Cine·Literatura·Reflexiones

Crear un mundo

Me gustaría compartir un pensamiento que he recordado estos días, navegando por los blogs, y escuchando canciones, a veces a mí misma; percibo que en ocasiones nos sentimos muy tristes, y parece que estos estados de animo llegan cuando no podemos mirar allá afuera lo anhelado, ese mundo que esperamos, que queremos, a veces eso que esperamos alcanzar incluso dentro de nosotros mismos.  Nos sentimos frágiles, o vulnerables prisioneros de las circunstancias, esas que giran y nos atrapan.

Entonces recuerdo las palabras que escuche de una señora que era artista de teatro, ella decía que existen personas que son libres independientemente del lugar donde estén, personas que aún dentro de cuatro paredes son capaces de crear un mundo.

Luego recuerdo que Cervantes escribió su Don Quijote, llamado también: Príncipe de los Ingenios, en la cárcel; que Pablo el apóstol, escribió sus cartas, preso también; que los Diarios de Ana Frank son cartas escritas en las mismas circunstancias; y tantos ejemplos más.

Otra vez vuelve aquello de los obstáculos para superar. ¿El encierro para volar?; ¿quien puede detener la imaginación, o la creatividad?. Claro, habría que tomar en cuenta nuestros propios límites para captar el entorno que nos rodea, para procesar, desentrañar, aprender, descubrir; nuestra capacidad cognoscitiva, esa que tenemos al nacer, esa insaciable de los niños, a cada rato preguntando ¿porqué?,¿porqué?!!  Desde esas respuestas, desde cada respuesta hallada, se va gestando nuestra imaginación durante años, y aún sigue.  Así que nunca es tarde para que pueda crecer la imaginación.

El otro día me causaba gracia mirando como los niños se divierten jugando con naves espaciales que surcan el universo, y los adultos mirando la tele para poder distraerse, es gracioso, la imaginación no puede volar frente a la tele, a veces vuela mejor dentro de cuatro paredes, lo que tampoco quiere decir que solo de esa manera.

Creo que el pensamiento no se puede someter, la libertad en el pensar nadie la puede encarcelar. Sin embrago hace falta un elemento más que entra a jugar, aquella parte que es el espíritu que nos mueve, la fuerza interior. ¿Porqué?,  porqué a pesar de que sepamos mucho o  podamos;  el querer mágicamente supera siempre a los otros dos,  les gana por una gran ventaja dejándolos en el camino.  Parece que el querer, sorprendentemente sabe, y luego puede, es el motor que impulsa.

Podemos hacer aquel juego de inclusión-exclusión y decir que con fuerza interior ninguna cárcel te detiene, pero sin esa fuerza, no se puede caminar aunque estemos fuera de cualquier cárcel.

Sin fuerza interior estas preso; con ella, nunca, independientemente de: las famosas circunstancias. La fuerza interior… vale la pena buscarla.

En la película “La vida es bella”, el hombre crea un mundo para su hijo.  Ana Frank, creo su propio mundo.  ¿Que los movía?.

Entonces el combustible es: el sentir, que lleva al querer, a creer, y luego al hacer; o todo junto. Un mismo sentir que motiva.

“E inventa un mundo mejor, para el que ni mundo tiene” (Andrés Eloy Blanco) Eso fue lo que hizo el hombre de “La vida es bella”, y tantos otros.

Inventar mundos.  ¿Cómo estar tristes si podemos crear, inventar?.

Alguien nos invento un mundo por amor…

Solo se crea lo bueno, por amor…

Einstein decía que esto no funciona al azar, debe existir una inteligencia que mueve todo esto.  El creador hace todo por amor, él es, el mismo amor.

Así que si estamos triste podemos empezar a buscar su ejemplo, buscar esa fuente de amor, empezar a crear sonrisas, palabras, canciones; Facundo Cabral dice: “el que no canta es porque algo esconde”; me causa mucha gracia porque creo que es verdad, así que cantar puede ser todo lo que decimos o pensamos por dentro, o inventamos.

Si estamos triste es bueno llorar, con palabras o con canciones, para limpiar el alma; para luego levantarnos y seguir, y poder así también entender al que llora, y poder así darle una mano… cantar luego alegrías, alentar, ir, creando un mundo!

Flori *)

Foto by Flori
Anuncios

13 comentarios sobre “Crear un mundo

  1. Me siento identificada con este texto y me ha encantado el punto optimista que le has dado a esas prisiones que no terminan de encarcelar del todo. La imaginación… es un privilegio! Es la suerte y la posibilidad de sobrevivir que nos brinda este mundo cuando nos cansamos de él.
    Nos caeremos muchas veces y nos harán pedazos, pero siempre podremos recomponernos, al igual que el camión de tu foto.
    Un beso!

    Me gusta

    1. Que bueno que te gusto, lo escribi como un aliento… para cuando estemos triste, a veces también me siento así, pero en fin, siempre podemos seguir adelante…
      Gracias por tus palabras. El camión se arma y se desarma… como nosotros.

      Un beso para ti también 😉

      Me gusta

  2. Si estamos triste es bueno llorar, con palabras o con canciones, para limpiar el alma; para luego levantarnos y seguir, y poder así también entender al que llora, y poder así darle una mano… cantar luego alegrías, alentar, ir, creando un mundo!

    Para buenas letras el mejor final¡ Con palabras, canciones, todo y muchas sonrisas…
    Abrazos…

    Me gusta

  3. Genial, me ha encantado. Y es que está claro que la imaginación y nuestra mente en general no tiene más barreras que las que nosotros nos ponemos.
    Voy a pasarme por el resto de blog, que leyendo esto, debe valer la pena, adoro los textos que invitan a la reflexión.
    Un saludo 🙂

    Me gusta

  4. Cuantas más restricciones tenemos, más da de sí nuestra creatividad.

    La censura consigue aumentar el ingenio para burlarla. Paradójicamente, se escriben críticas mucho mejores con censura que sin ella.

    Buenas reflexiones.

    Saludos.

    Me gusta

  5. Según iba leyendo tu post, lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido la película “La vida es bella” y un hecho real que me contaron sobre un judío en un campo de concentración al que, cuando liberaron los americanos, sorprendió a todos por el brillo de sus ojos, por la alegría de su mirada, por su vivacidad y su inagotable energía. Nos podrán encarcelar, pero nuncan nos podrán robar los pensamientos. La fe, dependiendo de la fortaleza de cada uno, podrá flaquear, pero si está asentada sobre roca, perdurará, pese a la dureza de las circunstancias. Sin esa fuerza espiritual, nada podemos, aunque el mundo sea de color de rosa.

    Magnífica reflexión.

    Me gusta

      1. Se me olvidaba, a veces esa fuerza espiritual es la que nos ayuda a vivir y tener una sonrisa para poder llegar a ver el sol, la libertad, como el hombre que cuentas que fue liberado… llegar a ver lo soñado… Historias que siempre son conmovedoras y enseñan tanto…
        Gracias Zambullida.

        Me gusta

    1. Es cierto Candy! ¿Quién puede detener la imaginación? y es muy bueno también, como para dar gracias por ella todos los dias, como bien lo has dicho.
      Gracias por tu comentario, me alegra tu visita 😉
      Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s