La Biblia·Música·Reflexiones

La Sinfonía de la Vida

La novena sinfonía es una obra de arte que me encanta escuchar, cada vez que la oigo parece que fuera la primera vez.
No sé porque pero la música siempre logra conectarnos con los sentimientos, con las emociones, por algo es el lenguaje universal. En esta sinfonía en particular hay una parte muy hermosa, y me pongo a pensar, ¿porque es tan sublime? y me doy cuenta que su belleza proviene o es consecuencia de la parte anterior que ya venía escuchando.

Menciono esto haciendo una analogía con la vida, tiene momentos tan hermosos que no quisiera que pasaran nunca, y su significado viene como consecuencia de lo anteriormente vivido.  Cuando vivimos momentos muy duros en la vida, de grandes carencias, de gran necesidad en todo sentido, podemos desarrollar un gran sentido de apreciación de lo que recibimos. Hay un proverbio en la Biblia que siempre me ha llamado la atención que dice: “el que esta hambriento hasta lo amargo le sabe dulce”.

Como persona guardamos tantas expectativas, deseos, sueños, que aunque queramos no podemos negarlos sin negarnos a nosotros mismos.  Cada día que pasa, cada momento tiene un valor; el que nos gusta y el que no; y así se va tejiendo dentro de nosotros cada vez más lo que tanto anhelamos, los deseos de nuestro corazón.

Me consuela pensar que desde la perspectiva de Dios, siendo siempre soberano, en nuestra vida nada ocurre por casualidad, todo tiene un sentido y un porque; y al igual que en una sinfonía con sus notas altas y bajas, todo lo que ocurre tiene un sentido por la armonía que tiene con lo demás.

A veces quisiera que como en una sinfonía, poder encontrar en mi vida las notas mas bellas y repetirlas una y otra vez.  Luego me doy cuenta que solas las notas perderían su belleza al desligarlas de las demás, no podría apreciar el interludio, que da la sensación de llegar a un oasis luego de un desierto… es como si en la vida la complacencia ilimitada no nos permitiría apreciar la magnifica belleza de la misericordia de Dios.

Me encanta pensar que la vida es como una hermosa sinfonía, con altos y bajos, con partes muy rápidas y lentas, con sus interludios inesperados pero sublimes,
puedo sentir que la grandeza de los momentos mas hermosos de nuestra vida tienen sentido porque el camino recorrido nos llevo allí, porque de alguna manera aprendemos de todo lo que experimentamos, nos desarrollamos y si tenemos capacidad de renovarnos crecemos.

Todo tiene sentido, una vez que observamos todo el conjunto como quién escucha la interpretación de una orquesta.

Flori *)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s