personas son buenas!
      Besos!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s