Cabalgar con los pensamientos

Los pensamientos que se quedan suspendidos, sin encontrar como salir y explayarse; así como cuando miramos algo que nos gusta y queremos hablar sobre ello, queremos compartirlo, enriquecernos o deleitarnos con los detalles; son pensamientos que muchas veces no encontramos con quién o cómo siquiera compartirlos por muchas razones: una es que son cosas que uno piensa que los demás no entenderán porque así lo ha dicho la experiencia; otra razón y esta es la más frecuente, la urgencia.

La soledad viene luego al no encontrar ese refugio que retorne de alguna manera ese complemento que estamos buscando, ese gesto que nos refleja lo que estamos expresando. Al no encontrar en el otro un destello que nos dice: sí!, con sus ojos, más que con sus palabras…

Quizás es mucho pedir que alguien se quiera subir a nuestros pensamientos y cabalgar con nosotros al mismo ritmo; quizás deba uno conformarse por momentos, y aceptar que no somos ni tan siquiera parecidos, pues cada quien tiene sus propias ideas.

Pero a veces no nos pasa así con algunos pensamientos; por más que uno quiera dejarlos agazapados en la resignación, ellos tienen su propia personalidad, y se rebelan a estar callados, entonces gritan, se agitan, llegan a ocupar todo ese lugar llamado tiempo, hasta que logran salir, uno tras otro, lucidos, brillantes, triunfantes. Solo así logran calmarse.

Así son ellos, pensamientos impetuosos; otros son más tranquilos, pero igualmente no se sabe cuando pueden tornarse en efervescentes, y llegar a arder por dentro… buscando su espacio. Plasmarlos en su tiempo, es dejarlos salir, es saber que están allí y puedes volver cuando quieras a ellos, es como hablar ahora contigo mismo!, en cualquier momento.  Es un juego de la imaginación, que puede ser divertido, alentador, también perturbador o inquietante.  En todo caso produce algo más que satisfacción, el simple hecho de escribir es apasionante, y mientras más lo haces, más lo deseas.

Son pensamientos que cabalgan, que vienen y van, que juegan y ríen, invitando a subirse en ellos y juntos andar.

Flori *)

Imagen by mundodescarga.com
Anuncios

6 comentarios en “Cabalgar con los pensamientos

  1. Has tratado los pensamientos de una forma muy interesante, personalizándolos, casi dándoles una existencia física. Me recuerda algo que oí hace tiempo de que los escritores no eligen sus historias, sino que son las historias las que eligen al escritor, y se instalan en su mente, y no le dejan tranquilo hasta que consiguen ser escritas.

    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s