Emociones puras

Las emociones puras son las que fluyen sin cesar, naturalmente. Algunas son queridas, otras no tanto, pero todas son legitimas. ¿Porque con algunas queremos quedarnos?, ¿Que provoco este deseo?: ¿la domesticación del carácter o lo placentero de la emoción?.

Toda emoción para que fluya debe poder pasar. Como una ola surge porque la empuja el viento, luego termina en la orilla.

Antes de que pudiéramos gobernar nuestra razón, se imponía lo salvaje, y se levantaban como olas las sensaciones, eramos puros en el sentir. Casi nada nos condicionaba o reprimía, al contrario, había libertad.

Luego la razón fue buscando el control de las emociones, aprisionando al ser humano en sus sentimientos, despojándolo de su capacidad de dejar pasar los estados de animo sin anclarse en ninguno, tal como lo hace un niño. Fue así que el control hizo que el dolor se convirtiera en sufrimiento; la ira en resentimiento; el miedo en ansiedad; la tristeza en depresión; la alegría en adicción, o una alegría refrenada.

Lo que dio como resultado un problema mayor: un conflicto existencial, falta de sabiduría para vivir sanamente las emociones, para dejar pasar cada momento.

Sin embargo, de vez en cuando cobramos conciencia, al volver a sentir aquella naturaleza salvaje que nos domina cuando nuestro corazón late de prisa sin poder contenerlo, o cuando sentimos vibraciones por dentro, y nos despertamos de pronto a la vida sintiendo… comprendiendo que todo fluye naturalmente sin buscarlo y hasta sin quererlo…

A veces sentimos por causas desconocidas intensas alegrías, del placer vamos al dolor, del miedo a la desesperación, luego a la calma, quizá contradictoriamente nuestro interior se mezcla, y podemos llegar a sentir la convicción de correr sin mirar atrás a lo que nos recrea tantas alegrías, la vida misma, buscarla, sin penas, sin dolor, sin culpas. Nos liberamos del control por un sentimiento mayor que no conoce la razón… solo el gozo inmensurable de unirse otra vez con la tierra… y volver a renacer una y otra vez con ella…

Es así como la belleza que reside en lo salvaje, no tiene explicación; lo que no ha sido intervenido tiene una pureza que permite mirar como a través de un cristal, permitiéndonos percibir lo esencial.

Dejar que lo originario vuelva a nosotros puede ser posible dejándose llevar por la emoción que solo busca la vida, como el instinto más básico.

Y vivir es sentir, es percibir con los sentidos desnudos, el ambiente, el silencio… Dejar que el corazón pueda fundirse en un fuego que arde sin consumirse… Dejar que las emociones se muevan por dentro como las olas en el mar, dejarlas ser, permitirles quedarse el tiempo que quieran… y aceptar cuando se van…

Flori *)

Foto by Flori

“Las emociones son como caballos salvajes. No son explicaciones que nos ayudan a seguir adelante, sino nuestra voluntad de seguir adelante”. Paulo Coelho.

Anuncios

8 comentarios en “Emociones puras

  1. Me has dejado sin palabras. Es una entrada muy profunda.

    Hay emociones dañinas, y la pureza en el sentir puede ser peligrosa en ese caso. Como dices, la ira se puede convertir en resentimiento, que no es bueno, pero, sin control, la ira también se puede convertir en violencia. Eso sería puro, sería natural, eso harías si fueras libre. Pero no sería bueno.

    Creo que las emociones positivas es bueno sentirlas a veces en estado puro, y otras veces “domesticadas”. Las negativas es mejor no sentirlas, pero, si aparecen, me parece que es mejor que estén domesticadas.

    Aunque tendré que pensar sobre ello bastante más.

    Saludos.

    Me gusta

    • Alan, haces comentarios muy buenos, porque lo que me dices exactamente lo pense. Las emociones como la ira, es claro que debemos controlarlas, pero no encontre como hilarlo en el texto, a veces es difícil abarcar todo. Se puede sentir ira, lo que no se debe es darle rienda suelta… tendremos que contar hasta diez, jeje…
      Sin embargo, por eso es que más abajo trate de decir que las emociones en si misma todas apuntan a la vida. A veces por ira defendemos la vida, o nos defendemos simplemente.
      Esta claro que la ira mal dirigida es negativa, tendrá que canalizarse, o dejarla pasar sin efectos negativos.

      Un saludo.

      Me gusta

    • Lo mejor sería el equilibrio… si nos inclinamos mucho a la razón, deformamos las emociones, si nos inclinamos mucho al corazón, nos llaman locos, aunque eventualmente el corazón, nos hace felices,
      como dijo alguién que leí hace tiempo, “ninguna lectura es mala, cuando el corazón es bueno”.
      Podemos hacerle caso al corazón cuando su esencia es buena…!
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Me encanta la frase que has elegido de P. Coelho. Me da la impresión de que el miedo es el que condiciona nuestras emociones y el que las cohíbe. Miedo al rechazo, a la incomprensión, a la soledad… Tenemos miedo de mostrarnos como somos y tenemos miedo al dolor: el dejar que fluyan muchas emociones supondría dejar entrar al dolor en nuestra vida; antes de correr ese riesgo, somos capaces de sepultar lo que somos y sentimos.

    A diferencia de Alan, no creo que sea bueno reprimir la ira. De tantos enfados reprimidos, surge luego una ira descomunal que no hay por donde agarrarla. Si expresáramos nuestros estados de ánimo con más frecuencia, la ira afloraría más “domesticada”.

    Un fantástico planteamiento, flori.

    Me gusta

    • La frase de Coelho plantea lo salvaje de las emociones, y el impulso vital que llevan todas…
      El miedo… si, condiciona mucho.
      Acerca de la ira, esta tarde mientras caminaba, estuve pensando que es una emoción valida también, hay personas que la sienten mucho, otras ni siquiera la sienten. Y recordé que es mejor expresar lo que sentimos, si es ira, pues manifestarla, quizá la forma en que lo hacemos es lo que hace la diferencia…
      Reprimir la ira causa que se acumule, a veces es inevitable, entonces uno puede hablar, decir como se siente, y eso ayuda a canalizarla.
      Es un buen tema para un post, pensándolo bien.
      Gracias Zambu, es bueno tu aporte.

      Me gusta

  3. Flori, tu fotografía es una belleza, esos lugares me apasionan¡ Morros, mar, el gusto a sal en la boca, todo potencia al alma para sentir cosas como las que tú escribes, ya te lo mencione el otro día, tienes una magia especial…
    Un beso
    C.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s