La Biblia·Reflexiones

Toda critica nos sirve para reflexionar

Alguien me dijo un día a manera de critica que Dios estaba por todas partes en mis escritos…
Lo tome como una observación, pero era algo que ya sabía. Y le dije, bueno, trataré de escribir también para aquellos que no creen, para decirles las cosas que he aprendido. Y estuve pensando, reflexionando…  y me di cuenta de algo.
Lo que soy hoy no ocurrió por casualidad, no pienso ni escribo así por coincidencia o sin una explicación. No escribo “A pesar de”, sino “Por…”

Todo lo que escribo, todo lo que hago, todo lo que siento y la manera en que entiendo la vida es gracias a Dios, a creer en El, es, por El. ¿Cómo no nombrarlo?
¿Acaso tendría sentido?,  ¿no estaría mintiendo?, no sería poco generosa sino le muestro a los demás la mayor fuente de mi inspiración?

A veces hay personas que no nombran a Dios porque quieren llegar a un mayor numero de personas, porque creen que serán juzgados, mal interpretados, rechazados. Y yo me pregunto, acaso lo justo, lo noble, lo bueno, no termina la mayoría de las veces siendo rechazado, superado incluso por las nuevas tendencias, por el materialismo?

Yo no juzgo a nadie, porque creo que debo reconocer que yo también he cometido estos errores; no es fácil ser valiente y seguir a Dios en una sociedad que se desborda en otras cosas. Pienso que al creer y aceptar una manera diferente de pensar, al querer cambiar, no debemos olvidar lo que antes fuimos, lo que antes creíamos, en el sentido que nos sirva para no juzgar a nadie hoy.

Ayer cuando venía en un bus, en una de las paradas se subió un joven, diciendo estas palabras: “buenas tardes, miren vengo de estar dos años en la cárcel, fui al terminal para comprar un pasaje y no me alcanzo el dinero, vengo a pedirles que me ayuden con algo”…  se hizo un gran silencio, todo el mundo se quedo callado y nadie saco nada de sus carteras; el muchacho entonces dijo en un tono mas humilde “por favor no se incomoden, no he venido a robarles, solo les pido que me ayuden, solo quiero irme a mi casa”, no sé porque pero algo me dijo que era sincero. Era expresidiario, todos, incluso yo sentí miedo, pero luego no se porque me sentí identificada con su necesidad; es decir, le creí.  Solo alcance a darle unas monedas y su rostro se ilumino, me dijo “gracias!”.

Me pongo a pensar a veces somos tan duros para juzgar, y puede ser porque también nos hemos sentido agredidos y heridos por otros, muchas veces.
Cuento todo esto porque hace años no hubiera pensado lo mismo… solo hoy alcanzo a ver las cosas así.
Se que Dios es el único que puede ver a cada persona como un hijo.  Solo El puede darnos su perspectiva.
No es igual salir a la calle sin importarnos mucho cualquier persona, que salir y ver a cada uno o incluso aquel chico como un hijo, no es igual, después de conocer a Dios y su perspectiva, mas nunca se siente lo mismo.
No volvemos a ser, ni a sentir igual…

Ayer pensaba, a veces no le damos importancia a gastar unas pocas monedas, a veces decimos y que importa el dinero?, pero para aquel que sale a la calle a vender algo, a buscar algo porque lleva días sin comer, unas monedas pueden llegar a ser muy importantes. Hasta un pedazo de pan puede ser algo muy grande. Dios es consciente de todas estas cosas, por eso convirtió las piedras en pan, porque sintió dolor por aquellas personas que tenían hambre. Y es así, mientras más consciente somos de la necesidad que hay en el mundo, más dolor también sentimos..

Dios me dio una nueva vida, y con ella la oportunidad de mostrarle a otros como es El, desde mi pequeña perspectiva.

Y si algún escrito toca el corazón de alguien a preguntarse sobre Dios, a inquietarles a buscar o a saber… ya sería para mi bastante saber que se puede encender una chispa. En todo caso dependerá de la persona misma, no de mí.

Por mi parte no puedo negar lo que creo, no quiere decir que no cometa errores, ni que sea mejor ni peor. Solo son mis convicciones, si a alguien le puede servir saberlo. También me gusta respetar y apreciar a los demás y sus convicciones. Porque todo es parte de la libertad que tenemos cada uno de “ser” y de “pensar” y de creer o no creer.

Por eso no comparto las criticas acerbas, porque creo que cada quién tiene sus motivos para creer y sentir lo que siente. Sin embargo, siempre acepto cualquier observación, cualquiera, porque toda critica siempre nos sirve para reflexionar. Y es así como aquellas palabras que me decían: “Dios esta por todas partes en lo que escribes”, me sirvieron para darme cuenta que muchas reflexiones las hago pensando de acuerdo a la Palabra de Dios, la Biblia.  Entonces, cuando es así,  ¿Cómo no nombrarlo?

Flori *)

Anuncios

3 comentarios sobre “Toda critica nos sirve para reflexionar

      1. Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.
        Escritor Anónimo
        A veces algunos vemos…

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s